viernes, septiembre 23, 2016 |

Las 12 leyes del Karma ¿Existe una máxima que debería ser la base de las acciones que uno toma a lo largo de su vida? 

Seguramente es la máxima de la compasión: no hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti. Confucio 

El Karma es el juez de nuestros actos, es la energía transcendente e invisible que se deriva de nuestros comportamientos y que va acumulando consecuencias y pagos conforme a ellos. El Karma simplemente nos dice que las fuerzas que pusimos en movimiento hace diez minutos o hace diez vidas volverán a nosotros. 

Íntimamente ligado a las reencarnaciones venideras, se convierte en la energía que usaremos para limpiar el alma hasta que alcancemos la perfección. Mientras que el karma simboliza la responsabilidad y el pago por nuestras acciones, la reencarnación nos ofrece la oportunidad de seguir avanzando
Según esto, nosotros tenemos la libertad de comportarnos como queramos desde la primera encarnación y, en consecuencia, acumularemos esta energía. La creación de karma bueno y malo e intencional o no intencional dictará lo que tenemos que enfrentar y resolver en la vida. Nuestra primera meta es aprender, a través de la experiencia, a ser mejores. 

Así, la Ley del karma no da lugar a la casualidad y en ella encierra 12 leyes que dictaminarán cómo responderemos por nuestras acciones, pensamientos y sentimientos: 

1. LA GRAN LEY o la ley de causa y efecto: hemos crecido con esta ley muy presente aunque no lo sepamos, simplemente nos dice que lo que sembramos es lo que cosecharemos. Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. La energía negativa enviada a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente, si siembras vientos recogerás tempestades. El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestros sufrimientos. 

2. LEY DE LA CREACIÓN: la vida requiere de participemos de ella. Somos uno con el universo dentro y fuera, somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Crea las opciones que quieras tener en tu vida. 

3. LEY DE LA HUMILDAD: lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. Si ante alguien o algo solamente ves a un enemigo o algo negativo, entonces no estás en un nivel superior de existencia. Cumplir esta ley significa aceptar sin entrar a valorar la superioridad. 

4. LEY DEL CRECIMIENTO: donde quiera que vayas, siempre estarás tú. Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. 
Solo tendremos control sobre nosotros mismos en nuestra vida. Si procuramos cambiar nuestro interior nuestra vida también cambiará, esto ha de hacerse con cuidado para que redunde en un beneficio kármico, no faltes de amor a ti mismo. 

5. LEY DE RESPONSABILIDAD: cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en ti. Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; es importantísimo asumir la responsabilidad de lo que en tu vida está presente. 

6. LEY DE LA CONEXIÓN: Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Alguien hará el trabajo inicial para que alguien obtenga algo. Ni el primer ni el último paso son más o menos importantes porque ambos son necesarios para realizar la tarea. Todos estamos conectados en pasado, presente y futuro. 

7. LEY DEL ENFOQUE: No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. Tienes que ir subiendo peldaño por peldaño. Cuando perdemos el norte en nuestra brújula despertamos a la inseguridad y a la ira. 

8. LEY DEL DAR Y DE LA HOSPITALIDAD: Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. Da y otorga para poder poner en práctica lo que has aprendido. 

9. LEY DEL AQUÍ Y AHORA: Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora. Los viejos pensamientos, hábitos y sueños son los que nos impiden renovar nuestro alma. 

10. LEY DEL CAMBIO: La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino. 

 11. LEY DE LA PACIENCIA Y LA RECOMPENSA: todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia. Amar nuestro sitio en el mundo recompensará nuestro esfuerzo a su debido tiempo, justo cuando hayamos aprendido la importancia de estos valores. 

