viernes, octubre 24, 2014 |
Una investigación sugiere que la diabetes tipo 2 se relaciona con la tendencia al resentimiento, la menor probabilidad de perdonar a otros, en De Psicología.com os lo contamos. La investigación la han llevado a cabo C.Nathan DeWall psicólogo social de la Universidad de Kentucky. En su estudio relaciona los síntomas de la diabetes tipo 2 a niveles bajos de perdón y altos en resentimiento

Los resultados siguiere que los niveles bajos de glucosa no solo son peligrosos para la salud, también lo son para la personalidad. Los resultados los han publicado en la revista Personality and Individual Differences

Dewall y su equipo para probar su tesis diseñaron cuatro experimentos. Tres de ellos incluían a 511 voluntarios de 28 años de edad promedio que participaron en un sondeo por Internet. 

En primer lugar se completaba una lista con la cantidad y gravedad de síntomas asociados a la diabetes como por ejemplo, entumecimiento o pérdida de sensibilidad en los pies. 

A continuación se midió su deseo de perdonar utilizando tres escalas diferentes. 

  1.  Una escala de 10 preguntas para medir el grado en que estaban predispuestos a perdonar (con preguntas como , yo puedo perdonar a un amigo por casi cualquier cosa) 
  2. En segundo lugar informaron de su nivel de perdón en situaciones concretas, como , ¿perdonarías a una persona que ha revelado un secreto tuyo? 
  3. Tenían que informar en qué grado habían perdonado realmente a alguien que les había hecho daño. 

Los investigadores encontraron una correlación positiva entre síntomas de diabetes y una tendencia a ser implacable tanto en situaciones reales como las hipotéticas. Encontraron una correlación negativa entre síntomas y la propia tendencia a perdonar. 

4- En esta prueba participaron 182 voluntarios que jugaron a un juego de ordenador en el que podían responder a un comportamiento negativo de su pareja 
  1. Perdonando y siguiendo adelante 
  2. No perdonar y tomar represalias 

Los resultados muestra que los síntomas de la diabetes se relacionan más con el resentimiento y no perdonar que con el perdón

 DeWall y sus colegas señalan que los niveles bajos de glucosa en sangre pueden ser el factor desencadenante de estas actitudes de resentimiento

La glucosa es el combustible para el cerebro, las tareas que requieren autocontrol necesitan grandes cantidades de glucosa. de ahí que el autocontrol sea un recurso limitado. Un factor importante es la promoción de las actitudes de perdón para evitar sus consecuencias negativas. 

La incidencia de diabetes tipo 2 está en aumento, estas personas tienen una menor capacidad de procesar eficientemente la glucosa. Una menor capacidad de procesar la glucosa se relaciona con una reducción en la capacidad de autocontrol. 

Esto puede llevar a una espiral negativa en el ámbito personal, laboral y social. Si la diabetes tipo 2 aumenta y a la vez nuestra sociedad tiene menor capacidad de perdonar, ¿es posible ambas tendencias estén relacionadas? 

 Fuente|www.miller-mccune.com
miércoles, octubre 22, 2014 |
Próxima parada: Avenida del Perdón
Durante muchos años, confié en el ego para liberarme del sufrimiento, para liberarme de mi sentir de pequeñez e incorrección. Me esforzaba por reparar las partes de mi persona que no eran adecuadas. Si me sentía insegura, me esforzaba por lograr seguridad, si sentía pereza, me concentraba en ser activa, si sentía miedo, me enfocaba en ser valiente, si sentía escasez me centraba en ser generosa…Creía que tenía que hacerme un lugar en este difícil, duro injusto mundo que otros habían construido para mí. A cada fracaso, a cada ideal no conseguido,surgía en mi la pesadumbre ¡había fallado ¡Si lo intentaba más intensamente podría ser adecuada y tener éxito! 

