lunes, noviembre 28, 2011 |
Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce. Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:

-¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano?

Si tú no ves-


Entonces, el ciego le responde:

- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí...


No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil... Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás... ¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento, el pesimismo, la inacción, la deslealtad...

¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás! Sin fijarnos si lo necesitan o no. Llevar luz y no oscuridad. Llevar aliento, optimismo, amor, lealtad, armonía, unión, dinamismo, sencillez y solidaridad. Si toda la gente encendiera una luz, el mundo entero estaría iluminado y brillaría día a día con mayor intensidad. Irradiemos cada uno de nosotros nuestra propia luz, tenemos en el alma el motor que enciende cualquier lámpara, trabajemos en equipo para que todas nuestras luces se vuelvan una sola y esta energía permita iluminar y marque el camino en la oscuridad.
lunes, noviembre 21, 2011 |
Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, percibiremos que ningún día es igual a otro. Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para este día y que no puede guardarse o desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá. Este milagro está en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada. No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes.
Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el “instante mágico”, está a nuestro alcance
viernes, noviembre 18, 2011 |
por Hortensia Galvis

Todos los seres humanos tenemos dos aspectos que mostrar al mundo: la cara amable, con todas las cualidades y fortalezas que hemos desarrollado, y el aspecto negativo con todos nuestros defectos, fallas de carácter, e innumerables carencias. A esto habría que añadir que cuando la parte positiva está muy desarrollada, por lo regular
también la sombra es muy poderosa.

La ciencia de la felicidad consiste, en saber alinearse para poder obtener lo mejor que cada ser tiene para dar. Esto se logra solamente cuando somos capaces, de mantener nuestro enfoque, en su lado positivo. Cuando ocurre lo contrario (percibes reiteradamente sus defectos, no escatimas en la crítica, y rechazas un determinado
comportamiento que tú desapruebas) entonces creas la correspondencia exacta para que esa persona descargue en ti toda su negatividad. Realmente todo depende del lente que tú uses, porque es tu enfoque el que crea las correspondencias.

Tus experiencias siempre responden a una ley cósmica que decreta:

“De lo mismo que tu das, recibes”.

Consideremos por ejemplo el caso de una pareja de enamorados. Cuando están de novios normalmente los dos se regocijan en las cualidades del otro, y su relación los transporta hasta la cumbre de la felicidad y la armonía. Sin embargo, en el momento en que comienza su convivencia, empiezan a notar los defectos del compañero, y sus atributos positivos fácilmente pasan a segundo plano. Entonces la polaridad cambia, y se comienza a atraer lo peor que la pareja tiene para dar, naturalmente en detrimento de la felicidad mutua.

Todo conflicto en las relaciones comienza, con el enfoque de la mente, en un aspecto negativo del otro.

La mente juzga, hace su propia interpretación de lo que ve, y luego condena.

Cuando un patrón mental ha sido creado, la energía fluye en la dirección que se le imprime, hasta devolverse y producir un resultado. En el caso antes citado las consecuencias serán: perder la paz, y atraer cada vez más sufrimiento. Con el agravante de que, una vez ese patrón mental queda establecido, será más fácil reciclar desdichas, que cambiar las actitudes ya establecidas.

La crítica y el chisme son un paso más adelante en este proceso de crear conflictos. Cuando la palabra hablada se une al pensamiento negativo, quiere decir que la energía de creación, que hemos emitido, llevará más fuerza. Tarde, o temprano el boomerang que hemos lanzado retornará a su dueño, trayendo consigo una carga negativa, que invariablemente producirá roces, disgustos y molestias.

Te preguntas entonces:

¿Por qué nadie me quiere?

¿Por qué mis relaciones están llenas de asperezas y sólo recojo incomprensión y agresividad de quienes me rodean?

¡Observa tus pensamientos y tus palabras! En tu mente tienes la energía para crear tu realidad.

Si escoges pensar lo peor del otro, atraerás lo peor que él, o ella tiene para dar. Si reconoces sus valores, y te enfocas en ellos, ocurrirán dos cosas, ambas favorables:

1) Te sentirás bien contigo mismo y

2) Esa persona estará abierta para compartir contigo sus tesoros internos.

No olvides que hasta el criminal más empedernido, hasta el ser más abominable, posee una chispa de luz en su corazón.

Concéntrate en reconocer esa chispa, y experimentarás en tu mundo la milagrosa transformación que sólo el poder del amor sabe brindar.

De: Hortensia Galvis
miércoles, noviembre 16, 2011 |
En un antiguo monasterio budista un joven monje le pregunta a su maestro ...

¿Maestro, qué puedo hacer para no juzgar?

Me molesta que algunas personas piensen demasiado y que otros sean ignorantes.
Califico a algunos como indiferentes.
Siento odio hacia los que son mentirosos.
Sufro con los que calumnian.

- ¡Pues, vive como las flores! - dijo el maestro.

-¿Cómo es vivir como las flores? - preguntó el discípulo.

Obsérvalas, continuó el maestro, apuntando a los lírios que crecían en el jardín.
Ellas nacen en el estiércol, sin embargo, son puras y perfumadas.
Extraen del abono maloliente todo lo que les es útil y saludable...
... más no permiten que la tierra manche el frescor de sus pétalos.

Es justo ocuparse de los errores propios, más no es sabio permitir que los vícios de otros nos inoportunen.
Los defectos de los demás no son tuyos.
Si no son tuyos, no hay razón para aborrecerlos.
Ejercita, pues, la virtud de filtrar todo mal que viene de afuera.

Así es como viven las flores.
lunes, noviembre 14, 2011 |
Al revisar algunos de los conceptos fundamentales que generó el psiquiatra suizo Carl Jung, resumimos los de símbolo, mito e inconsciente colectivo para llegar a concluir que, de ser cierta su aproximación, los símbolos que generan miedo pueden producir toda una serie de mitos que terminan paralizar a sociedades completas como pasó, por ejemplo, con la svástica en la sociedad alemana en los tiempos de Hitler y ante lo cual surge una pregunta inquietante, ¿cuál es el mito que sostiene y alimenta el valor del inconsciente colectivo en la democracia como esquema de vida social?

Carl Gustav Jung (1875-1961) nació en Kesswil, Suiza, fue uno de los psiquiatras más famosos del siglo XX que puso en el juego del saber, una gran cantidad de elementos que hoy siguen siendo materia de investigación como la teoría de los símbolos y el llamado inconsciente colectivo cuya vinculación con el poder es innegable, como lo podemos observar en el análisis de las masas de Elías Canetti que bien pudieran tener un sustrato de explicación en esto del inconsciente colectivo. Con la historia y la obra de este suizo que estuvo al lado de Sigmund Freud para luego establecer una carrera aparte y fundar la Escuela de Psicología Analítica.

Fundamentándonos en estos dos temas, símbolos e inconsciente colectivo, podemos pensar que la lección de poder que nos lega este hombre se encuentra tanto en la parte de los símbolos universales que están en todo ser humano y que, al ser patrimonio común, conforma lo que él llamó, inconsciente colectivo y que, ahora, en el mundo de la tecnología y las comunicaciones como internet, puede estar acercándonos a otras manifestaciones de esta realidad.

Para aclarar más la importancia de esta lección, tenemos que definir que el símbolo dice más que cualquier signo y que cuando algo se hace dueño de uno de ellos, se transfiere todo el poder que este pueda tener, lo que hace que la lucha simbólica es una gran lucha de poder que, en forma paradójica, muchas veces pasa desapercibida. Cuando estudiamos los símbolos universales como, por ejemplo, el de la “sombra” que genera ansiedad, angustia, miedo, desazón e inquietud en todas las culturas, toda aquella realidad o, incluso, personalidad que lo tome, lo utilice y lo asocie a su identidad, podrá ser temido y, en esta forma, generar parálisis a través de su sola transmisión. Aquí comienzan a formarse los arquetipos que representarán, desde su descripción, como un valor común a todos los hombres, entendiéndolo como lo expresa una de las acepciones que le da la Real Academia Española, “Imágenes o esquemas congénitos con valor simbólico que forma parte del inconsciente colectivo”

La lección específica de poder que se puede tomar de Carl Jung se encuentra en la capacidad que tenga una determinada personalidad individual o colectiva para comunicar en forma clara la presencia de un arquetipo válido para este grupo o sociedad, podrá activar el poder de una manera que no siendo racional (consciente) o, incluso, inconsciente individual, genera su gran potencia manejando la mitología que se deriva de esta realidad compartida. Esto hace que, desde siempre, gran parte del poder colectivo no compartido, no democrático, especialmente el de los dictadores, se fundamentan en el manejo de unos mitos que son la representación simbólica de este inconsciente colectivo, haciendo que, muchas veces, quien haga gran parte del mando sea el mito.

La pregunta que el mismo Carl Jung se hace en “Recuerdos, sueños, pensamientos”, es la que tendría que hacerse gran parte de quienes conforman un grupo o toda una sociedad, “¿Pero cuál es, pues, tu mito, el mito en que tú vives?” y que, por otra parte, nos lleva a profundizar algunas otras interrogantes, fundamentales, si este enfoque resultara cierto como ¿cuál es el fundamento de inconciente colectivo que tiene la democracia?

Carl Jung
miércoles, noviembre 09, 2011 |
El próximo 11 de noviembre se producirá un evento sin precedentes en la historia de la Tierra. Por primera vez se activarán de manera definitiva los códigos de luz del alma. Los mismos que fueron desactivados hace miles de años.
Se cumple así un requisito imprescindible para la llegada de la nueva Tierra: el ser humano, para ascender, tiene que estar completo.
Recuperaremos de este modo lo que nos pertenece por derecho propio: el recuerdo de quiénes somos y para qué hemos venido, así como las capacidades que nos son inherentes.
Pero una cosa es recuperar y otra saber utilizar.
Para las personas que están despiertas, la recuperación de esos recuerdos y capacidades puede representar una bendición. Muchos llevan años anhelándolo. Sin embargo, los que aún continúan anclados en la vieja energía pueden verse inmersos de repente en un profundo caos interior. Recuerdos a los que no encuentran sentido y percepciones que no comprenden y que, además, les asustan. Será necesario que, tras esa fecha, las personas que trabajan al servicio de la Luz aúnen sus esfuerzos para ayudarlos a integrar el proceso.
Cada uno de nosotros debe prepararse previamente para ese momento, tal como nos aconseja el Maestro Kuthumi con estas recomendaciones:

1. Buscar la paz interior. Un momento de silencio al día para escuchar la voz del corazón.

2. Recibir conscientemente la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador y elevador de frecuencias.

3. Mantener el rumbo en la dirección indicada por la voz del corazón. Aquello que somos se manifiesta en estos días más que nunca. Caen las vendas que nos cegaban, se derrumban barreras que nos limitaban. Por fin, muchos de nosotros nos animamos a emprender aquello que vinimos a realizar aquí, en esta dimensión.