12. LEY DE LA IMPORTANCIA E INSPIRACIÓN: el valor de algo es el resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad. Las contribuciones mediocres no tienen ningún impacto en la totalidad, son tan comunes que se anulan entre ellas. Pon todo tu corazón en cada acto para que obtenga el valor necesario

Creas o no en la filosofía kármica, lo cierto es que a veces parece que de lo único que podemos estar seguros es de que la primavera o el invierno volverán pero, en verdad, como dijo Voltaire, “no es más sorprendente nacer dos veces y no una; pues todo en la naturaleza es resurrección”. 
miércoles, septiembre 21, 2016 |
El karma es una ley universal, que se encarga de crear equilibrio entre todas nuestras acciones de las vidas pasadas. La función que cumple no es como algunos pien…san que es crear castigo, sino crear experiencias donde el alma pueda desarrollarse y avanzar, en definitiva, el karma trabaja para nuestro aprendizaje.
Cuando el alma cumple su aprendizaje, a través de todas las vidas que ha tenido y experimentando todas las situaciones posibles, el ser humano encuentra su evolución, y “despierta” entre tanta mentira, encontrando la grandeza de su ser, se convierte en un Ser Iluminado.
Antes del “despertar” y alcanzar la iluminación, va experimentando una serie de situaciones difíciles, donde va pagando todas sus deudas karmicas.
Las deudas karmicas no se van pagando simplemente por sufrir, sino cuando aprendemos realmente la lección que veníamos a aprender. Por eso, algunas personas experimentan una y otra vez que les ocurre la misma desgracia, pensando que es fruto de su mala suerte.
Es importante comprender que todo ocurre por alguna razón, y que siempre hay un aprendizaje escondido. Son precisamente aquellas situaciones difíciles que hemos vivido las que nos muestran de alguna manera, acciones negativas que hemos realizado en alguna vida interior. Como también, existen los maestros disfrazados que vienen a recordarnos aquellas malas acciones que aún no hemos pagado o resuelto.
Ahora lo importante es que si nosotros admitimos la teoría de que es probable que nuestros problemas actuales puedan tener su origen en vidas anteriores, podremos pensar que hemos elegido nuestras circunstancias actuales para resolver dichos problemas, muchas personas se equivocan cuando creen que el hecho de admitir unas circunstancias dolorosas como herencia KÁRMICA, se debe a que merecen la desgracia que les ha tocado, estas personas deducen que han hecho algo terrible en sus pasados KÁRMICOS, y que han sido malos, por lo que ahora han de sufrir los castigos KÁRMICOS, y tal vez acaben por sentir una gran culpa y resignación KÁRMICAS.

No deja de ser una ironía el hecho de que con frecuencia la causa KÁRMICA del dolor experimentado en la vida actual, es una acción terrible del pasado, sino un sentimiento de culpabilidad, que no está justificado a una resignación excesiva ante el sufrimiento personal.
El hecho de trabajar constructivamente con la reencarnación implica considerar que las circunstancias adversas, o cualquier clase de circunstancias son oportunidades para solucionar problemas, que tal vez existen desde hace mucho tiempo.
Normalmente resolver un problema equivale a aprender una lección, trabajar con la reencarnación es trabajar con el KARMA dentro de una vida: ¿Es posible resolver un problema?, ¿Es posible elegir?, ¿Ya sea consciente o subconscientemente?.
Por lo general si se hace consciente es mucho más rápido, si somos conscientes de la reencarnación no necesitamos esperar cientos de años de años para resolver algo a nivel subconsciente, podemos optar por tomar conciencia de ello y a continuación trabajarlo.
A veces para resolver un problema solo necesitamos darnos cuenta de que podría ser de naturaleza KÁRMICA, ello deshace el misterio y elimina la confusión, de ese modo uno queda en libertad para hacerle frente desde un punto de vista práctico, en lugar de decir es un problema extraño que parece no tener ninguna causa, podemos decir sencillamente este problema parece tener sus orígenes en otra vida.