El camino era costoso y sufriente pero la recompensa merecía la pena. Por fin seria digna de ser amada, incluida,reconocida. Me había equivocado y mi mente confundida había tomado el bus-Separación, con paradas en la Avenida de la Culpa, Calle del Miedo, Plaza del Sufrimiento, Parque del Castigo. A veces parecía que el trayecto era correcto. Durante un breve espacio de tiempo me sentía bien, parecía que por fin algo marchaba, pero en el fondo, mi sentir me hablaba de desasosiego, tensión, presión. No me encontraba en paz. Ahora que había logrado mi lugar en el mundo, ahora que había logrado encajar, tenía que sostenerlo, no podía perderlo. Una angustiosa tensión me acompañaba en el camino. Si miraba alrededor parecía que no había otra manera de poder vivir ¡Todos hacíamos lo mismo¡. ¡Era la normal, era la vida¡ Mas tarde comprendí que ese “todos” era yo misma y que lo que llamaba normal no era más que demencia. Así camine durante largo tiempo: Sola, triste, incompleta a pesar de sostener una gran sonrisa externa y convencer al mundo y a mí misma que todo estaba bien. 

Un día sentí en el fondo de mi corazón que tenía que haber otra manera. Recuerdo ese día en el que decidí que mi función era ser Feliz y expresar Amor. Ese día decidí bajarme del bus-Separación y comenzó a cambiar mi credo. Emprendí el camino, vacilante y dudosa por esa nueva ruta desconocida para mí. Me sentía como en una cuerda floja. Si miraba hacia atrás, no quería retomar la espesura de la selva, si miraba hacia delante solo contaba con un claro pero todavía, leve susurro de mi corazón. Había tomado el bus-Perdón con paradas en la Avenida del Amor, la Plaza de la Compasión, la Calle de la Verdad, la Rotonda de la Aceptación. Sabia profundamente que no había marcha atrás. 

Hoy, aunque a veces me equivoco al hacer el trasbordo y me detengo en la parada del Miedo y la Culpa, me doy cuenta y amablemente, retorno a mi ruta. Hoy esa decisión de estar en Paz que apareció como un oasis en el desierto, la vivo mucho más firme, sin duda, sin dilación, pues ahora sé que ese oasis no solo no es una alucinación, sino que es el recuerdo de lo único Real. 

Hoy miro atrás y sonrío a tanta locura que sostenía desde la más pura inconsciencia 

Hoy miro atrás y celebro estar en el camino del perdón, en el camino del amor y sé que el cielo que habita en mi mente se viste de fiesta cada vez que recuerdo cual es mi Función en cada paso del camino. 

Gracias Ser por alumbrar cada noche oscura. 

Gracias Comprensión por tu siempre perfecto cuidado. Gracias Amor por revelarte ante mi real y poderoso

viernes, octubre 03, 2014 |
Desórdenes amorosos. ¿Por qué repites relaciones que te hacen daño?–Gemma Pitarch.

Una y otra y otra vez más. Has vuelto a repetir una relación dañina, quizá más dañina aún que la anterior. No entiendes por qué. No sabes para qué te envuelves en algo tan doloroso, por qué te siguen atrayendo esos hombres o esas mujeres pese a tantas malas experiencias. 

Ahora lo vas a entender; ni más ni menos es esto: te comportas inconscientemente de forma fiel a tu clan familiar. ¿Crees que tu elección de pareja o relación ha sido libre? ¿Crees que esa atracción fue algo del destino? La respuesta es no. Actuaste en función de un programa interno. Arrancó el ‘Windows’ de tu ‘ordenador biológico’ y no te diste ni cuenta… hasta ahora 

Gemma Pitarch, especialista y miembro de la Asociación Española de Bioneuroemoción, dirige este trayecto hacia lo más profundo de ti y de tu árbol familiar. 

¿Te embarcas en este gran viaje de auto-descubrimiento? 

