lunes, diciembre 05, 2016 |

Equivocarse es humano, además de una oportunidad excepcional para crecer en humildad y darnos cuenta de que la vida es casi un ensayo continuo del que aprender. Ahora bien, también es de sabios el acompañar cada fallo, cada descuido y ofensa con un “perdóname”. Una virtud de unos “pocos” que “muchos” deberían poner en práctica. 

Ese mecanismo interno de autoevaluación mediante el cual darnos cuenta de que no hemos hecho lo correcto, está dominado muchas veces por un conocido inquilino llamado “ego”. De hecho, no hay peor carcoma que la de quien lejos de empatizar con la persona herida, se centra únicamente en la sutil pero feroz necesidad de proteger dicha dimensión. 

 Equivocarse es un defecto común, pedir perdón es una virtud que solo unos pocos practican. Por ello, considero noble a la persona que dispone de la madurez para decir “me equivoqué” y la valentía de pedirme perdón mirándome a los ojos. 

Si lo pensamos bien nos daremos cuenta de que usamos la palabra “perdón” casi a diario. Cuando tropezamos con alguien, cuando nos adelantamos en nuestras conversaciones y quitamos la palabra a un amigo. Sin embargo, son muy pocos quienes tras equivocarse en un ámbito más delicado y profundo de sus vidas, son capaces de dar el paso y desnudar su corazón con un “lo siento, no lo he hecho bien. Te pido perdón”. 

¿Por qué nos suele costar tanto? Te invitamos a reflexionar sobre ello.

Equivocarse, un factor humano

Todos nosotros somos maravillosamente falibles. Lejos de valorar el equívoco como algo negativo es necesario valorar el error en toda su trascendencia y detalle para ser capaces de inferir un aprendizaje. Porque el error no es más que una invitación directa a mejorar. 

Ahora bien, también sabemos que hay errores y errores. Hay veces en que las equivocaciones, como dijo James Joyce una vez, no son más que portales hacia el descubrimiento. La propia ciencia está llena de esas increíbles “serendipias” donde famosos científicos dieron con un hallazgo novedoso después de un error de lo más oportuno.

Fuente: La mente es maravillosa
viernes, diciembre 02, 2016 |
Cuántas veces habré llorado a escondidas sin saber que la vida me estaba haciendo un favor, sin entender que lo ocurrido no era el fin del mundo, sino el principio de algo mejor. Porque existir es reiniciarse una y otra vez, es cerrar una ventana para abrir una puerta mientras nos secamos las lágrimas por quien nunca las mereció. 

Albert Einstein solía decir que si había algo de lo que estaba agradecido, era a todas aquellas personas que a lo largo de su vida le habían dicho “no”. Cada una de las desilusiones sufridas por quienes se negaron a ayudarle en su momento, le permitieron más tarde encontrar ese motivante con el cual, aprender a hacer las cosas por sí solo. A ser más fuerte. 

Nadie sabe cuánto he llorado, ni todo lo que esas lágrimas me han enseñado. A día de hoy soy el resultado de cada uno de esos llantos silenciosos que he dejado escapar, y no por debilidad, sino por cansancio de ser fuerte… 

Hay veces en que sencillamente, no podemos más. El estrés emocional ocasionado por tantas decepciones. fracasos y por cada “no” encontrado en el camino, nos obliga a detenernos. Es entonces cuando aparece la indefensión y la clara sensación de que hemos perdido el control sobre nuestras vidas. 

Judith Orloff, psiquiatra y autora del libro “Libertad emocional, cómo dejar de ser víctimas de las emociones negativas”, nos dice que el primer paso para propiciar el equilibrio interior es el llanto. Después de las lágrimas llega la calma, y seguidamente, la claridad. Te invitamos a reflexionar sobre ello. 

Lo llorado por lo aprendido: el sufrimiento útil 

Es muy posible que si ahora mismo pudieras viajar a tu propio pasado, sintieras compasión de tu persona al verte llorar por razones que nunca valieron la pena. Todas esas lágrimas vertidas por quien nunca mereció nuestro afecto o por cada instante de angustia por un proyecto o sueño que nunca valió realmente la pena, son ahora recuerdos imborrables. Sueños rotos pero útiles a la vez, inscritos en esas nubes pasajeras de nuestros ciclos vitales. 

Ahora bien, cabe señalar que nadie llega a este mundo “enseñado” de fábrica. Las lágrimas son como ritos de paso que hemos de experimentar a la fuerza para seguir creciendo, para saber “quién sí y quién no”, para ponernos a prueba y medir nuestras fortalezas. 

En psicología se habla a menudo de lo que se conoce como “sufrimiento inútil”. Es un término que nos llama especialmente la atención y, lo creamos o no, aparece más de lo que pensamos. Hace referencia a esos momentos en los que, cuanto más somos conscientes de nuestro dolor, más nos perpetuamos en él. 

Ejemplos de ello serían esas relaciones de pareja tormentosas, donde lejos de poner fin para dejar de esperar lo imposible y liberarnos del dolor, caemos aún más hondo en sus arenas movedizas. Mientras el sufrimiento útil tiene un fin y nos permite soltar lastres para limpiarnos por dentro y aprender, el inútil, jamás dará paso al duelo, al cambio. Al crecimiento interior. 

Tras el dolor llega la oportunidad 

Es muy posible que hayas oído en numerosas ocasiones esa expresión de que “solo quien ha sufrido puede entender qué es la vida de verdad”. Cabe decir que esto no es del todo el cierto. La felicidad también enseña, también nos ofrece adecuados recursos. Ahora bien, la adversidad es a su vez ese cruce en el camino por el que la mayoría habremos de pasar alguna vez. 

Yo también he llorado por cebollas que no valían la pena, por sueños que se llevó el viento y por dulces deseos que se tornaron amargos… 

Cuando la crucemos, cuando experimentemos el dolor en alguna de sus formas, ya no seremos los mismos. Por ello, es necesario propiciar “un sufrimiento útil” del que hablábamos con anterioridad, ese que nos permita aprender a ser más hábiles, mejores estrategas con mentes resilientes y personas capaces de ver nuevas oportunidades. Porque aunque pensemos que la vida nos ha dado un “no” rotundo, a veces, no es más que un “espera un poco más”… 

Judith Orloff, en el libro de citado al inicio del artículo “Libertad emocional, cómo dejar de ser víctimas de las emociones negativas”, nos enseña que para poder ver las oportunidades en tiempos de oscuridad es necesario generar una adecuada calma interior. 

  • El desahogo emocional es un mecanismo adecuado y liberador para sosegar la mente y ver las cosas de otro modo. 
  • Una vez hemos llorado por esa decepción, por esa ruptura o ese fracaso, es necesario generar el cambio. Ahora bien, un error en el que caemos a menudo es en esperar a que ocurra algo a nuestro alrededor para encontrar entonces un motivante, un propósito que nos permita seguir avanzando para dejar atrás lo sucedido. 
  • No es este el enfoque. Lo más acertado es “ser nosotros mismos el propio cambio”. Lejos de esperarlo desde el exterior, hay que inducirlo desde el interior. Porque justo cuando uno deja de esperar y reacciona, la propia vida cambia. 

Al fin y al cabo, son en estos momentos de dificultad personal cuando descubrimos cuántas fortalezas se hallan en nuestro interior y todo lo que somos capaces de hacer. Porque aunque no lo creas, somos como los robles, que cuanto más les embiste el viento, más fuertes crecen.

miércoles, noviembre 30, 2016 |
El perdón es un proceso complejo que te exige poner en juego muchos de tus recursos emocionales. Difícilmente se produce en forma espontánea, especialmente si la herida ha sido profunda. Por eso es frecuente que sea muy difícil perdonar. Lo malo es que ese rencor puede terminar afectando seriamente tu salud y tu bienestar. 