4. Practicar el desapego de viejos patrones limitantes. Abandonar los pensamientos, costumbres y reacciones que alimentan aún la antigua energía, procurando transformarlos en luz por medio del amor.

5. Fomentar el Amor en todas nuestras relaciones, las que más amamos y las que nos conectan con el miedo. Estas últimas son las que más nos elevarán si somos capaces de bañarlas de amor y aceptación.

6. Recibir la energía de la Fuente en meditación. Su influencia en nuestros cuerpos sutiles es inmensa. Posee un gran poder transmutador que nos libera y nos conecta.

7. Sentirnos Uno. Practicar en nuestras visualizaciones la Unión con todo lo que es y con todo lo que existe.

Cuando llegue el momento recibiremos en nuestro interior una gran luz. Esa luz trae los códigos de activación que necesitamos para recordar. Son códigos de una vibración muy alta. Cuanto más elevada sea la propia vibración durante ese día más armónica resultará la entrada de la luz y su anclaje en cada uno de nosotros.
Podemos prepararnos como nos recomienda el Maestro Kuthumi pero, además, ese día debemos dedicarlo especialmente al cuidado de la propia energía, al equilibrio interior, a mantener la vibración bien alta. Actividades como meditar, pasear al sol o estar en contacto con la Naturaleza son las más recomendables. Hay que evitar especialmente todo lo que nos desconecte de nuestra esencia. Deberemos alimentarnos con moderación, procurando no ingerir alimentos de baja vibración, como la carne o los vegetales transgénicos, y realizar algún ejercicio físico que nos ayude a activar el flujo sanguíneo, ya que los códigos de luz serán transportados a través de la sangre, desde el corazón al resto de nuestro organismo.
La activación se estará produciendo durante todo el día, pero no percibiremos completamente sus efectos hasta el día siguiente, después de haber dormido un mínimo de seis horas.
A partir de la mañana del 12 de noviembre muchas personas sentirán el profundo deseo de dar un giro completo a sus vidas, otros emprenderán su camino con fuerzas renovadas y otros sentirán una gran confusión interna. Los efectos variarán en función del grado de evolución de cada uno y de las resistencias que esté oponiendo al proceso de cambio que todos estamos experimentando.
El objetivo de esta activación es acabar con las limitaciones que, desde el interior de nosotros mismos, nos están impidiendo evolucionar o despertar. No se trata de una injerencia en el libre albedrío de los seres humanos. Se trata de eliminar una limitación que nos fue impuesta hace miles de años, cuando algunos seres confusos decidieron interferir en nuestro proceso evolutivo.
Detenernos a explicar el cómo y el por qué de aquel suceso sería adentrarnos en la vieja energía de separación y lucha, de la que ya nos estamos alejando. Ya no importa cómo, cuándo, dónde, quién o para qué. Dentro de poco estará resuelto.
El 11 del 11 del 11 se producirá una gran activación, pero no será la última. Grandes acontecimientos nos esperan a la vuelta de la esquina. Recibámoslos con amor, libres de temores e inquietudes, porque llega el reino de la Luz a la Tierra, y eso se merece una gran fiesta.

--
Cuando una banda de visionarios se une para empujar los límites del universo conocido, abren de par en par las puertas atascadas de la evolución para todos....

Enviado por Magaly Arguello
lunes, noviembre 07, 2011 |
El libro "Why we want you to be rich", escrito por el empresario Donald Trump, te da las claves para alcanzar el éxito laboral.

A continuación los diez consejos más importantes recopilados tras una exhaustiva lectura:

1. Se consiente. No cuentes con que el azar te llevará a alguna parte, porque no lo hará.

2. Genera ideas y mantenlas en movimiento. Hay que tener grandes ideas, pero también la energía para que se realicen. Escucha, muévete y actúa rápidamente.

3. Mantente enfocado. Pregúntate a ti mismo ¿ es esto lo que debería estar haciendo ahora ? Deshazte de la interferencia. En esta época de múltiples tareas, este es un buen hábito a formar.

4. Mira la solución, no el problema. Hagas lo que hagas, de vez en cuando tendrás problemas, así que no te enfoques en los problemas, sino en las soluciones.

5. Ve las oportunidades como oportunidades. Cada día es una oportunidad. Ábrete a nuevas ideas, a nuevos aprendizajes. Pregúntate cada día : ¿Qué puedo aprender hoy que no sepa?

6. Aprende todo lo que puedas sobre lo que estás haciendo. No hay nada mejor para alcanzar el éxito que seguir preparándose. Una persona que aprende más sobre su negocio tendrá más ideas para desarrollar y podrá convertirse en un experto de su área.

7. Se afortunado. Se apasionado. Debes amar lo que haces si quieres triunfar. Si no te gusta lo que haces, busca otra cosa para hacer, o hazlo a tiempo parcial, hasta que puedas hacerlo a tiempo total.

8. Mírate a ti mismo como victorioso. Enfrenta los problemas como desafíos, como oportunidades para demostrarte a ti mismo de lo que eres capaz.

9. Sé inteligente. Utiliza lo que tienes y avanza.

10. Sobretodo, nunca te rindas. Sólo las perdedoras abandonan. Las ganadoras siguen adelante.

Empieza la semana poniendo en práctica estos consejos y alcanza el éxito que tanto deseas.
viernes, noviembre 04, 2011 |
Era un yogui errante que había obtenido un gran progreso interior. Se sentó a la orilla de un camino y, de manera natural, entró en éxtasis. Estaba en tan elevado estado de consciencia que se encontraba ausente de todo lo circundante.

Poco después pasó por el lugar un ladrón y, al verlo, se dijo: “Este hombre, no me cabe duda, debe ser un ladrón que, tras haber pasado toda la noche robando, ahora se ha quedado dormido. Voy a irme a toda velocidad no vaya a ser que venga un policía a prenderle a él y también me coja a mí”. Y huyó corriendo. No mucho después, fue un borracho el que pasó por el lugar.

Iba dando tumbos y apenas podía tenerse en pie. Miró al hombre sentado al borde del camino y pensó: “Éste está realmente como una cuba. Ha bebido tanto que no puede ni moverse”.

Y, tambaleándose, se alejó. Por último, pasó un genuino buscador espiritual y, al contemplar al yogui, se sentó a su lado, se inclinó y besó sus pies.

Así como cada uno proyecta lo que lleva dentro, así el sabio reconoce al sabio.
miércoles, noviembre 02, 2011 |
El dominio que usted tenga de la comunicación hacia el mundo externo determinará su grado de éxito con los demás (en los aspectos personal, emocional, social y económico).
Pero, lo que es más importante, el grado de éxito que usted perciba interiormente (la felicidad, la alegría, el éxtasis, el amor o cualquier otra cosa que usted desee)
es el resultado directo de cómo se comunica usted consigo mismo.
Lo que uno percibe no es el resultado de lo que le ocurre en la vida, sino de la interpretación que da a lo que le ocurre.
La historia personal de quienes triunfan nos demuestra, una y otra vez, que la calidad de la vida no está determinada por lo que nos ocurre, sino por lo que hacemos ante lo que nos ocurre.

Usted es la única persona que puede decidir cómo quiere sentir y actuar, en función de cómo haya elegido percibir su existencia.
Nada tiene sentido, excepto el que nosotros mismos le demos.
En muchos de nosotros, este proceso de interpretación se ha convertido en un automatismo,
pero siempre es posible redirigir ese poder y cambiar inmediatamente nuestra experiencia del mundo.

Anthony Robbins - Poder sin Límites
Enviado por José Prieto
lunes, octubre 31, 2011 |

Cuando en nuestra consciencia nos olvidamos de quiénes somos realmente y adoptamos la máscara falsa e ilusoria del ego, podemos observar que se manifiestan diversas señales y síntomas.

Bajo la influencia del ego, diversas emociones como el miedo, el apego y la resistencia afloran en nuestro interior. Algunos de los comportamientos típicos que indican la presencia del ego son: Criticar – Quejarse – Culpar – Desaprobar – Poseer – Envidiar – Desear – Proyectar – Competir – Controlar – Reaccionar – Juzgar – Mentir – Preocuparse – Evadirse

Un método para empezar el proceso de transformación del ego es identificar el apego y la creencia ilusoria detrás del comportamiento erróneo. Por ejemplo, si nos auto-observamos y descubrimos que respondemos de manera reactiva a alguien y adoptamos una actitud defensiva, nos podemos hacer las siguientes preguntas:

- ¿A qué tengo miedo?
- ¿A qué estoy apegado?
- ¿Qué creencia limitada estoy alimentando detrás de este comportamiento reactivo?

Por supuesto, a veces no es fácil hacer toda esta reflexión en el momento, pero cuando encontremos un tiempo personal, es importante reflexionar sobre estas preguntas y descubriremos respuestas muy interesantes. Por ejemplo, nos daremos cuenta de que hay creencias tales como: “Si acepto mi error y reconozco que ha sido mi equivocación, los demás dejarán de respetarme”. Hay apego a una imagen de mí mismo como una persona efectiva y precisa, respetada por los demás. Hay miedo a que esa imagen sea amenazada, ya que esa imagen externa es la base de mi autoestima (o una de las bases).