EMPEZAMOS CON UN EJEMPLO 

Éste (aunque puedes colocar aquí el tuyo): 
– MUJER que va de relación en relación con hombres infieles y egocéntricos, tendentes al maltrato psicológico y emocional; hombres que anulan a la mujer o se sitúan siempre por encima de ella, imponiendo su voluntad. Mujer, en resumidas cuentas, que hace siempre el papel de VÍCTIMA y entrega todo su poder personal. No asume responsabilidades sobre sí misma. Se pierde en las relaciones. Deja de ser ella. 
– HOMBRE que busca una relación que le permita mantener todas sus vías de escape para satisfacer una muy baja autoestima. Busca una mujer manipulable, a la que manipula. Se niega a toda forma de compromiso (en algunos casos, esgrimiendo como defensa la figura de la madre), se auto-sabotea en el amor, castiga a sus ‘parejas’ (con maltrato psicológico, rechazo a diferentes niveles, además de intentar que esa mujer pierda todo su valor). Hombre que interpreta el papel de VERDUGO, eligiendo bien a sus víctimas. 

Ambos se encuentran. Vienen de relaciones en las que el patrón ha sido más o menos el mismo. Todo se repite. El dolor regresa. ¿Por qué? Aquí es donde aparece el clan familiar. 

LA FIDELIDAD AL CLAN ES LA RESPUESTA 

“Nuestro inconsciente –asegura Gemma Pitarch– tiene un programa muy arraigado, arcaico, de supervivencia: la Fidelidad Familiar Inconsciente. Viene de la época de las cavernas, cuando el rechazo del clan, la expulsión de la cueva, significaba la muerte”. Y éste es el mensaje del inconsciente: “Si mi familia me rechaza, el peligro de muerte es inminente”. 
“Así que –continúa Pitarch– ese inconsciente se asegura de que nos parezcamos a la familia repitiendo patrones. De este modo, el clan me reconoce como parte de él: tengo su misma temática de vida” 
Al ser concebidos, heredamos ya toda la información de nuestros ancestros. Está en nuestro material genético, en nuestro ADN. Somos, tal y como señala esta especialista en Bioneuroemoción, un BIO-ORDENADOR con “una serie de programas que se abren por defecto”. Nuestros ‘Windows’ se activan solos. 
**Por ejemplo: a partir de fechas de nacimiento. Este ‘Windows’ nos funciona siempre. Si es coincidente o muy cercana a la de un familiar, estamos “reparando esa vida”. Revisa tu árbol, tu clan, y responde a esta pregunta: ¿A quién reparo yo? Porque empezamos la segunda y muy importante fase de este viaje de auto-descubrimiento. Ésta: desórdenes

LA TOMA DE CONCIENCIA Y LA DESACTIVACIÓN DEL PROGRAMA 
El primer paso es tomar conciencia. Saber, comprender, asumir. ¿Que ha pasado en mi familia? ¿Qué información me llega de esos sucesos de mi clan? Volvamos a nuestro ejemplo inicial. Supongamos que esa mujer y ese hombre averiguan esto: 
– MUJER: Comprueba que está repitiendo el comportamiento de su abuela: una relación muy buscada con su marido, no aceptada por el entorno familiar, que acaba siendo para ella motivo de separación y mucho sufrimiento. Incluso, con una guerra por medio. 
– HOMBRE: Comprueba que repite el comportamiento de su abuelo: alguien que huía de toda forma de compromiso. Y que, incluso, huyó físicamente. Acabando, después, en una situación de abandono y pobreza. ¿Y ahora qué? Tenemos la información. Sabemos qué pasó. ¿Cómo actuar? Sencillamente, procedemos a DESACTIVAR EL PROGRAMA DE NUESTRO INCONSCIENTE. ¿Complicado? No, para nada. Gemma Pitarch lo relaciona con terapias para dejar de fumar. Podemos hacer uso de la ‘Hipnosis Ericksoniana’ (http://www.institutoericksonmadrid.com/que-es-hipnosis) para decirnos (y ordenarnos) lo siguiente: 