A veces puede dar la sensación de que el dolor físico no tiene explicación. Pero no es así. No imaginas cuántos dolores en el cuerpo se ocasionan realmente en la mente y en las emociones. 

Los consultorios médicos permanecen atestados de personas que buscan alivio para esas dolencias y, la mayoría de las veces solo encuentran una receta que enmascara los síntomas. El problema es que, cuando la causa de unos síntomas no es evidente y estos en principio no son preocupantes, no se suelen destinar demasiados recursos a encontrar su origen. 

 “Enseñemos a perdonar; pero enseñemos también a no ofender. Sería más eficiente” –José Ingenieros– 

Todo aquello que está en la mente, repercute en el cuerpo. La razón es muy sencilla: prácticamente todo nuestro organismo está asociado con el sistema nervioso. Este, a su vez, es el encargado de percibir y procesar las emociones. Así, cuando las emociones y/o los pensamientos están alterados y no son procesados, se manifiestan de igual forma. 

Muchas veces lo hacen en forma de molestias o de dolor físico en alguna parte del cuerpo. Un dolor para el que no se identifica ninguna causa visible en ningún tipo de prueba que busque una alteración fisiológica. Algo que puede desesperar al paciente, pero también puede hacerlo con el médico si este no está familiarizado con las enfermedades funcionales.

El cuerpo y el perdón 

Los estudiosos del tema han podido establecer una clara relación entre el dolor físico y procesos emocionales, como el perdón. Hablamos del perdón porque se trata de uno de esos procesos emocionales complejos, que involucran emociones muy potentes y difíciles de digerir. Está relacionado con la ira, la tristeza, la paranoia y el rencor. Por eso puede causar graves daños emocionales, pero también manifestarse como dolor físico. 

El cuerpo grita lo que la palabra calla. No perdonar es vivir en el pasado, atados a un sentimiento que no evoluciona. Un rencor enmascarado que se estanca y se alimenta a sí mismo de una forma muy negativa. Algunos dicen que es como tener un carbón ardiendo entre las manos, a la espera del momento oportuno para arrojárselo a esa persona por la que se siente rencor. Es más el daño que hace a quien lo sostiene, que al otro. 

Existen determinados órganos del cuerpo que están especialmente relacionados con las huellas de un perdón que aún nos e ha producido. La garganta, el sistema respiratorio, el cuello, los tobillos, la espalda -entre otras- son zonas del cuerpo que, cuando duelen sin razón aparente, pueden indicar la existencia de un proceso de perdón que no se ha completado. 

El mapa del perdón en el cuerpo 

Es bueno que estés atento a esos dolores físicos que aparecen y desaparecen reiterativamente, sin que haya una razón específica para que así sea. Lo más probable es que se trate de emociones no resueltas, en particular, de un perdón que no se ha otorgado. Así habla tu cuerpo del perdón: 

  • Dolor e irritación de la garganta. El dolor de garganta está relacionado con palabras que no se han dicho, o con una incapacidad para expresar el dolor que surgió después de sufrir una afrenta. 
  • La gripe frecuente. Habla de lágrimas que no han sido lloradas, seguramente por orgullo, o porque hay tanta ira que impide reconocer el daño que nos han causado. 
  • El dolor en el cuello. Esta zona del cuerpo refleja la flexibilidad o inflexibilidad de una persona. Si el rencor se ha instalado en la vida, probablemente la región del cuello se verá muy afectada. El rencor es una pasión que induce a una fuerte tensión que se debe sostener por mucho tiempo y por eso termina afectando la musculatura del cuello. 
  • Los tobillos. Cuando no quieres abrir el camino hacia un proceso de perdón, es muy probable que tus tobillos lo reflejen. Es una articulación en la que se proyecta la capacidad de avance en la vida. Cuando sufren dolor, casi siempre es porque te has estancado en un sentimiento negativo. 
  • El dolor de espalda. En este caso lo que ocurre es que la ausencia de perdón se experimenta como una carga que se rechaza inconscientemente. El rencor origina un peso emocional que se traduce en dolor de espalda, especialmente en la zona media. Si el rencor está relacionado con temas de dinero, es más frecuente que se proyecte en la zona baja. 
  • Molestias en las rodillas. Frecuentemente están asociadas con la resistencia a doblegarse. Es el orgullo el que está dominando los actos. Se cree, consciente o inconscientemente, que perdonar es un acto de sometimiento. 
  • Los dientes y las encías. Estas partes del cuerpo están estrechamente ligadas con todo tipo de sentimientos agresivos. Cuando hay dificultad para expresar el enojo, lo más probable es que los dientes se resquebrajen o las encías se inflamen. Si la ira es mayor, los dientes tienden a perder su posición. 

El cuerpo es como un mapa en el que se puede seguir la ruta de esas emociones que están contenidas, que no han sido expresadas. No somos solo un organismo, o solo una mente. Mente y cuerpo están unidos, se complementan, se influyen mutuamente. Por eso, cuando hay dolor físico, siempre se debe reflexionar sobre el componente emocional que puede estar asociado.
lunes, noviembre 28, 2016 |
 La palabra astral, que comenzó a ser utilizada por alquimistas de la Edad Media, significa estelar, y nos da a entender que está referida, en relación al ser humano, a la luminosidad de su materia así denominada, parecida a la de una estrella. 

El estudio de este mundo o plano es uno de los más complejos, pero, afortunadamente, se ha avanzado mucho en él, se saben muchas cosas que, en su mayor parte, parecen haber sido comprobadas por personas ya tan evolucionadas que pueden ser tenidas como Guías o Maestros. 

Se dispone de la vista astral, también llamada vista de la cuarta dimensión debido a que, ciertamente, sus alcances sobrepasan los habituales de la vista que vamos a llamar "normal", o sea, la de la persona corriente. 

Los chakras o centros de fuerza también son conocidos, y además, de muy antiguo. También para verlos es preciso de la vista astral, y entonces se captan cosas que sólo pueden ser calificadas de maravillosas e incluso de portentosas. Tampoco es fácil estudiar los chakras. 

Sin embargo, siempre hay un sistema que lo facilita todo cuando el ser humano desea aprender; quiere decirse que lo desea personal e íntimamente, no que se le impone determinado aprendizaje. Quien desee verdaderamente aprender el tema del mundo astral y los chakras lo tiene, en realidad, muy fácil... la voluntad. 

Nada se aprende en profundidad en un instante. Ni siquiera las cosas sencillas. Todo proceso tiene un principio, una base, un abc que debe ser asimilado prioritariamente. Y es con la ampliación progresiva de conocimientos que el ser humano abandona las bajas y groseras esferas en las que suele habitar y llega, más pronto o más tarde, a alcanzar las más altas cimas de la noble condición de ser humano evolucionado "de hombre despierto". 

El camino empieza ahora®

Juan Narvaez
viernes, noviembre 25, 2016 |
 ¿Sabías que un paseo ligero activa tu cerebro y lo pone a trabajar?

Por Adrián Triglia
Psicólogo, publicista y escritor | Jefe de contenidos de Psicología y Mente

El ejercicio físico siempre ha estado asociado a la tonificación de los músculos, la quema de calorías y la prevención de enfermedades, pero lo cierto es que sus efectos positivos repercuten incluso en nuestra faceta psicológica. 

De hecho, buena parte de los beneficios de moverse y estirar los músculos tienen que ver con mejoras no ya en cómo nos sentimos, sino en el modo en el que pensamos. Y, aunque pueda parecer extraño, esto se nota incluso en modalidades de ejercicio tan sencillas como la rutina de caminar cada día. 

