jueves, junio 30, 2011 |
Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó.

Pero unos meses más tarde, en la primavera, vio muy sorprendido que al tronco marchito de ese árbol le salieron nuevos brotes.

Mi padre dijo:
- Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto.
- Había perdido todas las hojas en el invierno.
- Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban.
- Pareceía que no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida.
- Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tronco.

Y volviéndose hacia mí, me aconsejó:
- Nunca olvides esta importante lección.
- Jamás cortes un árbol en invierno.
- Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso.

Maestro: Nunca tomes las más importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. Recuerda que la primavera volverá.
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Dejaron huellas de su paso...:

On 30/6/11 09:46 , Pruden dijo...

Gracias por tu texto, precioso, preciso y lleno de enseñanzas.

 
On 1/7/11 00:42 , Mixha Zizek dijo...

es un texto con un gran mensaje, que es muy cierto, un abrazo

 
On 25/7/11 23:41 , Mariana Alzaga dijo...

Me gustó la anecdota y me gusta comprobar que como a mi a otros les gusta las cosas espirituales, por alli lei sobre el karma, yo tambien creo y tengo un blog que es Delicadezas del pensar.r

 
Blog Widget by LinkWithin