¿Qué sucede? Pues que queda inactivado, el inconsciente empieza a funcionar con otro programa… y no repite nunca más esos desórdenes amorosos. Eso sí, tienes que cumplir dos premisas fundamentales para esto: DESEARLO y TENER FUERZA DE VOLUNTAD para llevarlo a efecto. “Esta es una terapia –insiste Gemma Pitarch– que no se puede hacer si no quieres. Y sólo se quiere cuando uno se CANSA de repetir“. ¿Cansad@? Vamos con la tercera etapa de nuestro viaje. ¿Qué pasa ahora en mi vida? Empieza un nuevo ciclo… con un tiempo de transición. TIENES QUE PASAR ‘LA CUARENTENA’ 
La ‘cuarentena’ (que dicen algunos especialistas en Bioneuroemoción como Enric Corbera) “no tienen por qué ser 40 días. Pueden ser dos, tres o cuatro semanas dependiendo de la persona. Nunca más de mes y medio“, puntualiza Pitarch. Es un tiempo en el que te sientes raro contigo porque conviven en ti lo nuevo y lo que nuestra especialista llama la “inercia de vida” (la herencia del clan).
Tienes que estar muy presente en este tiempo. Cuando aparezcan esas conductas ‘antiguas’, detectarlas y decirte: “No, ahora no quiero hacer esto”. Así, refuerzas las nuevas conductas. Sólo necesitas un poquito de fuerza de voluntad porque el hábito nuevo se convierte enseguida en automático. Y ya estás haciendo rápido otras cosas en tu vida (Gemma Pitarch) 

¿Funciona? “En el 95% de los casos, con estos dos únicos pasos se soluciona, sí. Existe un 5% donde aparecen otras cuestiones que hay que tratar antes, como la ‘Inversión Psíquica’: personas que se boicotean a sí mismas; su programa es éste: Lo que es bueno para los demás no es bueno para mí. Primero, en estos casos, debemos tratar este problema”. 

Ahora sólo nos queda responder a dos preguntas: ¿Es la inconsciencia amorosa/emocional generalizada? y ¿qué beneficios tiene este paso de vida que daremos? Vamos con ellas. Son la última etapa de nuestro viaje iniciático. 

UN MAL GENERAL. UN BENEFICIO UNIVERSAL 
“Sí: la inconsciencia aquí es generalizada. Estamos reparando abuelos y bisabuelos, una generación de gente muy ruda y con una cultura muy cerrada hacia la figura de la mujer. A las mujeres que reparamos ahora, nuestras abuelas y bisabuelas, se las educaba para CONSENTIR; mujeres duras, casadas (en muchos casos) por conveniencia, educadas también para no mostrar sus sentimientos, para no hablar de si les apetecía o no el sexo con su marido, de si sufrían. De esto somos herederas. Somos la generación, además, que repara la guerra (Guerra Civil española)”, señala Pitarch. Y añade:
“Estamos reparando los grandes dramas familiares, de lo que no se habla. El inconsciente lo saca a través de síntomas comportamentales (de lo que tratamos en esta artículo: desórdenes amorosos repetitivos), psíquicos o psiquiátricos, dependiendo de cómo ha sido ese drama” 

Nos queda una última cuestión: 
¿SIRVE DE ALGO LO QUE ESTOY HACIENDO (O VOY A EMPEZAR A HACER)? ¿CUANDO CAMBIAS TÚ ‘LIMPIAS’ A TODO TU CLAN? 
“Sí. Al empezar a actuar de otra manera, al parar el programa –y por el hecho de que todos somos uno– se reparte este nuevo comportamiento en el inconsciente del clan“. 
Tú, que haces esto (o has decidido empezar a hacerlo), acabas de ‘meter’ una nueva información en el inconsciente de tu familia, “has cortado una pauta, algo que sirve para las nuevas generaciones“. Para los hijos, para tus hijos, para los hijos de tus hijos y los hijos de ellos. Éste es el gran valor de lo que haces. Pero aún hay más: 
“Si nos vamos a un nivel METAFÍSICO, en función del hecho de que el tiempo no existe, estás cambiando también el pasado de tu clan familiar” Ahora ya sí puedes responderte a esta pregunta que tal vez te habrás hecho muchas veces: 

¿REALMENTE MERECE LA PENA EL ESFUERZO QUE TENGO QUE HACER PARA CAMBIAR?
jueves, octubre 02, 2014 |

Cualquiera puede sentirse mas en en paz y con más energía a través del proceso del perdón, este proceso trae a mi memoria cuando uno tira pesas por la borda en un paseo volando en un globo para poder aligerarlo. La ira, el miedo y el resentimiento acumulados son pesos muertos que nos desaceleran y agotan nuestra vitalidad. Quizás usted tenga algún peso que pueda tirar por la borda de su globo ahora mismo. 