Este es sólo un ejemplo de una reflexión continuada que nos ayudará a comprendernos a nosotros mismos y a darnos cuenta de que es esencial practicar la consciencia espiritual. Como ser espiritual estoy libre del ego, de las dependencias y apegos, de las creencias ilusorias. Soy un ser pacífico, equilibrado y en armonía. Necesito meditar sobre estas cualidades originales del ser, de manera que pasen a formar parte de mi estado natural de consciencia.

Brahma Kumaris World Spiritual University
viernes, octubre 28, 2011 |
Una definición del ego es la identificación y apego a una imagen errónea o falsa de uno mismo. Por ejemplo, si me identifico con un rol profesional y lo convierto en la base de mi autoestima, estoy cometiendo un error ya que es obvio que yo no soy el rol.El rol es lo que hago, pero no lo que soy. Lo que soy está siempre presente y el rol puede dejar de existir en cualquier momento. Soy un ser espiritual, lleno de cualidades y valores, con capacidad de discernir y decidir. Mis verdaderos tesoros están en el interior.

Sin embargo, debido a que nos hemos desconectado de nuestra esencia, buscamos esas cualidades en elementos externos. Queremos obtener la paz, la estabilidad y el amor desde el exterior.

La fórmula del ego siempre es: “Según lo que sucede, así me siento”. Vivir en un mundo de deseos y expectativas, bajo la ilusión de que las circunstancias me van a traer la anhelada paz y felicidad… algún día.

La fórmula espiritual y correcta es: “Yo soy responsable de crear mis sentimientos y mi estado de consciencia y a partir de ahí, trato con las situaciones de la vida”.

Para liberarnos del ego, primero tenemos que identificar claramente su presencia y dejar de alimentar las actitudes y patrones de pensamientos que surgen de esa consciencia limitada.

Un principio sencillo es darnos cuenta de que donde hay ego, hay apego. Donde hay apego, experimentaremos alguna forma de resistencia al cambio en nuestro interior. Y donde hay resistencia, también hay miedo. Miedo a perder o tener que renunciar al objeto de nuestro apego.

Por ejemplo, si lo que tengo es apego a mi rol profesional, tendré resistencia al cambio y miedo a que otros puedan arrebatármelo o pueda perderlo. El rol se ha convertido en parte de mi identidad.

El alma es un ser libre de identificaciones y apegos. Mi estado natural es el de paz y bienestar. Por eso es tan importante meditar y experimentar la verdadera consciencia del ser. De esta manera podremos diferenciar claramente cuándo estamos en la consciencia de nuestra verdadera esencia y cuándo estamos en la consciencia falsa y limitada del ego.

Brahma Kumaris World Spiritual University
miércoles, octubre 26, 2011 |
Estaba el Buda meditando en la espesura junto a sus discípulos, cuando se acercó un detractor espiritual que lo detestaba y aprovechando el momento de mayor concentración del Buda, lo insultó lo escupió y le arrojó tierra. Buda salió del trance al instante y con una sonrisa plácida envolvió con compasión al agresor; sin embargo, los discípulos reaccionaron violentamente, atraparon al hombre y alzando palos y piedras, esperaron la orden del Buda para darle su merecido. Buda en un instante percibe la totalidad de la situación, y les ordena a los discípulos, que suelten al hombre y se dirige a este con suavidad y convicción diciéndole:- "Mire lo que usted generó en nosotros, nos expuso como un espejo muestra el verdadero rostro. Desde ahora le pido por favor que venga todos los días, a probar nuestra verdad o nuestra hipocresía. Usted vio que en un instante yo lo llené de amor, pero estos hombres que hace años me siguen por todos lados meditando y orando, demuestran no entender ni vivir el proceso de la unidad y quisieron responder con una agresión similar o mayor a la recibida. Regrese siempre que desee, usted es mi invitado de honor.

Todo insulto suyo será bien recibido, como un estímulo para ver si vibramos alto, o es sólo un engaño de la mente esto de ver la unidad en todo". Cuando escucharon esto, tanto los discípulos como el hombre, se retiraron de la presencia del Buda rápidamente, llenos de culpa, cada uno percibiendo la lección de grandeza del maestro y tratando de escapar de su mirada y de la vergüenza interna. A la mañana siguiente, el agresor, se presentó ante Buda, se arrojó a sus pies y le dijo en forma muy sentida-" No pude dormir en toda la noche, la culpa es muy grande, le suplico que me perdone y me acepte junto a Usted" Buda con una sonrisa en el rostro, le dijo: "Usted es libre de quedarse con nosotros, ya mismo; pero no puedo perdonarlo" El hombre muy compungido, le pidió que por favor lo hiciera, ya que él era el maestro de la compasión, a lo que el Buda respondió:- "Entiéndame, claramente, para que alguien perdone, debe haber un ego herido; solo el ego herido, la falsa creencia de que uno es la personalidad, ese es quien puede perdonar, después de haber odiado, o resentido, se pasa a un nivel de cierto avance, con una trampa incluida, que es la necesidad de sentirse espiritualmente superior, a aquel que en su bajeza mental nos hirió. Solo alguien que sigue viendo la dualidad, y se considera a sí mismo muy sabio, perdona, a aquel ignorante que le causó una herida". Y continuó: "No es mi caso, yo lo veo como un alma afín, no me siento superior, no siento que me hayas herido, solo tengo amor en mi corazón por usted, no puedo perdonarlo, solo lo amo. Quien ama, ya no necesita perdonar.

"El hombre no pudo disimular una cierta desilusión, ya que las palabras de Buda eran muy profundas para ser captadas por una mente llena todavía de turbulencia y necesidad, y ante esa mirada carente, el Buda añadió con comprensión infinita:- "Percibo lo que le pasa, vamos a resolverlo: Para perdonar, ya sabemos que necesitamos a alguien dispuesto a perdonar. Vamos a buscar a los discípulos, en su soberbia están todavía llenos de rencor, y les va a gustar mucho que usted les pida perdón. En su ignorancia se van a sentir magnánimos por perdonarlo, poderosos por darle su perdón, y usted también va a estar contento y tranquilo por recibirlo, va a sentir un reaseguro en su ego culposo, y así más o menos todos quedarán contentos y seguiremos meditando en el bosque, como si nada hubiera pasado"Y así fue.

¿COMPRENDEN ÉSTA ENSEÑANZA DE BUDA?
Si hay alguien de quien pensemos que "nos debe algo", "nos hizo algo".. y no podemos ver la perfección dentro de cada situación, dentro de la ilusión, PERDONEMOS PERO...
Que pasaría si se nos preguntara ¿a quien te falta perdonar? y en lugar de buscar los rostros y nombres de aquellos que dañaron nuestro ego, respondiéramos: ya no tengo que perdonar a nadie, YA LOS AMO.
EL QUE LOGRA ACEPTAR LA PERFECCIÓN DIVINA DETRÁS DE TODA SITUACIÓN... PUEDE LIBERAR EN UN INSTANTE...
AÑOS DE RENCOR, RESENTIMIENTO Y ENFERMEDAD
-Nunca voy a perdonarlos... PUES LOS AMO!
lunes, octubre 24, 2011 |
Cuenta una historia que un Judío trabajaba en una planta empacadora de carne en Noruega. Un día terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; se cerró la puerta con el seguro y se quedó atrapado dentro del refrigerador. Golpeó fuertemente la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo escuchaba. La mayoría de los trabajadores se habían ido a sus casas, y era casi imposible escucharlo por el grosor que tenía esa puerta.

Llevaba cinco horas en el refrigerador al borde de la muerte.
De repente se abrió la puerta. El guardia de seguridad entro y lo rescató.

Después de esto, le preguntaron al guardia ¿a qué se debe que se le ocurrió abrir esa puerta si no es parte de su rutina de trabajo ? Él explicó: llevo trabajando en esta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me saluda en la mañana y se despide de mí en las tardes. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible.

Hoy me dijo “hola” a la entrada, pero nunca escuché - “hasta mañana” - Yo espero por ese hola, buenos días, y ese chao o hasta mañana - cada día. Sabiendo que todavía no se había despedido de mí, pensé que debía estar en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré”.

La Belleza del Saludo

Dios te creó con una sonrisa. No dejes que nada te la quite.

Desconozco su autor
viernes, octubre 21, 2011 |
Latif era el pordiosero más pobre de la aldea. Cada noche dormía en el zaguán de una casa diferente, frente a la plaza central del pueblo. Cada día se recostaba debajo de un árbol distinto, con la mano extendida y la mirada perdida en sus pensamientos. Cada tarde comía de la limosna o de los mendrugos que alguna persona caritativa le acercaba. Sin embargo, a pesar de su aspecto y de la forma de pasar sus dias, Latif era considerado por todos, el hombre más sabio del pueblo, quizás no tanto por su inteligencia, sino por todo aquello que había vivido.

Una mañana soleada el rey en persona apareció en la plaza. Rodeado de guardias caminaba entre los puestos de frutas y baratijas buscando nada. Riéndose de los mercaderes y de los compradores, casi tropezó con Latif, que dormitaba a la sombra de una encina. Alguien le contó que estaba frente al más pobre de sus súbditos, pero también frente a uno de los hombres más respetados por su sabiduría.

El rey, divertido, se acercó al mendigo y le dijo: - “Si me contestas una pregunta te doy esta moneda de oro.”

Latif lo miró, casi despectivamente, y le dijo:- “Puedes quedarte con tu moneda, para qué la querría yo? ¿Cuál es tu pregunta? Y el rey se sintió desafiado por la respuesta y en lugar de una pregunta banal, se despachó con una cuestión que hacía días lo angustiaba y que no podía resolver. Un problema de bienes y recursos que sus analistas no habían podido solucionar. La repuesta de Latif fue justa y creativa.
El rey se sorprendió; dejó su moneda a los pies del mendigo y siguió su camino por el mercado, meditando sobre lo sucedido.

Al día siguiente el rey volvió a aparecer en el mercado. Ya no paseaba entre los mercaderes, fue directo a donde Lafit descansaba, esta vez bajo un olivar. Otra vez el rey hizo una pregunta y otra vez Latif la respondió rápida y sabiamente. El soberano volvió a sorprenderse de tanta lucidez. Con humildad se quitó las sandalias y se sentó en el suelo frente a Latif. - “Latif te necesito,” le dijo. “Estoy agobiado por las decisiones que como rey debo tomar. No quiero perjudicar a mi pueblo y tampoco ser un mal soberano. Te pido que vengas al palacio y seas mi asesor. Te prometo que no te faltara nada, que serás respetado y que podrás partir cuando quieras… por favor.” Por compasión, por servicio o por sorpresa, el caso es que Latif, después de pensar unos minutos, aceptó la propuesta del rey.