Algunos investigadores creen que caminar puede ser un buen recurso para ayudarnos a pensar de manera más creativa. Veamos por qué se ha llegado a esta conclusión. 

Caminar para liberar la mente 

Hay personas que, cuando pretenden concentrarse, en vez de permanecer inmóviles al estilo de la escultura de El Pensador se ponen a caminar de un lado a otro, aunque se encuentren en una habitación relativamente pequeña. 

Este hecho puede ser interpretado como una pista acerca de uno de los efectos de salir a dar un paseo: nos permite pensar con mayor claridad. Es algo que puede resultar sorprendente, ya que sería fácil imaginarse el efecto contrario, es decir, creer que pensar y caminar a la vez cuesta más al tratarse de dos tareas a las que tenemos que atender por separado. Sin embargo, esto no ocurre, porque la acción de caminar actúa como una especie de meditación. Esto es así por varios motivos. 


El círculo vicioso que atrapa nuestra atención 

El primer motivo es que caminar sirve para liberar tensiones. Además de ser útil para ejercitar buena parte de los grupos musculares más grandes del cuerpo humano, los paseos son una forma sencilla de reducir los niveles de estrés, algo que de por sí resulta positivo, ya que los periodos prolongados de exposición al estrés tienen un efecto negativo sobre nuestro sistema inmunológico. Pero además existe otra ventaja relacionada con el modo en el que caminar hace que gestionemos nuestra atención. En concreto, esta actividad hace que dejemos de pensar constantemente en cosas que producen ansiedad. 

Muchas veces, en el momento en el que hay algo en nuestro día a día que nos produce una cierta ansiedad o tristeza se produce en nosotros algo que en psicología se conoce como rumiación, es decir, una tendencia a llevar nuestros pensamientos hacia el origen de ese malestar de manera constante, lo cual en ocasiones hace que entremos en un círculo vicioso y que cada vez nos sintamos peor. La rumiación es una especie de vía de tren que guía constantemente nuestros pensamientos hacia lo que nos produce malestar, y por eso mismo se alimenta de la rutina. 

Cuanto más nos expongamos a estímulos que ya hemos experimentado antes, más probable será que el foco de nuestra atención vuelva a dirigirse hacia esas ideas o recuerdos que producen estrés, porque ya nos habremos acostumbrado a asociar todo lo que hagamos con los sentimientos negativos asociados a lo rutinario. 

Rompiendo con los caminos preestablecidos 

Caminar es una experiencia que nos permite "desenganchar" nuestra atención de esas vías por las que suele correr nuestro pensamiento porque, además de reducir el estrés a través de un ligero ejercicio físico, hace que nuestro pensamiento sea más espontáneo e improvisado al exponernos a ambientes cambiantes, novedosos. Y, con la percepción de situaciones novedosas, llega también la capacidad de pensar de manera más creativa. 

Además, como andar es una tarea muy sencilla que normalmente no cuesta realizar, no es necesario que nuestra atención quede muy focalizada en esta secuencia de movimientos. 

Caminar es lo suficientemente relevante como para hacer que nos olvidemos de los circuitos de pensamiento a los que estamos acostumbrados, pero a la vez es lo suficientemente simple como para dejar que nuestra atención pueda encontrar distracciones de manera espontánea. 

El proceso, resumido en sus puntos fundamentales, es el siguiente: 

  • El sedentarismo y la monotonía hacen que nuestro pensamiento se tope siempre con los mismos estímulos y las mismas referencias, las cuales nos conducen siempre a las mismas ideas y sensaciones, atrapándonos en un círculo vicioso. 
  • El ejercicio físico moderado relacionado con la acción de caminar hace que nos sintamos mejor, lo cual hace que sea menos probable que nuestra atención se quede focalizada siempre en nuestras preocupaciones, ya que cambia el modo en el que vemos el mundo. 
  • A su vez, el mundo al que miramos también cambia literalmente, porque nos mantenemos siempre en movimiento. Como resultado, pensamos de una manera espontánea y diferente, encontramos relaciones entre ideas y sensaciones que antes no se nos había ocurrido relacionar y empezamos a crear experiencias muy ligadas a este impulso creativo. 


Un sendero creativo a través de los árboles 

Ya hemos visto que caminar tiene beneficios psicológicos fáciles de encontrar en casi cualquier contexto, pero hay un tipo de ambiente que combina muy bien con esta actividad: los entornos naturales con vegetación. 

La calidad del aire de estos espacios, el encanto de este tipo de zonas y la ausencia de elementos que hacen referencia a nuestra rutina convierten las áreas naturales en un muy buen sitio al que ir para desconectar de todo y hacer que nuestra creatividad y espontaneidad imaginativa se pongan a trabajar.  
Como en un lugar de estas características es difícil que el cuerpo humano encuentre la incomodidad de los ruidos y la contaminación de las ciudades, es mucho más fácil que el nivel de estrés caiga de manera significativa, haciendo que el cerebro se vea con las manos libres para experimentar con el pensamiento y con la riqueza de estímulos que le llegan desde el entorno. La naturaleza es, casi siempre, el mejor lienzo.

miércoles, noviembre 23, 2016 |
 Es importante observar, que el desorden interno que existe actualmente dentro de los individuos que componen la sociedad, en conflicto con la integridad hacia ellos mismos. Baja coordinación, entre el pensamiento la acción y la palabra.
Podemos auto-observarnos para ver, que estamos actuando muy diferente a lo que pensamos, y muchas veces no somos conscientes de lo que decimos ni comprendemos el verdadero significado ni el poder de la palabra. 

Lo primero que necesitamos entender es que si no somos íntegros, correctos y fieles a nosotros mismos, no hay mucho que hacer, pues la mayoría de los problemas los ocasionamos nosotros mismos. Es importante ser íntegros y conocernos a nosotros mismos para comprender quienes somos realmente, y para ello debemos recurrir a una nueva forma de observarnos. 
Hemos estado sometidos a una educación que nos desinforma de quienes somos realmente, toda la historia y la ciencias, están situadas solo para hacer prevalecer el poder de unos pocos, despojando al conocimiento verdadero cultural y ancestral de a que hemos venimos realmente, el porque de nuestra existencia. 
Estamos sometidos a una educación lógica apagando el lado intuitivo y creativo, desequilibrandonos y limitándonos y desde esos limites vamos avanzando entre temores y mucho desorden emocional, ya que nos han suprimido alejado de comprender nuestras emociones y sentir las energía en nuestro cuerpo.. Esa ha sido la estrategia, desequilibrar nuestra verdadera percepción, racionalizando y conceptualizando limites integramos desde nuestra niñez. 

 Los sistemas y el poder que nos han ocultado, esta mostrando que vivimos en una realidad al-revés, fuera de valores y conceptos de humanidad. Nos proponen una sociedad con base en las familias y quedamos atrapados en un juego inconsciente y un inestable manejo emocional, Quien no se ha dado cuenta que, existen roles dentro de la familias que nos vinculan emocionalmente, ejerciendo de Verdugo, victima y salvador, haciendo girar en torno a los mismo problema no resueltos en el plano emocional. 
De forma inconsciente reemplazamos el amor por un modelo materialista de existencia, no es difícil darse cuenta que el matrimonio es un ritual que mezcla el patrimonio, lo tangible con lo algo emocional, "el amor." y lo que en realidad hace es una sociedad entre 2 personas, es decir firma un contrato que los vincula al modelo social propuesto, relegando al amor a un plano mas subjetivo y no tan relevante. 
Se dice que es la época de la gran ramera y la verdad que si vemos a nuestro al rededor, entre las familias podemos ver las pocas verdades del alma, extraviados dentro de las emociones. 
Es bueno comprender que el modelo que acompaña esta forma social de vincularnos y sociabilizarnos en familias grupos etc , es un modelo lleno de trampas que nos alejan de una profunda compresión en nosotros mismos, y nos orientan a una compresión externa y social. 