Pasos para lograr libertad a través del perdón. 

1. Conozca los beneficios del perdón- El perdón es distinto a decir "Perdí" o "Estaba equivocado y tu estabas en lo cierto" Es distinto a redimir a alguien por un acto que uno ha percibido como erróneo. El perdón simplemente es el acto de liberar su espíritu y convertirse en un ser ilimitado. El premio es el incremento de su paz y su energía y el perdón es el precio. 

2. Haga un inventario del perdón- Escriba el nombre de todas las personas vivas o muertas, que lo hayan irritado en su vida. La mayoría de las personas pueden llenar tres o cuatro paginas y de repente encuentran nombres de personas en las cuales no habían pensado en años. Algunas personas ponen hasta el nombre de mascotas que en algún momento las enojaron y casi todo el mundo escribe su propio nombre en la lista. 

3. Libérese y perdone- En un cuarto solitario en donde no haya interrupciones repase su lista nombre por nombre. Mantenga en su mente la imagen de cada persona en su mente y dígale: "Te perdono y te libero, no te guardo ningún rencor. Mi perdón hacia ti es total. Soy libre y tu eres libre." 4. Haga indultos todas las noches- Cada noche antes de dormir revise mentalmente su día. ¿Hay alguien a quien deba perdonar? Al igual que lava su cara cada noche, también es importante limpiar su conciencia o su mente con la misma frecuencia para que no se acumule el resentimiento.
lunes, septiembre 22, 2014 |

El Hígado:
Está a cargo de descomponer y de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces uno almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear bronca, odio y resentimiento. Mucha gente de hecho están sobrecargadas por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere ampliamente y por supuesto muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten sobrecargadas. 

Los Pulmones: 
Tienen dos funciones: inspiran la vida y expresan ideas a través del habla. Si tiene problemas con los pulmones, la expresión de uno está siendo sofocada, no se pueden expresar libremente, en algún área de su vida. 
Cuando una palabra subyuga a un niño, el niño puede convertirse ya sea en una persona muy ruidosa y que siempre presiona a los demás para que justamente lo escuchen, lo cual es una sobre-estimulación de los pulmones, o nos rendimos, porque nos hallamos oprimidos y cerramos nuestra comunicación, y entonces tenemos los pulmones débiles. 
Generalmente si ustedes tienen problemas con los pulmones, es porque tienen que hacerse oír, y aprender nuevas formas de comunicación. Y con respecto a sentirse oprimidos, recuerden que hay cierta gente que se siente oprimida en un segundo, uno se les acerca y ya se sienten oprimidos, eso es lo que quiero significar. Ellos están tan llenos sin poder desagotar, por eso toda la reducción del stress es una ayuda tan grande. 
La meditación reduce al stress y si aprenden a hacerlo adecuadamente es muy útil, pero si lo hacen solamente un rato corto esto no consigue el efecto deseado. 

El Estómago: 
Es la asimilación de las experiencias de nuestros ideales, y si sienten que es demasiado lo que pasa, uno no puede asimilar las cosas adecuadamente, entonces el estómago se puede descomponer, y el resultado de una preocupación crea una rajadura entre la mente y las emociones. 
Recuerden nuevamente que si sienten que es demasiado lo que pasa, y para mucha gente es cierto, los que tienen muchos temas simultáneos, todo está sucediendo demasiado y todo el tiempo, siendo ellos mismos los que están creando todo eso, ya que son patrones de conducta, entonces hay que mirar. 

El Páncreas: 
Tiene que ver con el azúcar y con la dulzura de la vida, pudiendo el mismo ser dañado por la amargura, en especial una mamá muy amargada, y hay mucha gente sufriendo este problema. 

Los Riñones: 
Involucran emociones y son el canal procesador de agua más importante, ya que es ahí donde se almacena los temores resultantes de traumas, los cuales dañan a la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. Cuando el temor se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras. 