Esa misma tarde llegó Latif al palacio, en donde inmediatamente le fue asignado un lujoso cuarto a escasos doscientos metros de la alcoba real.En la habitación, una tina de esencias y con agua tibia lo esperaba.

Durante las siguientes semanas las consultas del rey se hicieron habituales. Todos los días, a la mañana y a la tarde, el monarca mandaba llamar a su nuevo asesor para consultarle sobre los problemas del reino, sobre su propia vida o sobre sus dudas espirituales. Latif siempre contestaba con claridad y precisión.

El recién llegado se transformó en el interlocutor favorito del rey. A los tres meses de su estancia ya no había medida, decisión o fallo que el monarca no consultara con su preciado asesor. Obviamente esto desencadenó los celos de todos los cortesanos que veían en el mendigo-consultor una amenaza para su propia influencia y un perjuicio para sus intereses materiales. Un día todos los demás asesores pidieron audiencia con el rey. Muy circunspectos y con gravedad le dijeron.

- “Tu amigo Latif, como tú llamas, está conspirando para derrocarte.”

- “No puede ser” dijo el rey. “No lo creo.”

- “Puedes confirmarlo con tus propios ojos,” dijeron todos. “Cada tarde a eso de las cinco, Latif se escabulle del palacio hasta el ala Sur y en un cuarto oculto se reúne a escondidas, no sabemos con quién. Le hemos preguntado a dónde iba alguna de esas tardes y ha contestado con evasivas. Esa actitud terminó de alertarnos sobre su conspiración.”

El rey se sintió defraudado y dolido. Debía confirmar esas versiones. Esa tarde a las cinco, aguardaba oculto en el recodo de una escalera. Desde allí vio cómo, en efecto, Latif llegaba a la puerta, miraba hacia los lados y con la llave que colgaba de su cuello abría la puerta de madera y se escabullía sigilosamente dentro del cuarto.

- “Lo visteis” gritaron los cortesanos, “lo visteis?”

Seguido de su guardia personal el monarca golpeó la puerta.

- “¿Quién es?” dijo Latif desde adentro.

- “Soy yo, el rey,” dijo el soberano. “Ábreme la puerta.”

Latif abrió la puerta. No había nadie allí, salvo Latif.

Ninguna puerta, o ventana, ninguna puerta secreta, ningún mueble que permitiera ocultar a alguien.

Sólo había en el piso un plato de madera desgastado, en un rincón una vara de caminante y en el centro de la pieza una túnica raída colgando de un gancho en el techo.

- “¿Estás conspirando contra mi Latif?” pregunto el rey.

- “¿Cómo se te ocurre, majestad?” contesto Latif. “De ninguna forma, ¿por qué lo haría?”

- “Pero vienes aquí cada tarde en secreto. ¿Qué es lo que buscas si no te ves con nadie? ¿Para qué vienes a este cuchitril a escondidas?”

Latif sonrió y se acercó a la túnica rotosa que pendía del techo. La acarició y le dijo al rey:

- “Hace sólo seis meses cuando llegué, lo único que tenía eran esta túnica, este plato y esta vara de madera” dijo Latif. “Ahora me siento tan cómodo en la ropa que visto, es tan confortable la cama en la que duermo, es tan halagador el respeto que me das y tan fascinante el poder que regala mi lugar a tu lado… que vengo cada día para estar seguro de no olvidarme de QUIÉN SOY Y DE DÓNDE VINE”.

ASI ES: NUNCA DEBEMOS ALVIDAR QUIENES SOMOS Y DE DONDE VENIMOS, LA VIDA DA MUCHAS VUELTAS Y PODEMOS REGRESAR SIEMPRE AL MISMO LUGAR!!!

JORGE BUCAY...
jueves, octubre 20, 2011 |
He aquí siete recomendaciones para ayudarte a trascender esas arraigadas ideas de la vanidad. Todas ellas están destinadas a evitar que te identifiques en una clave falsa con el ego y la vanidad.

1. No te sientas ofendido.
La conducta de los demás no es razón para quedarte inmovilizado. Lo que te ofende solo contribuye a debilitarte. Si buscas ocasiones para sentirte ofendido, las encontraras cada dos por tres. Es tu ego en plena acción, conviniéndote de que el mundo no debería ser como es. Pero puedes convertirte en degustador de la vida y corresponderte con el Espíritu universal de la Creación. No puedes alcanzar la fuerza de la intención sintiéndote ofendido. Por supuesto, actúa para erradicar los horrores del mundo, que emanan de la identificación masiva con el ego, pero vive en paz. Como nos recuerda A Course in Miracles [Curso de milagros]: La paz es de Dios; quienes formáis parte de Dios no estáis a gusto salvo en su paz». Sentirse ofendido crea la misma energía destructiva que te ofendió y que lleva al ataque, al contraataque y a la guerra.

2. Libérate de la necesidad de ganar.
Al ego le encanta dividirnos entre ganadores y perdedores. Empeñarte en ganar es un método infalible para evitar el contacto consciente con la intención. Por que? Porque, en ultima instancia, es imposible ganar todo el tiempo. Siempre habrá alguien mas rápido, mas joven, mas fuerte, mas listo y con mas suerte que tu, y siempre volverás a sentirte insignificante y despreciable.Tu no eres tus victorias. Puede que te guste la competición y que te diviertas en un mundo en el que ganar lo es todo, pero no tienes por que estar allí con tus pensamientos.
No existen perdedores en un mundo en el que todos compartimos la misma fuente de energía. Lo mas que puedes decir es que en determinado día rendiste a cierto nivel en comparación con el nivel de otras personas ese mismo día. Pero hoy es otro día, y hay que tener en cuenta otros competidores y otras circunstancias. Tu sigues siendo la presencia infinita en un cuerpo que es un día una década mayor. Olvídate de la necesidad de ganar no aceptando que lo opuesto de ganar es perder.
Ese es el miedo del ego. Si tu cuerpo no rinde para ganar ese día, sencillamente no importa, si no te identificas exclusivamente con tu ego. Adopta el papel de observador, mira y disfrútalo todo sin necesitar ganar un trofeo. Vive en paz, correspondete con la energía de la intención e, irónicamente, aunque apenas lo notes, en tu vida surgirán mas victorias a medida que dejes de ir tras ellas.

3. Libérate de la necesidad de tener razón.
El ego es fuente de conflictos y disensiones porque te empuja a hacer que los demás se equivoquen. Cuando eres hostil, te has desconectado de la fuerza de la intención. El Espíritu creativo es bondadoso, cariñoso y receptivo, y esta libre de ira, resentimiento y amargura. Olvidarse de la necesidad de tener siempre razón en las discusiones y las relaciones es como decirle al ego: No soy tu esclavo.
Quiero abrazar la bondad y rechazo tu necesidad de tener razón. Aun mas; voy a ofrecerle a esta persona la posibilidad de que se sienta mejor diciéndole que tiene razón y darle las gracias por haberme encaminado hacia la verdad. Cuando te olvidas de la necesidad de tener razón puedes fortalecer la conexión con la fuerza de la intención, pero ten en cuenta que el ego es un combatiente muy resuelto. He visto personas dispuestas a morir antes que dejar de tener razón. He visto como acababan relaciones maravillosas por la necesidad de ciertas personas de llevar siempre la razón. Te propongo que te olvides de esta necesidad impulsada por el ego parándote en medio de una discusión para preguntarte: Que quiero? Ser feliz o tener razón?.
Cuando eliges el modo feliz, cariñoso y espiritual, se fortalece tu conexión con la intención. En ultima instancia, estos momentos expanden tu nueva conexión con la fuerza de la intención. La Fuente universal empezara a colaborar contigo en la creación de la vida que la intención quiere que lleves.

4. Libérate de la necesidad de ser superior.
La verdadera nobleza no tiene nada que ver con ser mejor que los demás. Se trata de ser mejor de lo que eras antes. Centrate en tu crecimiento, con constante conciencia de que no hay nadie mejor que nadie en este planeta. Todos emanamos de la misma fuerza vital. Todos tenemos la misión de cumplir la esencia para la que estamos destinados, y tenemos cuanto necesitamos para cumplir ese destino. Nada de esto es posible cuando te consideras superior a los demás. No por viejo es menos cierto este dicho: Todos somos iguales ante los ojos de Dios.
Olvídate de la necesidad de sentirte superior al ver a Dios revelándose en todos. No valores a los demás basándote en su aspecto, sus logros, posesiones y otros baremos impuestos por el ego. Cuando proyectas sentimientos de superioridad, eso es lo que te devuelven, y te lleva al resentimiento y en ultima instancia a sentimientos de hostilidad. Estos sentimientos se convierten en el vehículo que te aleja de la intención. A Course in Miracles habla de esa necesidad de ser especial y superior: El sentirse especial siempre establece comparaciones. Se produce por una carencia que se ve en el otro y que se mantiene buscando y no perdiendo de vista las carencias que puede percibir.

5. Libérate de la necesidad de tener mas.
El mantra del ego es mas. Por mucho que logres o adquieras, tu ego insistirá en que no es suficiente. Te veras luchando continuamente y eliminaras la posibilidad de alcanzar la meta, pero en realidad ya la has alcanzado, y es asunto tuyo decidir como utilizar el momento presente de tu vida. Irónicamente, cuando dejas de necesitar mas, parece como si te llegara mas de lo que deseas.
Como estas desapegado de esa necesidad, te resulta mas fácil transmitírselo a los demás, porque te das cuenta de lo poco que necesitas para sentirte satisfecho y en paz. La Fuente universal esta satisfecha de si misma, en continua expansion y creando nueva vida, sin intentar jamas aferrarse a sus creaciones por sus recursos egoístas. Crea y se desliga. Cuando te desligas de la necesidad del ego de tener mas, te unificas con la fuente. Creas, atraes lo que deseas hacia ti y te desligas, sin exigir que se te presente nada mas. Si valoras todo lo que surge, aprendes la gran lección que nos dio san Francisca de Asis: ... es dar cuando recibimos. Al permitir que la abundancia fluya hasta ti y a través de ti, estableces correspondencia con la Fuente y aseguras que esa energía siga fluyendo.

6. Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros.
Puede resultar un concepto difícil si piensas que tu y tus logros sois lo mismo. Dios escribe toda la música, Dios canta todas las canciones, Dios construye todos los edificios. Dios es la fuente de todos tus logros. Y ya oigo las protestas de tu ego, pero sigue sintonizado con esta idea. Todo emana de la Fuente. Tu y tu Fuente sois uno y lo mismo! No eres ese cuerpo y sus logros.
Eres el observador Fíjate en todo y agradece las capacidades que te han sido concedidas, la motivacion para lograr cosas y las cosas que has acumulado, pero atribuyele todo el merito a la fuerza de la intención que te dio la existencia y de la que formas parte materializada. Cuanto menos necesites atribuirte el merito de tus logros mas conectado estarás con las siete caras de la intención, mas libre seras de conseguir cosas, que te surgiran con mas frecuencia. Cuando te apegas a esos logros y crees que lo estas consiguiendo tu solo es cuando abandonas la paz y la gratitud de tu Fuente.

7. Libérate de tu fama.
La fama que tienes no esta localizada en ti, sino en la mente de los demás y, por consiguiente, no ejerces ningún control sobre ella. Si hablas con treinta personas, tendrás treinta famas distintas. Conectarse a la intención significa escuchar los dictados de tu corazón y actuar basándote en lo que tu voz interior te dice que es tu meta aquí. Si te preocupas demasiado por como te van a percibir los demás, te habrás desconectado de la intención y permitido que te guíen las opiniones de los demás. Así funciona el ego. Es una ilusión que se alza entre ti y la Fuerza de la intención.
No hay nada que no puedas hacer, a menos que te desconectes de la fuerza y te convenzas de que tu meta consiste en demostrarles a los demás tu superioridad y autoridad y dediques tu energía a intentar ganar una fama extraordinaria entre el ego de los demás. Haz lo que haces según la orientación de tu voz interior, siempre conectada con tu Fuente y agradecida a ella.Manten tu propósito, desligate de los resultados y acepta la responsabilidad de lo que reside en ti: tu carácter. Deja que otros discutan sobre tu fama; no tiene nada que ver contigo.

O como dice el titulo de un libro:

Lo que pienses de mi no es asunto mio

Autor: Wayne Dyer
(Sacado del libro "El poder de la intención" de Wayne Dyer)
Recibido de Anita Hoffmann
miércoles, octubre 19, 2011 |
La ley del éxtasis nos dice que éste es nuestro estado original. De ahí vemos, del Jardín de Edén, el estado de gracia al que regresaremos. El éxtasis es la etapa final en la que el espíritu fluye a través del amor. En esa fase, la exuberancia, la alegría, el placer y la satisfacción aún son sombras de lo Real, cuyo éxtasis es una vibración original que todo en la naturaleza intenta, en su fragilidad, expresar.

Ya no podemos hablar de un yo superior o inferior. En el éxtasis, el yo individual se funde con el yo cósmico y el conocimiento espontáneo: “Yo soy eso, todo es aquello y esa es”, Tat twan asi. En esta etapa, el amor personal y universal, el amor humano y divino se unen para convertirse en amor puro, simple e incondicional. Existen tres ingredientes en este estado de gracia:

Éxtasis físico. El éxtasis físico depende de nuestros sentidos. Sucede cuando la conciencia está enfocada a la vida y al momento presente y nuestros sentidos atentos a cualquier matiz de tacto, sonido, imagen, sabor y olor. Cuando ponemos atención a cada textura y sabor de la vida y cuando amamos cada aspecto del ser, nuestra vida se vuelve sensual y comprendemos que Dios creó un universo sensorial, un universo recreativo para alimentar nuestro espíritu. Podemos obtener placer al tocar o ser tocados, deleite al mirar la belleza del cuerpo y del mundo, nutrirnos a través de cada poro de nuestro ser. Por medio de los sentidos encontramos la puerta a Dios.
Mito y arquetipo. Con la percepción ordinaria nos vemos a nosotros mismos en términos desmitificados. Nuestro estado, por naturaleza extático, se oculta bajo las preocupaciones y actividades mundanas. No obstante, la realidad es que, debajo de la confusión de las actividades cotidianas, las motivaciones reales e inconscientes habitan en el mundo mítico. Dentro de nosotros moran dioses y diosas originales. Sabemos esto sin darnos cuenta porque obedecemos a nuestras pulsiones míticas sin traerlas a la conciencia. Cuando realizamos algo magnífico, como construir catedrales maravillosas, una obra de arte, descubrimientos científicos o participamos en alguna actividad logrando algo sorprendente, permitimos que los dioses y diosas renazcan. Luchar para tener éxito en algún trabajo forma parte de un viaje heroico como la búsqueda de los argonautas por encontrar vellocino de oro. Aquellos que escalan el Everest son guiados por la misma ambición: alcanzar la morada de los dioses, como cuando Ícaro voló hacia el sol. En términos míticos, el éxtasis es un viaje sagrado, retratado heroicamente en incontables versiones desde la abducción de Perséfone por hades, hasta Orfeo buscando a su amada en el inframundo. En la antigua Grecia, el culto a Dionisio no implicaba exceso, sino el acceso al éxtasis divino. Al perder la mitología, nuestro espíritu se empobrece y languidece en la ignorancia. Nuestros hijos se unen a pandillas callejeras porque buscan formas míticas de expresar la riqueza de su ser. Las pandillas, aunque no siempre de forma evidente, realizan ritos de iniciación y rituales, tienen líderes e inventivas ingredientes activos de la mitología. Los adultos se unen a cultos por la misma razón. Nuestra sociedad moderna ha sido privada de lo mítico. Quizá con una nueva conciencia y, gracias a los avances tecnológicos que han modificado las fronteras del espacio, comenzaremos un nuevo viaje mítico. Más allá de los mares espaciales está la nueva materia prima lista para ser forjada por nuestra imaginación. Los ingredientes para una nueva mitología se encuentran en todos lados. Misterio, aventura, asombro, nuevos retos; todo esto nos espera y quizá también la llegada de una nueva era, que ni Homero, en sus más salvajes sueños, imaginó.
Éxtasis espiritual. Es encontrarte cara a cara con Dios. Incluye el éxtasis físico y mítico, pero debe surgir de la devoción (Bhakti) o veneración de una persona que le hable a Dios diciéndole: “Mi dulce Señor, sólo quiero mirarte; Señor, sólo quiero ver tu rostro, mi dulce Dios.”

Es el éxtasis del anhelo, y el anhelo es la máscara del éxtasis divino que Rumi expresa de forma tan bella.

Entonces, cuando obtenemos éxtasis físico, mítico y sagrado llegamos al punto de partida. Estamos curados y somos sagrados.

Para resumir: el éxtasis es un estado primordial de energía. Para experimentarlo, debemos satisfacer nuestras necesidades físicas, sensuales, míticas y espirituales. Al salir del éxtasis podemos decir junto a Salomón:
Me escindes y desgarras mi corazón. Me llenas de amor. Viertes tu espíritu en el mío. Te conozco como a mi propio ser. Tu luz enciende mis ojos. Mis oídos se deleitan con tu música. Tu perfume fascina mi olfato. Cubres mi rostro con tu rocío. Renuevas todo lo que me rodea. Has hecho que vea todo con una nueva luz. Me has llenado con una paz perfecta. Me he convertido en el Paraíso. 

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra
Enviado por José Prieto
martes, octubre 18, 2011 |
La ley de la pasión dicta que accedemos a una realidad superior cuando en nosotros se fusiona lo masculino y lo femenino. La pasión por la vida y la pasión amorosa son una y la misma pues la vida, es el amor. Rumi dijo alguna vez: “Lo más importante en la vida es convertirse en un amante apasionado. Si en tu vida has amado así, amarás con pasión después de la muerte, en la tumba, en el día de tu resurrección, serás un amante apasionado en el Paraíso y para toda la eternidad. Pero si en vida no has amado con pasión, no has vivido. El día del juicio final tu vida no será tomada en cuenta.”

La pasión no es igual al apetito físico de poseer a otro. La pasión es un poder verdadero, creará cualquier cosa que quieras, te inspirará a ti y a tu amante para que logren lo imposible. Mueve montañas. El misterio de la pasión es que, aún cuando no es material y es completamente subjetiva, puede conquistar el mundo material. Como en un sueño, los sucesos se desarrollan según lo dicta tu pasión. Para la tradición védica, el universo entero es un canto a la pasión. Es el baile cósmico de Shiva, la energía masculina de la creación, y Shakti, la energía femenina. En la vida diaria, la pasión humana está prendida y sostenida por la interacción de ambas fuerzas arquetípicas. Para experimentar la pasión las dos energías deben fundirse; esta unión permite que una persona entre en armonía con el alma, hace confluir a los opuestos:
· Perder y ganar son una y la misma cosa, dos aspectos gemelos de la plenitud.
· La atracción y la repulsión van de la mano, dependiendo de lo que se necesite para ir y venir.
· El silencio y la actividad se unen por ser la inhalación y la exhalación de la creación.
· Creación y destrucción apuntan a la misma meta: el constante despliegue de nuevas formas de vida.

Sin utilizar etiquetas míticas, podemos pensar que el universo funciona así: usando fuerzas opuestas como las dos caras de la creación. Por ello, debe ser posible amar la muerte pues la muerte es solo otra cara del nacimiento. Es posible, entonces, verte a ti mismo como femenino y masculino, pues ambos aspectos coexisten en cada ser, sin importar que seas hombre o mujer. Para la tradición hindú las cinco energías masculinas de Shiva son: creación, protección, destrucción, ocultación y revelación. Para estar vivos – y el estar vivo es la esencia de la pasión – el espíritu está constantemente creando, protegiendo, destruyendo, ocultando y revelando algo.