A un nivel estratégico mas profundo y orientado al subconsciente lo que sucede es que hemos perdido el equilibrio interior, es decir: No hacer, Sentir y Pensar lo mismo, lo que pensamos, y como actuamos muchas veces en dirección opuesta a lo que decimos, o incluso pensamos. Todo siempre muy influencia por valores y una ética social muy dañina para lo interno. 
Desde los programas de control nos implantaran limites y nos han orientado al escepticismo, y nos han querido hacer creer que somos pensadores racionales y personal productivas dejándonos incompletos desde nuestra base perceptible. Nuestros sistemas naturales de equilibrio y orientación de nuestras energías, físicas, mentales y emocionales están disociadas por ignorancia y poco comprensión y son la llave a verdadera salud. Nos han suprimido valiosa información de las energías del universo, los planetas y como se relaciona con el cuerpo físico.

Estar consciente que muchas veces pensamos cosas que no queríamos pensar, dice muy claro del poco control que tenemos de nuestro inconsciente, y es ahí donde estamos atrapados desde mucha mala información almacenada allí. Hay que comprender algunas cuestiones relacionadas con el inconsciente que es quien controla gran parte de nosotros y que no hemos tenido la oportunidad de darle la real importancia. Es como los átomos son los que crean la materia y son 99% espacio vacio, es decir creemos que lo que existe es la materia, pero no, en realidad hay mas espacio vació; los mismo seria decir, que en realidad somos inconscientes, pero el ego y el programa nos dice que somos conscientes. 

Hay algo claro hay que observar de nuestro inconsciente, no hay control de nosotros y de nuestros sentimientos, cuantas veces escuchamos : "Para que hice eso, o aquello, o porque dije eso.? o porque pienso eso?. 

Hay poco control y muy mala sincronización de nuestros actos y pensamientos y estamos luchando por tratar de mantenerlos alineados. Una frase muy sabia dice: "SI logras hacer el 10 % de lo que dices, llegaras muy lejos"; y con ello podríamos concluir, en que el cambio debe venir y debe ser ejecutado a un nivel profundo e inconsciente, por lo que el camino a despertar nos llevara a conocernos a nosotros mismos, desde la verdad y desde lo profundo, alejado del ego y las trampas de la mente y sobre todo sanar nuestros pensamientos. 

El equilibrio necesario que necesitamos experimentar todos vendrá desde lo interno, el centro el corazón, es ahi donde nace la creación, dentro cada uno. 
Debemos conocernos a nosotros mismos para amarnos y construir en este plano de existencia el cambio que esperamos y que asombrosamente ha estado profetizado por antiguas culturas, sabias y dominadoras de ciencias y el manejo de cíclos astrologicos y el cual se iniciaría en esta época de existencia. La humanidad esta llamada a iniciar una era dorada, donde el humano se transforme desde un proceso evolutivo y consciente de si mismo. 

lunes, noviembre 21, 2016 |
Si tu vida es un mar de conflictos; eres presa de las emociones, te lamentas por lo que hubiera podido ser y te quejas por lo que es; sientes un gran vacío, dolor y sufrimiento interno, entonces probablemente vives atormentado por el resentimiento, el odio, el rencor, ira hacia la vida, hacia Dios, hacia tus semejantes, o hacia ti mismo. 

Prepárate a descubrir la verdad en tu propia mente en donde se construye momento a momento infierno o paraíso; esclavitud o libertad; resentimiento o perdón. La influencia que ejerce el resentimiento y el perdón sobre los estados mentales, y estos sobre la realidad exterior. 

El rencor, el odio, el coraje, son como enfermedades que carcomen, marcan y destilan su ponzoña por años, amargan la existencia, provocan dolor, frustración y acaban con las ganas de vivir. 

No existe nada ni nadie que pueda resarcir el dolor ocasionado en el pasado; el pasado no puede ser cambiado. Ningún tipo de venganza o retribución podrá subsanar los momentos de tristeza y desolación que vivimos, lo mal que nos sentimos. Al esperar una disculpa, que se acepte el error; nada de eso cambiarán los hechos, lo ocurrido en el pasado, sólo estaremos queriendo alimentar nuestra sed de justicia mal enfocada. 

La falta de perdón te ata a las personas desde el resentimiento. Te tiene encadenado.

Guardar resentimientos, odios, rencores y envidias, es como tomar veneno y esperar que otra persona muera.

¿Que es el perdón? Entre el perdón y el olvido. . . . . .

Perdonar es un acto de amor, un gesto de bondad, de generosidad; es no guardar rencor, no sentir odio, no tener coraje ni desear mal a nadie. Es poder ofrecer a los demás el amor que ellos no esperan o que no son capaces de dar. 

El rencor y todos los sentimientos y pensamientos negativos, son el veneno y el único antídoto que existe es el perdón. Al perdonar, soltamos nuestra pesada carga, es una liberación, haciendo que nos sintamos mas ligeros en este viaje llamado vida. 

Perdonar es una decisión que tomamos, sin que el ofensor este presente. Si la ofensa es antigua, pero sigue doliendo, estamos polarizados en el pasado y no vivimos en el presente, porque no hemos cerrado ese circulo. 

El perdón es curativo. No debemos condenar a quien nos ofendió, ni juzgarlo, sino pedir por el para que encuentre su camino, la luz y el amor que tanta falta le hace 

El perdón se opone en apariencia a la justicia. Esto nos lleva a persistir en la ira, castigando a los demás una y otra vez en nuestros pensamientos por el dolor que nos han causado. 

El que quiera olvidar lo que le han hecho descubrirá que no puede. Los pensamientos y heridas vuelven de vez en cuando. La curación no puede empezar hasta que se perdona. 

El perdón es una expresión de amor. El perdón libera de ataduras que amargan el alma y enferman el cuerpo. 

Dejar atrás el pasado; Rechazar todo pensamiento vengativo.

Muchos de nuestros intentos de perdón fracasan pues confundimos esencialmente lo que es perdonar y nos resistimos ante la posibilidad de empequeñecer los eventos ocurridos u olvidarlos. El perdón no es olvidar lo que nos ocurrió No significa excusar o justificar un determinado evento o mal comportamiento. No es aceptar lo ocurrido con resignación. No es negar el dolor. No es minimizar los eventos ocurridos. 

Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo. 

Creemos erradamente que el perdón debe de conducirnos inexorablemente a la reconciliación con el agresor. Pensamos que perdonar es hacernos íntimos amigos de nuestro agresor y por tal motivo lo rechazamos. 

El orgullo, la soberbia, la autocompasión y el deseo de venganza, impiden comprender la importancia de perdonar. Pagar mal con mal, solo trae mas carga negativa a nuestra vida.

El perdón se debe de realizar "sin expectativas" sin esperar que nada suceda. Si esperamos que el agresor acepte su error, estaremos esperando en vano y gastando nuestro tiempo y nuestras energías en una disculpa que jamás llegará. Si estamos esperando esta reacción, luego de haber perdonado, pues realmente no perdonamos de corazón pues seguimos esperando una retribución, un resarcimiento. Seguimos anclados en el problema, en el ayer, queriendo que nos paguen por nuestro dolor. 

No esperes a tener deseos de perdonat. Jamás los tendrás. Toma la difícil decisión de perdonar aunque no te apetezca. Una vez que decidas perdonar, perderá poder sobre ti, y el toque sanador tendrá libertad para actuar. 