El Bazo: 
Retiene los fracasos, los deseos de muerte, apatía, y si una persona enfrenta más dificultades de las que puede soportar, uno se puede dar por vencido, uno puede creer que realmente fracasó, y pierde su voluntad para vivir, y su deseo de vivir. Se presentan problemas de circulación y digestión, pereza, porque los sentimientos se mueren, y uno tiene a intelectualizar todo, y uno siente este tipo de apatía y tiernamente lo soportamos, y como que la alimentamos. Es un problema del bazo. 

Las Gónadas
Ellos almacenan lo inconsciente, cuando uno abandona su habilidad de manejarse uno mismo, por medio de drogas, alcohol, lastimaduras, accidentes, cuando uno pierde su propio empoderamiento, energías externas a nosotros pueden posesionarse de nosotros y poseernos. 
Algunas personas que han abandonado su propio gobierno en algún área de su vida, ya que a la naturaleza no le gusta el vacío y hay también agujeros en el aura, así que generalmente tienen posesiones pegadas a ellas. 

Corazón: 
Tiene que ver con el amor, y el daño ocasionado al corazón siempre es por la pérdida, cuando uno resquebraja la confianza de una persona en uno, y eso nos conduce al temor, más pérdidas y también a la posesividad, a los celos, egoísmo, todo eso es el daño y el corazón está roto. 

La Vesícula Biliar: 
Es el precursor a tener problemas cardíacos, y resulta dañado por el temor a la pérdida, y todas las tensiones resultantes de una falta de confianza en la vida. 
Es ansiedad con respecto al futuro y acá hay que mirar el tema de la concepción, si los padres no son positivos cuando ustedes fueron concebidos, si el alma pasó por un momento de trauma y no fueron bienvenidos a la nueva encarnación y hay una gran desilusión del alma acerca de la forma en la que los padres se ocuparán del niño, entones hay problemas en la vesícula biliar. 

Los Pechos: 
Representan el aspecto nutriente de lo femenino, como así también a la sexualidad y almacenan los sentimientos de la mujer con respecto a su sexualidad y de cómo los hombres la ven. 
De forma que si hay un trauma sexual, represión, resentimientos respecto a las expectativas de su rol, entonces puede suceder un daño. 

Las Piernas: 
Nos llevan hacia delante, nos sostienen, los problemas se presentan cuando la persona no ha tenido el coraje de dar un paso nuevo. Muchas veces es porque aquellas personas no han tenido el apoyo que él o ella creyó necesitar, y entonces comienza a tener problemas con sus piernas. 

Las Manos: 
Corresponden al dar y recibir, y el problema se desarrolla cuando una persona no se siente igual a otras, y no pueden encontrar el balance justo entre el dar y el recibir. Eso tiene que ver con si usa su fuerza de voluntad o la cede. 
Este desequilibrio se produce por un ego superdesarrollado o una falta de autoestima. 

El Cuello: 
Es la parte flexible de la columna dorsal, es el balance de su voluntad con flexibilidad. Un cuello duro es una actitud rígida, la tensión se siente en el cuello cuando la propia rigidez le hace mantener a uno conceptos rígidos y esos son desafiados. 

El Pelo: 
Es gobernado por el hígado de modo que la pérdida de cabello se produce por aferrarse rígidamente a la bronca o enojo. Cuando alguien impone su voluntad sobre otros para probar simplemente su punto de vista, uno sigue trayendo a la vista resentimientos pasados, o sea recordándolos. Y son cabezaduras. Pueden tener problemas con el pelo. 

Las Caderas: 
Son los puntos de equilibrio, son energía creativa asociada con la crianza de los niños. 
Es nuestra habilidad de pararnos y valernos por nosotros mismos, y la flexibilidad en las caderas, está relacionada con su sentimiento de libertad personal, y acá miramos a los adolescentes, en los cuales se producen temas acerca de su primer sentimiento de separación de los padres, de las expectativas, de sus direcciones, tenemos una entidad sexual. 
Si uno se rinde al control de los padres, como adolescentes, en vez de encontrar nuestra propia dirección, entonces las caderas no se desarrollan adecuadamente. De modo que el deterioro de las caderas realmente surge de una culpabilidad sexual, de modo que si sentimos culpa y resentimiento, porque hemos permitido que otros tomen decisiones por nuestra cuenta, y no hemos expresado nuestro poder, también tenemos deterioro en las caderas. 