Son actividades totalmente necesarias; sin ellas la vida no existiría. Piensa en un bebé de dos años. Nuevas células se crean a cada instante, se desarrollan capacidades nuevas todo el tiempo. Dichas capacidades se protegen – es decir, se sostienen – en la memoria para que el niño siga su desarrollo. Al mismo tiempo, el comportamiento infantil desaparece o se destruye; no solemos darnos cuenta de esto, ya que toda nuestra atención está fascinada con todas las nuevas cosas en las que se convierte el bebé. Ocultas a nuestra vista, pero existentes, partes del programa genético que surgirán en el futuro, como los dientes y los cambios de la pubertad. La revelación se manifiesta en la alegre percepción que se desarrolla en la conciencia del bebé, un nuevo mundo que nace y nos revela cosas nuevas a cada momento.

¿Puedes aplicar estos cinco procesos a tu vida? Si de alguna u otra forma se han detenido, estás sofocando una energía cósmica, una fuerza divina. En los adultos, la pérdida de pasión se manifiesta a través de las siguientes características:
· Cuando parece que nada nuevo acontece se pierde la capacidad creativa.
· La protección se convierte en un deseo de sofocar al pasado para mantenerlo en su lugar, de vivir de costumbres y condicionamientos.
· La revelación se vuelve imposible pues las puertas de la percepción se han cerrado; sólo se accede al mundo banal, cubierto por sombras del pasado.

La pasión es solo otro nombre para el acto de mantener vivas las cinco energías divinas. Al avanzar en la vida, nos debemos preguntar constantemente: “¿Qué estoy creando? ¿A quién protejo? ¿De qué hábitos y adicciones debo deshacerme para renovarme? ¿Qué parte de mí muestro a quienes me rodean? ¿Cuál es la mejor manera de encontrar al espíritu oculto dentro de mí?

En India, las cinco energías femeninas, algunas veces agrupadas como Shakti o poder femenino, son:
· Conciencia pura. Poder increado, inherente en pura conciencia o Chitta Shakti, donde no hay pensamiento ni deseo. La afirmación o mantra que evoca esta Shakti es: “Soy.”
· Dicha o Ananda Shakti. Es reconocer que la dicha es mi estado esencial y no necesito de ninguna acción u objeto para experimentarla. El mantra o afirmación para evocar esta Shakti es: “Soy dicha.”
· Determinación pura, el Shakti del deseo, es la intensión que busca crear alegría y realización. El mantra o afirmación para evocar esta Shakti es: “Quiero” o “deseo”.
· Conocimiento puro más allá de la racionalidad. Es la intuición que nos permite hacer lo correcto en el momento indicado pues nuestra intensión está en comunión con la mente cósmica. El mantra o afirmación para esta Shakti es: “Yo sé.”
· El poder de la acción pura, Kriya Shakti. Kriya es el nombre dado a una acción independiente a toda creencia, expectativa, interpretación, memoria o miedo. Es la acción enraizada en la conciencia y en la creatividad. La afirmación para evocar a esta Shakti es: “Actúo.”

Si estas cinco energías femeninas y masculinas se mantienen vivas en nuestra conciencia, comenzamos a sentir la pasión. Además de ellas, a nivel espiritual, existen cinco energías masculinas y femeninas a nivel emocional. Las masculinas son: valor, disciplina, decisión, fortaleza y caballerosidad. Las femeninas: belleza, intuición, contención afecto y ternura.

En resumen, la pasión es la fusión de fuerzas masculinas y femeninas en nuestro ser. La pasión en la vida y en el amor mantienen encendido el fuego de la vida y encienden el nacimiento de la creación.

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra
Enviado por José Prieto
sábado, octubre 15, 2011 |
La ley de la entrega dice que perderse a uno mismo en otra persona es la mejor manera para encontrar el verdadero yo. La entrega surge al liberarse de la demanda de separación del yo. La entrega y el desapego abren el camino a lo milagroso pues los milagros existen fuera del reino del yo, del “mío”. Muchas personas confunden erróneamente el apego con el amor cuando en realidad el apego nos priva del amor. El apego va siempre preguntando: “¿Qué puedo sacar de esto? ¿Qué puedo obtener para mi beneficio? Este impulso por poseer viene del miedo, y el miedo es lo opuesto al amor. El apego es siempre exclusivo, el amor es inclusivo. El apego es esclavitud, el amor es libertad. El apego demanda, el amor no. El desapego es un estado de libertad que preserva e incrementa tu amor hacia la otra persona. El apego siempre busca controlar; y las personas controladas temen profundamente el abandono. Cuando nos entregamos verdaderamente no sentimos la necesidad de controlar, engatusar, convencer, intimidar, manipular, insistir, rogar, o seducir. Sabemos cómo abrirnos y esa apertura permite que el amor entre y haga milagros.

En el estado de entrega y desapego, los amantes manifiestan ciertas características: · No se dejan llevar por el miedo o la ira.
· Confían en que el universo esta de su lado.
· Cultivan sus deseos en lo más profundo de su corazón y los realizan con su yo más elevado.
· Confían en sí mismos.
· Comparten la dulzura y ternura de su amor con los demás.
· Ponen toda la energía de su amor en cada acto.
· Cultivan la paz del silencio interior.
· Saben que no existen las pérdidas, sólo las transformaciones. Los ingredientes de la vida cambian de un planeta a otro sin distorsionar el exquisito balance del universo.

Cuando la gente me pregunta cómo hacer para que su relación sea más espiritual, me refiero a este modelo. Creo que la entrega se acerca mucho a la santidad. En realidad, no logro ver frontera alguna entre ambas. Es una lástima que la espiritualidad occidental haya dividido dichas experiencias, al hacer de los amantes y los santos dos especies distintas del reino humano. Si eres lo suficientemente afortunado para seguir el camino del amor hasta lograr la entrega total, comprobarás que este cisma es falso y perjudicial para el amor. Rendirse ante otra persona es rendirse frente al espíritu, pues si te entregas como una persona a otra, el resultado final es cierta esclavitud entre dos individualidades, dos egos. Por el contrario, si renuncias a ti en la intimidad, donde todo se sabe y es aceptado, no hay lugar para la personalidad. Te das al núcleo de la existencia, que en la tradición ha recibido el nombre de “yo”. En las Brihadarunyaka Upanishad, cuando un rey y una reina discuten sobre el amor ideal, el esposo le dice a la mujer: “Recuerda, tu no me amas, amas al yo a través de mi. No haces nada por mi, sino por el yo.” En este sentido, entregarse al otro es el acto más egocéntrico que puedes realizar; el secreto reside en que tu yo y el yo de quien amas sean el mismo.

En resumen: entregarse a otro hace del amor una experiencia atemporal. Conlleva la pérdida del yo. Abre la puerta al mundo de los misterios que se revela como el mundo de los enamorados, para después convertirse en un lugar abierto a todo aquel que sea capaz del desapego.

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra Enviado por José Prieto
viernes, octubre 14, 2011 |
La ley de la intimidad declara que en la verdadera intimidad la carne se funde con la carne, y el espíritu con el espíritu. En la intimidad, la energía sexual y la energía espiritual se fusionan. La energía sexual es la energía creadora del universo. La intimidad es la unión de un cuerpo sutil con otro. En las fases anteriores esto todavía no era posible; la atracción alude a la unión sexual y la considera una fantasía de placer, el enamoramiento nos lleva más cerca de la fantasía, la comunión nos hace desearla más allá del breve encuentro entre dos cuerpos. Estas tres fases pueden ocurrir en menos de un día, aún durante la primera cita. 

La intimidad pone a prueba la fantasía al unir de manera real a dos personas. Esto implica no solo tener sexo, sino tenerlo atravesando las fronteras que nos separan del otro, sin hacer del orgasmo un acto de satisfacción. Cada fase del amor implica sus retos. La intimidad es imposible cuando dos personas permanecen en la cama como dos seres; o sea, manteniendo sus límites aun en la unión. La intimidad se logra cuando dejamos atrás las fronteras. Esto sucede en otro nivel de energía, por lo que resulta necesario introducir un nuevo concepto: “El cuerpo sutil”. 

El concepto de cuerpo sutil existe desde hace miles de años. Tiene muchos nombres: el primero, en sanscrito, es Sukshma Sharir. Otras tradiciones lo llaman el cuerpo de luz, el cuerpo de Dios, el Espíritu Santo, el aliento divino. Todos estos nombres se refieren al punto de unión, a la intersección que permite que el cuerpo y el alma entren en contacto. En tu cuerpo sutil eres tú mismo, y al mismo tiempo eres algo más que tú mismo. Sabes más, sientes más. Cuando entras a un cuarto y sientes que hay tensión entre las personas, cuando sabes que alguien es de buen corazón, cuando adivinas que algo va a suceder, todos estos fragmentos enigmáticos de la conciencia nos llegan a través del cuerpo sutil. De él también depende caer o no enfermo, ser o no amado, ser optimista o pesimista. 

Para estar en intimidad con otra persona debes de compartir todo. No puedes simplemente explicarte en palabras o en acciones. Eventualmente, tu cuerpo sutil debe entrar en contacto con el del otro. En nuestra sociedad no usamos la frase cuerpo sutil, pero decimos “entregarse a alguien”. En los votos matrimoniales el hombre y la mujer se entregan el uno al otro. La entrega se da al nivel de su cuerpo sutil que es la única manera de darse al otro. 

