miércoles, junio 29, 2011 |
Iba un hombre caminando por el desierto …… cuando oyó una voz que le dijo:

- Coge del suelo los guijarros que quieras, ponlos en tu bolsillo y mañana te sentirás, a la vez, triste y contento.

Aquel hombre obedeció. Se inclinó, recogió un puñado de guijarros y se los metió en el bolsillo.

A la mañana siguiente vio que los guijarros se habían convertido en diamantes, rubíes y esmaraldas. Y se sintió feliz y triste. Feliz, por haber cogido guijarros; triste, por no haber cogido más.
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Dejaron huellas de su paso...:

On 29/6/11 10:31 , andré de ártabro dijo...

¡Es la vida, que tiene esas contradicciones!
realmente hermoso.
Un beso

 
On 29/6/11 11:40 , A.K.E. dijo...

Todo puede ser mejor o peor según sea el punto de vista.
Para adivino Dios.
Un beso.

 
Blog Widget by LinkWithin