Tenemos miedo al dolor, y esto nos lleva a enterrar las emociones muy adentro. Dejemos que salgan a la superficie para que pueda empezar a sanar el daño emocional. 

Sin perdón hay dolor, rencor, resentimiento y amargura.

Tipos de perdón
1. Perdónate a ti mismo.
Desilusión de nosotros.
Actitudes y hechos que nos avergüenzan.
Necesitamos del perdón personal.

Perdón por cometer errores.
No traje instructivo al nacer. 2

¿Te equivocaste?
Bienvenido al planeta tierra. Perdonarte a ti mismo es aceptar con humildad tu condición de ser humano. Reconoce que no eres perfecto; comienza a mejorar. En este mundo lleno de injusticias serás libre y feliz si cruzas la barrera del perdón. 

2. Perdona a los demás
Las heridas duelen. Pero “la mejor venganza es el perdón”. Concede el perdón de corazón ¡Serás libre para siempre! Cuando no perdonas te haces más daño. Quien te ofende no percibe tus sentimientos. 

El mediocre puede ser violento, matar, abusar, pero no posee el don de perdonar. Sólo los valientes, los sabios, los humildes, perdonan. 

3. Perdona a Dios Pensamos que ciertas tragedias, injusticias y el dolor que existe es porque Dios lo permite. Nuestra mente, a veces, es demasiado pequeña para comprender la magnitud de algunas cosas. Dios solo quiere lo mejor para ti. 

4. El perdón de Dios Dios, compasivo y misericordioso, nos perdona siempre. 
Experimenta hoy, de manera nueva, su misericordia, su perdón. Experimenta su amor y ternura de Padre. Y comprométete a amar y a perdonar. 

El perdón es la reconciliación plena sin pedir explicaciones ni exigir nada. Dios siempre nos espera y nos perdona; por más que nos alejemos de Él, por más que nos perdemos en las cosas del mundo Él tiene la esperanza que volvamos a Él 

El perdón es imprescindible para la mente, la conciencia y el corazón sanos. Es la clave para la libertad interior. 

No hay que esperar que la persona que nos agredió cambie o modifique su conducta pues lo más probables es que ésta persona no cambie y a veces sea peor. 

EL PERDÓN ES ÚNICAMENTE PARA TI Y PARA NADIE MÁS. 

La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza tus recursos emocionales. El perdón es una declaración que podemos y debemos renovar a diario. Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas. 

Perdona para que puedas ser perdonado. Recuerda que con la vara que mides, serás medido Que la lección ya se encuentra aprendida y que hemos logrado vencer las circunstancias negativas que nos tocaron vivir. 

Cualquier razón que tengas en el alma, en el corazón, para encontrarte resentido con la vida, con tus semejantes, con Dios o contigo mismo, VALORALO en este momento. Ponlo en la balanzas y preguntate si vale la pena seguir abrevando del pasado para fortalecer tu rencor y cargando con ello. La alternativa es muy clara: INFIERNO O LIBERTAD RESENTIMIENTO O PERDÓN 

Sanación por el perdón 
Perdonar para sanar Sanar para perdonar 

Si tus pensamientos son de odio, resentimiento o desamor, Tus pensamientos, tus obras y tu vida serán de infierno, caos y destrucción 

Tu eres el constructor o el destructor de tu propia vida 

Y ahora: Sonríe Agradece Abraza la vida Transforma la fuerza del resentimiento Usa la magia del perdón y SÉ FELIZ Hemec
lunes, noviembre 14, 2016 |
En un extenso estudio mundial publicado en la revista Circulation, de la American Heart Association, se observó que las personas emocionalmente alteradas aumentaron más de dos veces el riesgo de sufrir síntomas de infarto cardíaco durante la primera hora del enfado. 

 De igual forma se puede indicar para el esfuerzo físico intenso, que eleva el riesgo de ataque al corazón por un lapso hasta de una hora luego de realizado. Y el riesgo se triplica para aquellos que se enfadaron o se alteraron emocionalmente y de manera simultánea, realizaron un intenso esfuerzo físico. 

Para la investigación, a 12.461 pacientes de 52 países que presentaron un ataque cardíaco por primera vez, se les consultó sobre si tuvieron alguna de las situaciones desencadenantes mencionadas durante una hora antes de su infarto al corazón, o el día anterior. 

 Estas situaciones o factores que pueden desencadenar un ataque cardíaco (como el enfado y el esfuerzo físico) parecían elevar de manera independiente el riesgo, más allá del que se plantea generalmente por otros factores como la obesidad, la edad, la hipertensión arterial, el tabaquismo y otros problemas. 

 “Ambos disparadores -emocionales y físicos intensos- pueden elevar la frecuencia cardíaca y la presión arterial, alterando la circulación de sangre a través de los vasos sanguíneos y disminuyendo el abastecimiento de sangre al corazón” afirmó el Dr. Andrew Smyth, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de McMaster, en Canadá. 

 “Esto es importante particularmente en los vasos sanguíneos que ya están estrechos debido a la formación de placa, que podría obstruir el flujo de sangre y originar un ataque al corazón” agrega Smyth. 

 “Practicar actividad física con regularidad tiene múltiples beneficios para la salud, además de ayudar a prevenir enfermedades del corazón -manifestó Smyth- por lo que recomendamos que se continúe haciendo. Sin embargo, sugerimos a las personas que están enfadadas y desean hacer ejercicio para despejar su mente, que no vayan más allá de su rutina normal”. 

 Estos factores desencadenantes mostraron su efecto de igual forma en todos los países y grupos étnicos analizados. 

 “Las personas que están en peligro de sufrir un ataque cardíaco deben procurar no tener situaciones que impliquen emociones fuertes”, aseguró Barry Jacobs, miembro del Programa de Residencia de Medicina Familiar Crozer-Keystone en Springfield, Pensilvania. “Una forma de enfrentar los altibajos emocionales es a través del apoyo familiar y hablando con otras personas que viven en condiciones similares”, agregó. 

 Por último, Jacobs analizó que “este estudio aporta más información que comprueba la importante relación que existe entre la mente y el cuerpo”. 

 Causa principal de muerte 

Las enfermedades cardiovasculares representan actualmente la principal causa de muerte en todo el mundo. Según datos estimados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares fueron responsables, sólo en 2012, de alrededor de 17,5 millones de muertes, lo cual representa un 31% de todas las muertes registradas en el mundo.

jueves, noviembre 10, 2016 |
Un verdadero Guerrero de la Luz gana las batallas sin usar armas, sin quitar la vida a otro ser.

No eres Dios ni juez divino. Lo que pase por tu mente viene hacia ti. Cuidado con lo que piensas. 

No te confundas, todo es justo y en equilibrio en el Universo. Ninguna misión del bien será acabar con vidas humanas. 

Si por tu mente ha pasado quitar la vida a alguien, ya has matado ya que las acciones son de pensamiento, palabra y acción. 

No te llames ser de Luz si tus pensamientos no están en sintonía con la vida.

Vigila tus pensamientos y palabras  

Image and video hosting by TinyPic
martes, noviembre 08, 2016 |
El éxito y los logros en la vida dependen de nuestras elecciones. Elige con conciencia y encontrarás el camino. 

Anhelas conocer que pasará mañana? Acaso sabes que pasa ahora? Mañana no existe asi como tampoco ayer, lo único real es ahora. 

Mente vacía es oficina de la oscuridad. 

Si no tienes las agallas de emprender algo, haz el favor de cerrar tu boca antes de criticar a quien tiene el valor de hacerlo. 

Tu misión en esta vida puede durar décadas, meses, semanas, días o tan solo un segundo. 