Las Tiroides: 
Es donde almacenamos enojo, es el deseo de poder, de actitudes rígidas, cuando las tiroides no funcionan bien. Hay una calcificación anormal en los huesos, y que puede también desarrollar una artritis y de vuelta el cuerpo rígido proviene de una mente rígida. 

El Timo: 
Almacena temor y gobierna nuestro sistema inmunológico de forma que el miedo hace que una persona retroceda y se achique y se puede perder la integridad en una situación, y cuando esto sucede el cuerpo permite la entrada de virus. 
Cuando uno tiene un virus, hay que mirar por dónde surgió el temor en su vida, dónde uno se achicó frente a una situación, tiene que volver a esa situación e imaginarla en forma diferente y cambiarla y ello ayuda a combatir el virus. 

Las Glándulas Suprarrenales: 
Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿peleo o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo. 
Cuando no están dispuestos a soportar amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona reacciona como si el mundo fuera responsable por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida. 

La Glándula Pituitaria: 
Almacena pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juzgamientos de las glándulas inferiores son transmutadas. Soportando amorosamente el dolor, justamente esto permite que nosotros experimentemos la dualidad y reconciliar, y esto justo libera toda la parte del juzgamiento y ayuda a la glándula pituitaria. 
La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.

La Glándula Pineal: 
Necesita luz natural, de día, necesita entusiasmo y si no hay suficiente entusiasmo en su vida, la glándula pineal no funciona adecuadamente, así que tienen que salir a la naturaleza, porque la naturaleza a fin de hallar algo de luz natural, y eso realmente va a ayudar. 

La Columna Vertebral
La columna vertebral representa su voluntad, la fuerza de voluntad, es como que cuando uno no mantiene su propia visión, al enfrentarse con la presión que viene de afuera, uno puede llegar a tener ESCOLIOSIS, la distorsión de la columna, la que se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega. 
Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina, y algunas personas lo llaman co-creación, pero realmente se trata de la columna vertebral que se abre a la Kundalini, lo cual es simplemente la parte femenina que se halla en la columna y a medida que nosotros nos damos cuenta de ello, ella también se va dando cuenta. 

Los Órganos Sexuales: 
Son reproducción, esto por supuesto es su habilidad de expresarse sexualmente. Puede haber una inhabilidad de recibir la parte femenina si los padres desearon un chico del sexo opuesto, puede ser que uno se enfrenta a la propia moralidad y está realizando un auto-castigo. 

La Espalda: 
Es lo que uno deja detrás suyo, lo que se quiere olvidar, lo que está en el fondo de nuestra mente, la parte baja de la espalda es el apoyo, y el dolor en esta parte es cuando una persona resiente al no tener el apoyo que él o ella cree que necesita, a fin de lograr algo. 

La Vejiga: 
Libera agua, es la expresión de manifestar exteriormente su emoción. Si la vejiga es débil, la persona siente dificultades en expresar sus sentimientos. 

El Intestino Delgado: 
Es la etapa final de la digestión, es el comienzo de la absorción, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida. 
De modo que puede que realmente no funcionemos cuando una persona sufrió una gran vergüenza. Esa vergüenza sufrida en la primera infancia. Son muy conscientes, muy cercanas las personas, piensan que no se están acordando o pensando en ello, pero se acuerdan del colegio, la primera vez que menstruaron, los niños con quienes jugaron, algún pariente que les hizo sentir vergüenza. 

El Intestino Grueso: 
Tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales. 
El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida. ¿Qué es lo que se pierde si se deja ir? Tienen que fijarse de vuelta en el momento de la concepción, qué es lo que formó la actitud de la personalidad de esa persona.
Blog Widget by LinkWithin