Las relaciones kármicas son deudas que adquirimos de otra u otras vidas con aquellos que no actuamos de acuerdo a las leyes divinas, las cuales AMAR Y PERDONAR son las principales lecciones a entregar y aprender. Antes de nacer nuestra alma elige con quien encontrarnos de nuevo para tener la oportunidad de poder reparar el daño que les causamos, y con ello poder evolucionar espiritualmente.
Esta deudas tanto las podemos tener, con nuestra pareja, como con nuestros padres hermanos e incluso amigos o compañeros de trabajo.
La herencia KÁRMICA no es irrevocable, cualquier idea preconcebida en el sentido de que el KARMA es algo con lo que uno a de cargar, o tiene que ser resuelto de un modo doloroso, no es adecuada ni exacta.


Los maestros disfrazados son aquellas personas con las que más problemas estamos teniendo en esta vida. Estas personas suelen ponerte la vida muy difícil, puede ser un familiar, un amigo o un jefe, el caso es que siempre te preguntarás por qué esta persona te hace la vida tan difícil, y es entonces cuando debes comprender la ley del karma.
Esta persona viene a mostrarte algo que no has solucionado o pagado aún de una vida pasada. Puede ser que esa persona te esté tratando mal, no se trata de que aceptes que te deba tratar mal y así pagues tu deuda karmatica, sino de que busques y comprendas de dónde te viene la repetición de esa situacion dolorosa o molesta y asi lo sanes con el perdón y amor incondicional.
Muchas veces pasa que en el momento que empiezas a dar a esta persona sin esperar nada a cambio, es cuando empiezas a generar lo que se llama Darma.
Existen terapias como los Registros Akashicos, regresiones a vidas pasadas, oraciones para transmutar el karma, etc; dónde una persona profesional y debidamente formada en estas especialidades puedan abrir tus registros de vidas pasadas y así darte una explicación detallada de lo que has venido a saldar en esta vida con ciertas personas o situaciones especificas.
También existen maneras de ir pagando tu karma sin necesidad de sufrir, aunque habrá determinadas situaciones que hasta que no las aprendas y perdones de corazón a ti y los demás involucrados no podrás vencerlas

CONFLICTOS DE OTRAS VIDAS.

Cuando se trata de problemas kármicos, hay que hacer una aclaración. El hecho de identificar la raíz de un conflicto en una vida pasada no es razón para lamentarse de esa suerte y creer que el problema no tiene solución.
Si los errores de otras vidas lo están perturbando en la actualidad, piense que usted ha elegido las circunstancias de hoy para enmendarlos.
No se equivoque. Una herencia kármica no implica que merece la desgracia que le ha tocado. Si usted aprende a identificar esa deuda y trabaja en esta vida para saldarla, superará todos los inconvenientes que le afectan.

LOS 8 SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES.
1- Miedos o fobias irracionales, cuyo origen no puede explicarse por ningún acontecimiento de la vida actual.
2- Sentimientos de culpa permanentes, exceso de consideración hacia la sensibilidad de los demás, postergación de los propios deseos en beneficio de los deseos del otro.
3- Problemas sexuales o fantasías sexuales repetidas que parecen inexplicables. En sí mismas las fantasías no son un problema, pero si son demasiado reales y perturban su relación de pareja, puede tratarse de un recuerdo kármico.
4- Prejuicios que parecen ilógicos o incluso irracionales dentro del marco de referencia de la moralidad imperante en la actualidad.
5- Problemas laborales por la imposibilidad de adaptarse a los adelantos tecnológicos y a la forma de trabajo.
6-Problemas de identidad. Dudas sobre quién es uno realmente. Sensación de que se es un impostor en todos los planos de la vida.
7- Hipocondría y miedo a la muerte que no pueden explicarse por experiencias de la vida actual. El recordar, aunque sea vagamente, que uno muere en otro tiempo, puede ser la causa de una neurosis de origen kármico.  La forma de muerte pasada es determinante de una gran variedad de fobias (miedo al fuego, vértigo, claustrofobia, miedo al agua, etc).
8- Relaciones difíciles, sin explicación. Muchas relaciones importantes de esta vida han sido entabladas en vidas anteriores. Los sujetos de tales relaciones kármicas suelen ser familiares, amigos, amantes, compañeros de trabajo, etc…Lo más probable, es que se deba resolver una situación pasada con cada uno de ellos. Esos vínculos son bidireccionales. Se trata de acuerdos en el que participan dos individuos a la vez y con fines bien definidos.