Aun cuando veas al cielo oscuro y cubierto de nubes, el sol sigue estando presente. Aprende de él que sin clima a favor es constante.
miércoles, octubre 26, 2016 |
Tú te beneficias enormemente cuando decides perdonar y lo mismo ocurre con todos a tu alrededor. Ya sea que necesites perdonar a los demás, o la necesidad de perdonarte a tí mismo, al hacerlo te libera del pasado y te permite cumplir con tu verdadero potencial. El perdón permite liberarte de las creencias y actitudes limitantes. Liberar tus energías mentales y emocionales para que puedas aplicarlas a la creación de una vida mejor. 

El perdón te ayuda a alcanzar incluso tus metas más prácticas e inmediatas. Tal vez quieras un trabajo mejor, para ganar más dinero, tener mejores relaciones, o vivir en un lugar mas agradable. El perdón te ayuda a lograr todo eso. Si no has perdonado entonces, una parte de tu energía de vida interior está atrapada en el resentimiento, la ira, el dolor o el sufrimiento de algún tipo. Esta energía vital atrapada te limitará. Es como tratar de montar en bicicleta con los frenos parcialmente puestos todo el tiempo. Te hace mas lento, te frustra y hace que sea difícil
avanzar.

Las decisiones que tomes y las cosas que son posibles todas serán influenciadas por las formas en las que no has perdonado. A medida que aprendas a perdonar la energía que estaba yendo hacia pensamientos y sentimientos tristes consigue liberarse y puede fluir a crear la vida que deseas en lugar de limitarte, o crear mas sufrimiento.
miércoles, octubre 19, 2016 |

EL PORTERO DEL PROSTIBULO

No había en el pueblo peor oficio que el de portero del prostíbulo.

Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre?

De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio.

Un día, se hizo cargo del prostíbulo un joven con inquietudes, creativo y emprendedor, que decidió modernizar el negocio. Hizo cambios y citó al personal para darle nuevas instrucciones. Al portero, le dijo:

A partir de hoy usted, además de estar en la puerta, va a preparar un reporte semanal donde registrará la cantidad de personas que entran y sus comentarios y recomendaciones sobre el servicio.

-Me encantaría satisfacerlo, señor - balbuceó - pero yo no sé leer ni escribir.
-¡Ah! ¡Cuánto lo siento!, entonces ya no podrá seguir trabajando aqui.

-Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida.
-Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Le vamos a dar una indemnización hasta que encuentre otra cosa. Lo siento y que tenga suerte.

Sin más, se dio vuelta y se fue. El portero sintió que el mundo se derrumbaba. ¿Qué hacer? Recordó que en el prostíbulo, cuando se rompía una silla o se arruinaba una mesa, él lograba hacer un arreglo sencillo y provisorio.

Pensó que ésta podría ser una ocupación transitoria hasta conseguir un empleo. Pero sólo contaba con unos clavos oxidados y una tenaza derruída.

Usaría parte del dinero de la indemnización para comprar una caja de herramientas completa. Como en el pueblo no había una ferretería, debía viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra.

Y emprendió la marcha.

A su regreso, su vecino llamó a su puerta:
-Vengo a preguntarle si tiene un martillo para prestarme.
-Sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar. . .

como me quedé sin empleo. . .
-Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano.
-Está bien.

A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta. Mire, yo todavía necesito el martillo.
-¿Por qué no me lo vende?
--No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería está a dos días de mula.

-Hagamos un trato -dijo el vecino.

Yo le pagaré los días de ida y vuelta más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?.

Realmente, esto le daba trabajo por cuatro días. . .

Aceptó. Volvió a montar su mula.

A su regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa.

-Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo. . .

Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje, más una pequeña ganancia;

no dispongo de tiempo para el viaje.

El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel.

Le pagó y se fue.

Recordaba las palabras escuchadas:
"No dispongo de cuatro días para compras".

Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara para traer herramientas. En el viaje siguiente arriesgó un poco más de dinero trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo en viajes.

La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.

Alquiló un galpón para almacenar las herramientas y algunas semanas después, con una vidriera, el galpón se transformó en la primera ferretería del pueblo.

Todos estaban contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, los fabricantes le enviaban sus pedidos. Él era un buen cliente. Con el tiempo, las comunidades cercanas preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.

Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricarle las cabezas de los martillos.

Y luego, ¿por qué no? Las tenazas. . . y las pinzas. . . y los cinceles.

Y luego fueron los clavos y los tornillos. . .

En diez años, aquel hombre se transformó, con su trabajo,

en un millonario fabricante de herramientas.

Un día decidió donar una escuela a su pueblo.

En ella, además de aprender a leer y escribir, se enseñarían las artes y oficios más prácticos de la época.

En el acto de inauguración de la escuela, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad, lo abrazó y le dijo:
-Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de esta nueva escuela.

-El honor sería para mí - dijo el hombre.

Nada me gustaría más que firmar allí,

pero yo no sé leer ni escribir; soy analfabeto.

-¿Usted? - dijo el Alcalde, que no alcanzaba a creer

- ¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir?

Estoy asombrado. Me pregunto,

¿qué hubiera sido de usted si hubiera sabido leer y escribir?

-Yo se lo puedo contestar

- respondió el hombre con calma -.

Si yo hubiera sabido leer y escribir...

todavia sería el portero del prostíbulo! . . .
Generalmente los cambios son vistos como adversidades.

Las adversidades encierran bendiciones.

Las crisis están llenas de oportunidades.

"UNA PATADA SIEMPRE ES UN PASO ADELANTE"...Recuerdalo!
lunes, octubre 17, 2016 |
"Había una vez un árabe que viajaba de noche. Sus esclavos, a la hora del descanso, se encontraron que no tenían mas de 19 estacas para atar a sus 20 camellos .

Cuando consultaron al amo, éste les dijo :"Simulen que clavan una estaca.

Cuando llegan al camello número 20 creerá que esta atado."

Así lo hicieron efectivamente, y a la mañana siguiente todos los camellos estaban en su sitio, y el numero 20, al lado de lo que se imaginaba, sin moverse de allí. Al desatarlos para marcharse, todos se pusieron en movimiento menos el numero 20 que seguía quieto sin moverse .

Entonces el amo dijo:
"Hagan el gesto de desatar la estaca de la cuerda, pues el tonto aún se cree atado".

Así lo hicieron, y el camello entonces se paró y se puso a caminar con los demás.

¿Cuáles son las falsas ataduras que te impiden ser tú mismo?

¿Habrá otros que te amarran a tu in-autenticidad por la cual no aspiras ser tú mismo? Y,

¿por qué no tratar de aprovechar al máximo tus inmensas potencialidades aspirando ser tú mismo?

¡Decídete a cambiar y a progresar para que NO se aplique el cuento del camello a tí mismo!

Enviado por Fernando Alvarez
viernes, septiembre 23, 2016 |

Las 12 leyes del Karma ¿Existe una máxima que debería ser la base de las acciones que uno toma a lo largo de su vida? 

Seguramente es la máxima de la compasión: no hagas a otros lo que no quieras que te hagan a ti. Confucio 

El Karma es el juez de nuestros actos, es la energía transcendente e invisible que se deriva de nuestros comportamientos y que va acumulando consecuencias y pagos conforme a ellos. El Karma simplemente nos dice que las fuerzas que pusimos en movimiento hace diez minutos o hace diez vidas volverán a nosotros. 