En la intimidad estamos en sintonía con la persona que amamos, tanto que sentimos su consuelo, sus emociones, podemos leer sus pensamientos y nos conectamos con sus intensiones. Esta unión también se conoce como incorporación o coherencia. Es una conexión de muchos niveles: sensual, sexual, emocional y espiritual. El cuerpo sutil nos comunica con cada uno de ellos. Para abrir los canales de comunicación necesitas desprenderte de ideas socialmente programadas sobre las relaciones a nivel físico, sexual y espiritual. Sobre esto, me gustaría compartir los siguientes hallazgos respecto de la energía sexual y como nos aproximamos a ella espiritualmente, al sentirnos preparados para estar en la intimidad con el ser amado.
· La energía sexual es la energía fundamental y creativa del universo. Todas las cosas vivas provienen de ella. En los animales y otras formas de vida, la energía sexual se expresa como creatividad biológica. En los seres humanos, es creativa en muchos niveles: físico, emocional y espiritual. Cuando sentimos atracción, excitación, despertar, agudeza mental, pasión, interés, inspiración, emoción, creatividad o entusiasmo, la energía sexual está activa. Cuando experimentamos estos estados de conciencia, debemos poner atención a la energía que sentimos y nutrirla, vivirla con alegría, manteniéndola presente en nuestra conciencia. 
· El deseo sexual es sagrado y puro. Suprimir la energía sexual es erróneo, desagradable e impuro. 
· Durante la unión sexual existe una unión energética de carne y espíritu, un verdadero intercambio al nivel del cuerpo sutil. 
· El éxtasis, la despreocupación y la alegría son la esencia de la energía sexual en su forma más refinada. 
· Para mejorar tus experiencias sexuales olvídate de las expectativas. Las expectativas son siempre reliquias del pasado. Se manifiestan de tres formas: rendimiento, ejemplificado por la pregunta: “¿Lo estoy haciendo bien?”; sentimiento: “¿Cómo me estoy sintiendo?”; y seguridad: “¿Me amas?” 
· En el sexo, como en todas las áreas de la vida, la resistencia nace del miedo. El miedo es energía bloqueada que dice: “Si me liberas, saldrás lastimado o morirás”. Toda resistencia es mental, pues solo la mente decide qué reprime y qué no. Implica juzgar lo que sientes. El sexo se convierte en problema cuando se mezcla con emociones provenientes del miedo como la vergüenza, la culpa o la ira. 
· La intimidad sexual es el camino para probar o experimentar la verdadera libertad, pues es la única área de la vida donde nos podemos desinhibir completamente y ser libres. 
· La satisfacción sexual acontece cuando la experiencia proviene de la alegría y no de la necesidad. Por lo general, la gente lleva sus conflictos y necesidades a la experiencia sexual. Cuando se tiene sexo para satisfacer necesidades, se convierte en adicción. Pero si el sexo surge de la alegría, lleva al éxtasis. 
· Todos los problemas relacionados con el sexo como neurosis, perversiones, mala conducta sexual, violencia y abuso, tienen su origen en la resistencia, en la supresión y represión, y no en los deseos sexuales por sí mismos. Si podemos descubrir nuestros impulsos, deseos y emociones, sin inhibirlos, impediremos que nos conduzcan a los extremos. El extremismo, en cualquier modalidad, es fruto de la represión, la inhibición y la supresión. La agresión y la violencia son las sombras del miedo y la impotencia. 
· El sexo es un medio para escapar de nuestro diminuto yo, o ego. Para muchas personas, es la única experiencia de meditación. 
· El sexo significativo se apoya en valores. Los valores son personales. Cada situación que conlleva energía sexual implica la totalidad del ser humano y su sistema de valores. Mis valores pueden diferir de los tuyos, y no tengo ningún derecho a juzgarlos. Sin embargo, es importante tener valores esenciales y respetarlos. Sin valores estamos en la bancarrota espiritual. La experiencia sexual nunca causará problemas y siempre será alegre si los amantes comparten sus valores. 

Estos pensamientos son la piedra de toque de cuanta intimidad puede existir entre dos personas. No son enseñanzas de textos sagrados, sino experiencias personales y verdaderas, que se han repetido de generación en generación. Son la herencia que nos pertenece por ser criaturas sexuales con alma. No existe un programa que nos indique cuando y como tenerlas. Adolescentes enamorados pueden aproximarse a ellas tanto como una pareja con 50 años de matrimonio, que solo tenga sexo por rutina. Como dije antes, todo depende de cuánto deseemos esas experiencias. Si buscas encontrar la gloria en la intimidad, la encontrarás a cualquier edad. 

En resumen: la verdadera intimidad es la unión de carne con carne, de cuerpo sutil con cuerpo sutil, de alma con alma. La energía sexual es sagrada. Cuando devolvamos la experiencia sexual al reino de lo sagrado, nuestro mundo será más puro y divino. 

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra
Enviado por José Prieto
jueves, octubre 13, 2011 |
La ley de la comunión dice que esta es el contacto de un alma con otra. La comunión es el intercambio de espíritus. Por lo tanto es la base de la confianza. En esta etapa los amantes pasan a un territorio desconocido, tomando uno del otro lo que no poseían por sí solos. Si la comunión es lo suficientemente profunda, las percepciones de su enamoramiento se vuelven verdaderas, se convierten en la persona a quien aman. 

Antes de la comunión el yo trata de regresar y levantar su fea cabeza. El yo quiere destrozar la unión entre las almas; prefiere los derechos del yo, del “mío”. El “nosotros” es solo un estado temporal. Durante esta tercera fase, el yo lucha contra el amor. Esta batalla sucede esencialmente para defender las fronteras. Si el yo gana, es porque el miedo se ha proyectado del pasado al presente a través de la memoria, y las viejas fronteras son reconstruidas. El “yo” es alguien del pasado a quien todos conocemos perfectamente. El “nosotros” es algo que apenas estamos conociendo y de esa cualidad desconocida puede surgir un nuevo futuro. 

La comunión es la fase que te pone a prueba. Tendrás éxito si tu y tu pareja pueden desmantelar juntos sus defensas. La comunión fracasará si construyes defensas nuevas. Debes decidir entonces entre prestar y tomar prestado del otro o convertirte realmente en lo que el otro representa: la suavidad, la ternura y el cuidado que un hombre encuentra en una mujer. Una mujer puede beneficiarse del poder, la voluntad y la fuerza del hombre a quien ama, pero no es lo mismo que apropiarse de dichas cualidades. En comunión, si ésta es suficientemente profunda, puedes convertirte en lo que percibes. 

El fenómeno de la proyección suele interferir con la comunión. Ocurre cuando transponemos nuestras creencias al otro. A menudo no nos damos cuenta de que esto sucede, pero si descubres alguna de las siguientes características, te estás proyectando: 

· Cuando hablas con una persona, interrumpes sus frases. 
· Estás a la defensiva sin previa provocación. 
· Usas formulas verbales, como: “Es ese tipo de personas que chismea o exagera o miente. “ En otras palabras, sueles estereotipar. 
· Pides la opinión de otra persona y te enojas si no está de acuerdo contigo. 
· Te cuesta trabajo interpretar los rostros de las personas. 
· Te sientes incomprendido. 
· Te sientes amenazado por figuras de autoridad, como policías, o sientes le caes mal a tu jefe, aún cuando no sea cierto. 
· Crees que cuando tu pareja mira a otra persona, es siempre con interés sexual. 
· Te cae muy bien o muy mal gente que acabas de conocer. 

Es indispensable liberarte de las proyecciones para ser capaz de distinguir el amor verdadero del falso, ya sea como amado o como amante. La proyección siempre esconde sentimientos ocultos que no quieres enfrentar. Si por lo general te defiendes antes de ser acusado y te sientes culpable, necesitas enfrentar tus culpas para dejar de proyectarte. 

La proyección es una manera de invertir una situación porque enmascara la verdad. Si sientes que el hombre o la mujer que amas está mirando a los otros con intensiones sexuales, es en ti en quien no se puede confiar. Si piensas que tu jefe te odia en secreto, considera la posibilidad de que seas tú quien tiene problemas ocultos con la autoridad. Cuando aceptas y trabajas los sentimientos que proyectas en los otros, te sentirás liberado y menos sentencioso.

Además de dejar de proyectarnos, necesitamos cultivar las cualidades necesarias para la comunión, que son: 
· Igualdad. 
· Sensibilidad. 
· Comunicación. 

La Igualdad implica que el espíritu de todos es igual. Si me siento superior a ti, mi superioridad está arraigada a mi yo o autoimagen.

La sensibilidad implica ser capaz de notar qué sucede en el interior de otra persona. Para ser sensible, debes aceptar el hecho de que las emociones son complejas, conflictivas, confusas e irracionales. Cuando usamos expresiones como: “No entiendo porque te sientes así”, o: “No tengo ni la más remota idea de lo que te sucede”, entonces hemos olvidado la sensibilidad. Para volvernos más sensibles necesitamos cultivar las siguientes actitudes interiores, que tienen que ver con la empatía. La empatía es la habilidad emocional para ponerte en los zapatos de otra persona. Alguien empático dice: 

· No necesito estar siempre en lo correcto. 
· No necesito estar siempre en control. 
· Puedo, por el momento, olvidarme de mis necesidades. 

Por último, la comunión requiere de una verdadera comunicación. Las convenciones sociales y las expectativas interfieren con la verdadera comunicación. Sobre todo entre hombres, las convenciones dicen que solo los hombres débiles comunican sus más profundos sentimientos. La comunicación es imposible si no estás dispuesto a compartir tus miedos y vulnerabilidades. Entre las mujeres, la comunicación deja de funcionar cuando se vuelve persecutoria: “Pobre de mí, ya nunca hablas conmigo”. Este lamento es una queja, y nadie quiere abrirse a un quejumbroso. La importancia que le damos al yo es tan fuerte que nada más nos importa; de modo que cuando una mujer le pide a un hombre que hable de sus sentimientos, lo que en realidad está diciendo es: “Hazlo porque lo necesito. En realidad no me interesa lo que digas. Solo quiero sentirme mejor”. 

La verdadera comunicación surge de la alegría de vivir con otros, que son tan interesantes como uno. Toda alma es fascinante para el proyecto de la creación pues a nivel del alma todos estamos explorando la inmensidad de lo desconocido de distintas formas. Cuando lo descubras, la comunicación se volverá fácil. Tú y tu pareja pueden tener pocas cosas en común al nivel de la personalidad, pero como almas tienen en común la eternidad. 

En resumen, si quieres estar en comunión con tu pareja identifica los rasgos que te atraen de ella. En vez de apropiártelos, desarróllalos tu mismo. Identifica cuando te estás proyectando y deja de hacerlo. Cultiva la igualdad, la sensibilidad y la comunicación. 