SALDAR CUENTAS CON EL PASADO.

Una manera de liberar el karma puede ser la apertura y limpieza de los chakras.
Otro método es la regresión a vidas pasadas, así como la psicoterapia, etc. Pero el hecho de detectar problemas y el cambio de actitud que eso genera, ya es un paso fundamental para debilitar el karma y comenzar a disolverlo.
– Cultivar el buen humor, la amabilidad y confortar a quienes se nos acerquen.
– Ver en los niños verdaderos instrumentos de Dios y jamás herirlos en forma física o verbal.
– Compartir lo poco o mucho que se tenga, en la seguridad de que la Ley de Providencia jamás permitirá que le falte nada.
– Perdonar a quienes lo ofenden, hieren o maltratan, entendiendo que son personas que se cruzaron en su camino para acelerar el pago de sus deudas kármicas.
– Respetarse a sí mismo, cuidando el cuerpo y buscando compañías y diversiones que alegren el espíritu.
– No evitar ningún inconveniente, sino tratar de enfrentarlo con la mayor humildad posible y sabiendo que dará lo mejor de sí para resolverlo.
lunes, septiembre 19, 2016 |
Hoy aprendí que el Amor cuando no es correspondido de manera plena es como sembrar rosales en la arena. 
Aprendí que la mejor manera de avanzar, es dejar ir el pasado soltandolas amarras que te mantienen atado. 
Aprendí, que saber perdonar es lo mas grande que hay, y dar las gracias es un signo de humildad. 
Aprendí que quien lucha puede perder, pero el que no lucha esta perdido!!! 

Hoy aprendí que la vida pasa mas rápido de lo que pensamos y que si realmente queremos buscar nuestra felicidad tenemos que luchar por ella día a día y no quedarnos atrás. 
He aprendido que de los errores se aprende y sobre todo he aprendido… que TODOS cometemos errores y que la mayor parte de ellos son solucionables… 

Aprendí que la pena dura todo lo que quieras seguir llorando. 
Aprendí que después de una gran tormenta siempre viene la calma.
Aprendí, que nadie valora nunca lo que tiene, si no le cuesta trabajo…. 
Aprendí, que por muy solo que te sientas siempre hay alguien dispuesto a ayudarte 
Aprendí a valorar lo que tengo, lo que quiero y lo que soy, así como a reconocer y aceptar lo que no quiero, lo que no tengo y lo que no soy. 
Aprendí que no debemos esperar nada de nadie, no crearnos expectativas de las personas que tienes a tu lado, porque cuando esperas, es más fácil que termines decepcionado… 

Aprendí que mirar no siempre es ver, ni escuchar es oír. 
Hoy aprendí que no es mejor el que más tiene, si no el que más disfruta lo que tiene. 
Aprendí que sólo con esfuerzo se consiguen los sueños, que con soñarlos no basta. 
Aprendí que llorar sólo sirve para desahogarse, que mirar al pasado sirve para aprender, pero que para ser feliz hay que vivir el presente. 
También aprendí que enfadándome no consigo nada. 
Estando triste, no consigo nada. 
Llorando, no consigo nada. 
Con rencor, no consigo nada. 
Pensando mal de la gente, no consigo nada.
Sentado en una silla, no consigo nada.

Entonces… ¡ANDANDO QUE ES GERUNDIO!!
Blog Widget by LinkWithin