Íntimamente ligado a las reencarnaciones venideras, se convierte en la energía que usaremos para limpiar el alma hasta que alcancemos la perfección. Mientras que el karma simboliza la responsabilidad y el pago por nuestras acciones, la reencarnación nos ofrece la oportunidad de seguir avanzando
Según esto, nosotros tenemos la libertad de comportarnos como queramos desde la primera encarnación y, en consecuencia, acumularemos esta energía. La creación de karma bueno y malo e intencional o no intencional dictará lo que tenemos que enfrentar y resolver en la vida. Nuestra primera meta es aprender, a través de la experiencia, a ser mejores. 

Así, la Ley del karma no da lugar a la casualidad y en ella encierra 12 leyes que dictaminarán cómo responderemos por nuestras acciones, pensamientos y sentimientos: 

1. LA GRAN LEY o la ley de causa y efecto: hemos crecido con esta ley muy presente aunque no lo sepamos, simplemente nos dice que lo que sembramos es lo que cosecharemos. Lo que ponemos en el Universo es lo que vuelve a nosotros. La energía negativa enviada a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente, si siembras vientos recogerás tempestades. El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestros sufrimientos. 

2. LEY DE LA CREACIÓN: la vida requiere de participemos de ella. Somos uno con el universo dentro y fuera, somos parte de la corriente de nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de ciclos naturales. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior. Crea las opciones que quieras tener en tu vida. 

3. LEY DE LA HUMILDAD: lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo. Si ante alguien o algo solamente ves a un enemigo o algo negativo, entonces no estás en un nivel superior de existencia. Cumplir esta ley significa aceptar sin entrar a valorar la superioridad. 

4. LEY DEL CRECIMIENTO: donde quiera que vayas, siempre estarás tú. Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. 
Solo tendremos control sobre nosotros mismos en nuestra vida. Si procuramos cambiar nuestro interior nuestra vida también cambiará, esto ha de hacerse con cuidado para que redunde en un beneficio kármico, no faltes de amor a ti mismo. 

5. LEY DE RESPONSABILIDAD: cada vez que algo malo sucede, hay algo mal en ti. Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; es importantísimo asumir la responsabilidad de lo que en tu vida está presente. 

6. LEY DE LA CONEXIÓN: Incluso si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Cada paso lleva al siguiente paso y así sucesivamente. Alguien hará el trabajo inicial para que alguien obtenga algo. Ni el primer ni el último paso son más o menos importantes porque ambos son necesarios para realizar la tarea. Todos estamos conectados en pasado, presente y futuro. 

7. LEY DEL ENFOQUE: No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo. Tienes que ir subiendo peldaño por peldaño. Cuando perdemos el norte en nuestra brújula despertamos a la inseguridad y a la ira. 

8. LEY DEL DAR Y DE LA HOSPITALIDAD: Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad. Da y otorga para poder poner en práctica lo que has aprendido. 

9. LEY DEL AQUÍ Y AHORA: Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora. Los viejos pensamientos, hábitos y sueños son los que nos impiden renovar nuestro alma. 

10. LEY DEL CAMBIO: La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino. 

 11. LEY DE LA PACIENCIA Y LA RECOMPENSA: todas las recompensas requieren de un esfuerzo inicial. La mayor gratificación es la que demanda más dedicación, paciencia y persistencia. Amar nuestro sitio en el mundo recompensará nuestro esfuerzo a su debido tiempo, justo cuando hayamos aprendido la importancia de estos valores. 

12. LEY DE LA IMPORTANCIA E INSPIRACIÓN: el valor de algo es el resultado directo de la energía y la intención que se pone en él. Cada contribución personal es también una contribución a la totalidad. Las contribuciones mediocres no tienen ningún impacto en la totalidad, son tan comunes que se anulan entre ellas. Pon todo tu corazón en cada acto para que obtenga el valor necesario

Creas o no en la filosofía kármica, lo cierto es que a veces parece que de lo único que podemos estar seguros es de que la primavera o el invierno volverán pero, en verdad, como dijo Voltaire, “no es más sorprendente nacer dos veces y no una; pues todo en la naturaleza es resurrección”. 
miércoles, septiembre 21, 2016 |
El karma es una ley universal, que se encarga de crear equilibrio entre todas nuestras acciones de las vidas pasadas. La función que cumple no es como algunos pien…san que es crear castigo, sino crear experiencias donde el alma pueda desarrollarse y avanzar, en definitiva, el karma trabaja para nuestro aprendizaje.
Cuando el alma cumple su aprendizaje, a través de todas las vidas que ha tenido y experimentando todas las situaciones posibles, el ser humano encuentra su evolución, y “despierta” entre tanta mentira, encontrando la grandeza de su ser, se convierte en un Ser Iluminado.
Antes del “despertar” y alcanzar la iluminación, va experimentando una serie de situaciones difíciles, donde va pagando todas sus deudas karmicas.
Las deudas karmicas no se van pagando simplemente por sufrir, sino cuando aprendemos realmente la lección que veníamos a aprender. Por eso, algunas personas experimentan una y otra vez que les ocurre la misma desgracia, pensando que es fruto de su mala suerte.
Es importante comprender que todo ocurre por alguna razón, y que siempre hay un aprendizaje escondido. Son precisamente aquellas situaciones difíciles que hemos vivido las que nos muestran de alguna manera, acciones negativas que hemos realizado en alguna vida interior. Como también, existen los maestros disfrazados que vienen a recordarnos aquellas malas acciones que aún no hemos pagado o resuelto.
Ahora lo importante es que si nosotros admitimos la teoría de que es probable que nuestros problemas actuales puedan tener su origen en vidas anteriores, podremos pensar que hemos elegido nuestras circunstancias actuales para resolver dichos problemas, muchas personas se equivocan cuando creen que el hecho de admitir unas circunstancias dolorosas como herencia KÁRMICA, se debe a que merecen la desgracia que les ha tocado, estas personas deducen que han hecho algo terrible en sus pasados KÁRMICOS, y que han sido malos, por lo que ahora han de sufrir los castigos KÁRMICOS, y tal vez acaben por sentir una gran culpa y resignación KÁRMICAS.

No deja de ser una ironía el hecho de que con frecuencia la causa KÁRMICA del dolor experimentado en la vida actual, es una acción terrible del pasado, sino un sentimiento de culpabilidad, que no está justificado a una resignación excesiva ante el sufrimiento personal.
El hecho de trabajar constructivamente con la reencarnación implica considerar que las circunstancias adversas, o cualquier clase de circunstancias son oportunidades para solucionar problemas, que tal vez existen desde hace mucho tiempo.
Normalmente resolver un problema equivale a aprender una lección, trabajar con la reencarnación es trabajar con el KARMA dentro de una vida: ¿Es posible resolver un problema?, ¿Es posible elegir?, ¿Ya sea consciente o subconscientemente?.
Por lo general si se hace consciente es mucho más rápido, si somos conscientes de la reencarnación no necesitamos esperar cientos de años de años para resolver algo a nivel subconsciente, podemos optar por tomar conciencia de ello y a continuación trabajarlo.
A veces para resolver un problema solo necesitamos darnos cuenta de que podría ser de naturaleza KÁRMICA, ello deshace el misterio y elimina la confusión, de ese modo uno queda en libertad para hacerle frente desde un punto de vista práctico, en lugar de decir es un problema extraño que parece no tener ninguna causa, podemos decir sencillamente este problema parece tener sus orígenes en otra vida.


Las relaciones kármicas son deudas que adquirimos de otra u otras vidas con aquellos que no actuamos de acuerdo a las leyes divinas, las cuales AMAR Y PERDONAR son las principales lecciones a entregar y aprender. Antes de nacer nuestra alma elige con quien encontrarnos de nuevo para tener la oportunidad de poder reparar el daño que les causamos, y con ello poder evolucionar espiritualmente.
Esta deudas tanto las podemos tener, con nuestra pareja, como con nuestros padres hermanos e incluso amigos o compañeros de trabajo.
La herencia KÁRMICA no es irrevocable, cualquier idea preconcebida en el sentido de que el KARMA es algo con lo que uno a de cargar, o tiene que ser resuelto de un modo doloroso, no es adecuada ni exacta.