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra

Enviado por José Prieto
miércoles, octubre 12, 2011 |
La ley del enamoramiento declara que el enamoramiento existe para abrir la puerta a una realidad más profunda, más trascendente. Sucede cuando la atracción entre dos personas es tan intensa que los transporta mas allá de la percepción ordinaria y el mundo ordinario se vuelve mágico. Te lleva más allá de lo banal y mundano, te eleva por encima de las preocupaciones ordinarias. En términos espirituales, la visión amorosa de los amantes es como la clarividencia mística de los santos. En el delirio del enamoramiento todo parece nuevo. Los amantes que se encuentran en este estado se idolatran el uno al otro. Si el enamoramiento es locura, la sanidad palidece a su lado. El enamoramiento es el segundo nacimiento de la inocencia; como un recién nacido, la mirada del amante enamorado vuelve al mundo un lugar sagrado. 

Aunque los amantes hablen de renacer, en realidad la fuente de novedad no es una nueva persona sino un cambio de percepción. Este cambio los lleva de la separación a la unidad. El amante enamorado accede a un mundo trascendente e inmanente al mismo tiempo, como si Dios hubiera decidido vivir en las flores y los árboles, así como en el cuerpo de su amante. Y es principalmente en el cuerpo amado en donde reside lo sagrado. Los amante pueden desconocer el significado de inmanencia o trascendencia, pero claro, las palabras no son la realidad, son sólo descripciones vacilantes de la realidad. El mundo inmanente es el mundo ordinario, evidente a nuestros sentidos: material, cambiante, sometido al paso del tiempo. El mundo trascendente está más allá del material, es eterno y atemporal. El enamoramiento abre la puerta a esta realidad trascendente. 

Es común escuchar comentarios cínicos sobre los amante enamorados: “Me pregunto que ven el uno en el otro”, pues cuando se ven desde afuera parecen gente ordinaria. Sin embargo, son los amantes, los enamorados, quienes han accedido a una realidad más verdadera, pues han descubierto lo extraordinario en lo ordinario. Encuentran tras las apariencias un mundo que no tiene límites ni causa ni tiempo. 

Rumi, el más grande poeta sufí, nos dice: “Mas allá de las ideas del actuar bien o del actuar mal, hay una pradera. Te veo ahí.” Este ”ir más allá” requiere un nuevo nivel de conciencia, algo que se ha llamado “atención secundaria”. La atención primaria es la conciencia ordinaria que te permite ver lo obvio, lo aparente, lo que todo mundo ve. La atención secundaria es una nueva conciencia extraordinaria. Te permite penetrar la máscara de la apariencia y ver la luz, donde todo se conecta mágicamente con todo. En uno u otro momento todos hemos experimentado esa calidad de conciencia, la atención secundaria, cuando nos dejamos transportar por una obra de arte, por música o por el sexo. 

Me gustaría dar unos ejemplos de cuando esta realidad secreta atraviesa la máscara de la vida cotidiana de manera inesperada. Considera que has experimentado estos momentos, sin importar que tan fugaces sean, cuando hayas vivido alguna de las siguientes experiencias: 
· Estas en medio del peligro y sin embargo te sientes protegido. 
· Alrededor de ti hay turbulencia, caos y ansiedad, pero sientes paz interior. 
· Algún conocido sufre una enfermedad incurable , y comienza a curarse, ya sea para siempre o por un tiempo 
· Escuchas una voz interior: No te habla con palabras, es pre-lingüística e intuitiva. Te guía a tomar decisiones espontáneas y correctas, tejiendo tu destino. 
· Te maravillas al mirar a un recién nacido, o por el mero hecho de existir. 

Todos estos son ejemplos de la realidad secreta que se manifiesta sólo en la atención secundaria. El enamoramiento abre la puerta a esta realidad secreta.

En resumen, si quieres experimentar el mundo mágico de los enamorados, busca lo extraordinario en lo ordinario. Aprende a ir más allá de las apariencias. Busca lo milagroso en la vida cotidiana. Cultiva tu conciencia a través de la atención secundaria. La próxima vez que veas una flor, mírala detenidamente hasta que logres ver el sol, la lluvia, el arco iris, la tierra, el fuego y el polvo; entonces podrás decir como Rumi: “Mas allá de las ideas del actuar bien o del actuar mal, hay una pradera. Te veo ahí.” 

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra
Enviado por José Prieto
martes, octubre 11, 2011 |
La ley de la atracción dice: “Para ser atractivo debes ser auténtico.” ¿Qué hace atractiva a una persona? Las más sabias tradiciones nos dicen que la atracción viene en un primer momento de la naturalidad, nada es más bello que la naturalidad, por si misma contiene el misterio y el encanto que enciende el romance. Ser natural también significa estar en paz con tu ambigüedad constitutiva. Esto significa que nuestro verdadero ser, nuestra alma, está hecha a partir de energías opuestas que echan chispas y crean el fuego de la vida. Dentro de cada uno está lo divino y lo diabólico, el pecador y el santo, lo sagrado y lo profano, la lujuria prohibida y el amor incondicional, la beatitud del Paraíso y la oscura noche del alma. 

Estar en paz con tu propia ambigüedad simplemente significa estar en paz con lo anterior. Saber que así es, que así nos hizo Dios, hace que la vida valga la pena. Por lo tanto, una persona que manifiesta sus cualidades positivas así como las negativas, que es fuerte y débil, no es imperfecta, sino plena. Cuando aceptes esto, cuando en vez de tratar de arreglar siempre tus puntos débiles comiences a liberarte de la culpa y la vergüenza, verdaderos culpables, te volverás sumamente atractivo, pues nada es más deseable que esta naturalidad que irradia humanidad sincera, con todo e imperfecciones. Ser humano ha sido considerado siempre como un acontecimiento trágico, pero si lo vemos desde otra perspectiva, sólo al ser humano podemos ser amados. 

Extracto del libro KAMASUTRA de Deepak Chopra 
Enviado por: José Prieto
lunes, octubre 10, 2011 |
Mérida 15 de Octubre

¡Ámate a ti mismo!
y cambiarás tu vida.
clik sobre la imagen para ampliar

Información del evento

Ubicación
Qta. Oasis La Salle.
Avenida Urdaneta Calle Paseo Ruiz Fonseca Qta. Oasis La Salle.
(Frente a Venusa, al lado de Residencias Tibisay)
Mérida Venezuela
ver plano de ubicación mas abajo

Fecha
Sábado 15 de octube 2011

Hora
Charla de la mañana : 9:00 am a 12:00 m
Charla de la tarde: 2:30 pm a 5:30 pm

Inversión: (*)
Bs. F. 200
En pre-venta BsF. 150 hasta el 11 de octubre

Facilitadora
Magdalena Grimaldi
ver reseña profesional mas abajo

Organizadora del evento en Mérida
Carmen Sira

La Charla MÁS Importante de la filosofía de Louise Hay en Español; basada en su trabajo personal para brindarte todos los materiales y habilidades que necesitas para la más positiva transformación de tu vida.

Afirmaciones – Visualizaciones – Trabajo con el Niño Interior – Meditación.


¡Mientras realzas tu propio Crecimiento Personal, agregas más Luz y Amor a Nuestro Planeta Tierra!

¡Una experiencia intensa para tu crecimiento personal!

Únete a nosotros, te convertirás en UNO con todo el Universo dedicados a sanar la Tierra y a la familia de personas que viven en ella.

El propósito del Instituto de filosofía de Louise L. Hay – es inspirar a las personas del mundo a tener una nueva forma de pensar sobre quiénes son, lo que tienen, y como presentarse al mundo más efectiva y exitosamente.

Millones de personas han leído los libros de Louise L. Hay y han experimentado cambios maravillosos en sus vidas.

AHORA, a través de esta Charla/taller liderado por la Instructora Certificada, Magdalena Grimaldi, USTEDES, en forma personalizada, tendrán la oportunidad de EXPERIMENTAR el poder de este trabajo y ser llevados a las respuestas que los libros no pueden darnos.

-Porque "Ámate a ti Mismo, Sana Tu Vida” es una charla poderosa desarrollada por Louise L. Hay donde experimentarás ejercicios que te ayudarán a identificar tus viejas limitaciones, patrones, creencias del pasado explícitas e implícitas, verbales o gestuales y luego dejarlas ir, así puedes amarte a ti mism@ y a otros de una forma más completa.

-Porque trabajando con los cuatro aspectos de ti mismo: cuerpo, mente, espíritu y emociones, aprenderás por que podrías estar saboteándote o recreando las mismas situaciones indeseables una y otra vez en tu vida.

-Porque en solo este día, tu vida puede comenzar a dar un vuelco, el giro que habías estado esperado.

RECUERDA que el AMARTE a ti mismo y AMAR a los demás son las tareas más importantes que tenemos en este Planeta.

¡Ven Preparado para la Transformación!

Inversión: BsF. 200,00

Pre-venta BsF. 150
hasta el 11 de octubre
Cupo limitado

Información y reservas:
Siry Pérez
Telf. 0412 6881191 y 0414 1796426
mail: carsirap@gmail.com


Para inscribirse y garantizar tu cupo

Realizar el pago por depósito o transferencia bancaria, solicita por e-mail datos de la cuenta.

Una vez realizado el pago, enviar el voucher escaneado o confirmación de transferencia al e-mail indicado para reservar su cupo y confirmar su asistencia.

Puedes dejar tu comentario y te respondo a tu mail.

Gracias

Nos vemos el Sábado 15 de octubre!!!!

Mapa de ubicación
clik sobre la imagen para ampliar


Reseña Profesional: Lic. Magdalena Grimaldi:

- Licenciatura en Educación Integral.
- Instructora Certificada Louisa Hay Filosophy.
- Practicante de la Sanación Reconectiva y Reconexión certificada por The Reconnection & Reconnective Healding.
- Coach de Vida y Facilitadora en Superación Personal y Desarrollo Humano, con énfasis en el desarrollo de la Espiritualidad y la Armonía.
- Practitioner en P.N.L - Directora de “Representaciones Magsophi, C. A.”, empresa dedicada al Desarrollo Humano y la Capacitación Profesional.
- Mentor and Coach, Integral Leadship and human Development.
Blog Widget by LinkWithin