Los maestros disfrazados son aquellas personas con las que más problemas estamos teniendo en esta vida. Estas personas suelen ponerte la vida muy difícil, puede ser un familiar, un amigo o un jefe, el caso es que siempre te preguntarás por qué esta persona te hace la vida tan difícil, y es entonces cuando debes comprender la ley del karma.
Esta persona viene a mostrarte algo que no has solucionado o pagado aún de una vida pasada. Puede ser que esa persona te esté tratando mal, no se trata de que aceptes que te deba tratar mal y así pagues tu deuda karmatica, sino de que busques y comprendas de dónde te viene la repetición de esa situacion dolorosa o molesta y asi lo sanes con el perdón y amor incondicional.
Muchas veces pasa que en el momento que empiezas a dar a esta persona sin esperar nada a cambio, es cuando empiezas a generar lo que se llama Darma.
Existen terapias como los Registros Akashicos, regresiones a vidas pasadas, oraciones para transmutar el karma, etc; dónde una persona profesional y debidamente formada en estas especialidades puedan abrir tus registros de vidas pasadas y así darte una explicación detallada de lo que has venido a saldar en esta vida con ciertas personas o situaciones especificas.
También existen maneras de ir pagando tu karma sin necesidad de sufrir, aunque habrá determinadas situaciones que hasta que no las aprendas y perdones de corazón a ti y los demás involucrados no podrás vencerlas

CONFLICTOS DE OTRAS VIDAS.

Cuando se trata de problemas kármicos, hay que hacer una aclaración. El hecho de identificar la raíz de un conflicto en una vida pasada no es razón para lamentarse de esa suerte y creer que el problema no tiene solución.
Si los errores de otras vidas lo están perturbando en la actualidad, piense que usted ha elegido las circunstancias de hoy para enmendarlos.
No se equivoque. Una herencia kármica no implica que merece la desgracia que le ha tocado. Si usted aprende a identificar esa deuda y trabaja en esta vida para saldarla, superará todos los inconvenientes que le afectan.

LOS 8 SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES.
1- Miedos o fobias irracionales, cuyo origen no puede explicarse por ningún acontecimiento de la vida actual.
2- Sentimientos de culpa permanentes, exceso de consideración hacia la sensibilidad de los demás, postergación de los propios deseos en beneficio de los deseos del otro.
3- Problemas sexuales o fantasías sexuales repetidas que parecen inexplicables. En sí mismas las fantasías no son un problema, pero si son demasiado reales y perturban su relación de pareja, puede tratarse de un recuerdo kármico.
4- Prejuicios que parecen ilógicos o incluso irracionales dentro del marco de referencia de la moralidad imperante en la actualidad.
5- Problemas laborales por la imposibilidad de adaptarse a los adelantos tecnológicos y a la forma de trabajo.
6-Problemas de identidad. Dudas sobre quién es uno realmente. Sensación de que se es un impostor en todos los planos de la vida.
7- Hipocondría y miedo a la muerte que no pueden explicarse por experiencias de la vida actual. El recordar, aunque sea vagamente, que uno muere en otro tiempo, puede ser la causa de una neurosis de origen kármico.  La forma de muerte pasada es determinante de una gran variedad de fobias (miedo al fuego, vértigo, claustrofobia, miedo al agua, etc).
8- Relaciones difíciles, sin explicación. Muchas relaciones importantes de esta vida han sido entabladas en vidas anteriores. Los sujetos de tales relaciones kármicas suelen ser familiares, amigos, amantes, compañeros de trabajo, etc…Lo más probable, es que se deba resolver una situación pasada con cada uno de ellos. Esos vínculos son bidireccionales. Se trata de acuerdos en el que participan dos individuos a la vez y con fines bien definidos.

SALDAR CUENTAS CON EL PASADO.

Una manera de liberar el karma puede ser la apertura y limpieza de los chakras.
Otro método es la regresión a vidas pasadas, así como la psicoterapia, etc. Pero el hecho de detectar problemas y el cambio de actitud que eso genera, ya es un paso fundamental para debilitar el karma y comenzar a disolverlo.
– Cultivar el buen humor, la amabilidad y confortar a quienes se nos acerquen.
– Ver en los niños verdaderos instrumentos de Dios y jamás herirlos en forma física o verbal.
– Compartir lo poco o mucho que se tenga, en la seguridad de que la Ley de Providencia jamás permitirá que le falte nada.
– Perdonar a quienes lo ofenden, hieren o maltratan, entendiendo que son personas que se cruzaron en su camino para acelerar el pago de sus deudas kármicas.
– Respetarse a sí mismo, cuidando el cuerpo y buscando compañías y diversiones que alegren el espíritu.
– No evitar ningún inconveniente, sino tratar de enfrentarlo con la mayor humildad posible y sabiendo que dará lo mejor de sí para resolverlo.
lunes, septiembre 19, 2016 |
Hoy aprendí que el Amor cuando no es correspondido de manera plena es como sembrar rosales en la arena. 
Aprendí que la mejor manera de avanzar, es dejar ir el pasado soltandolas amarras que te mantienen atado. 
Aprendí, que saber perdonar es lo mas grande que hay, y dar las gracias es un signo de humildad. 
Aprendí que quien lucha puede perder, pero el que no lucha esta perdido!!! 

Hoy aprendí que la vida pasa mas rápido de lo que pensamos y que si realmente queremos buscar nuestra felicidad tenemos que luchar por ella día a día y no quedarnos atrás. 
He aprendido que de los errores se aprende y sobre todo he aprendido… que TODOS cometemos errores y que la mayor parte de ellos son solucionables… 

Aprendí que la pena dura todo lo que quieras seguir llorando. 
Aprendí que después de una gran tormenta siempre viene la calma.
Aprendí, que nadie valora nunca lo que tiene, si no le cuesta trabajo…. 
Aprendí, que por muy solo que te sientas siempre hay alguien dispuesto a ayudarte 
Aprendí a valorar lo que tengo, lo que quiero y lo que soy, así como a reconocer y aceptar lo que no quiero, lo que no tengo y lo que no soy. 
Aprendí que no debemos esperar nada de nadie, no crearnos expectativas de las personas que tienes a tu lado, porque cuando esperas, es más fácil que termines decepcionado… 

Aprendí que mirar no siempre es ver, ni escuchar es oír. 
Hoy aprendí que no es mejor el que más tiene, si no el que más disfruta lo que tiene. 
Aprendí que sólo con esfuerzo se consiguen los sueños, que con soñarlos no basta. 
Aprendí que llorar sólo sirve para desahogarse, que mirar al pasado sirve para aprender, pero que para ser feliz hay que vivir el presente. 
También aprendí que enfadándome no consigo nada. 
Estando triste, no consigo nada. 
Llorando, no consigo nada. 
Con rencor, no consigo nada. 
Pensando mal de la gente, no consigo nada.
Sentado en una silla, no consigo nada.

Entonces… ¡ANDANDO QUE ES GERUNDIO!!
miércoles, septiembre 14, 2016 |


Ya sabemos que el aire limpio y el deporte nos hacen muy bien para nuestra salud. Eso es incuestionable, sin embargo, ¿cuántos de nosotros salimos los fines de semana a hacer alguna actividad que involucra esas dos cosas? Hay una que combina ambas y es realmente simple: subir cerros o caminar entre montañas. No necesitas nada más que tus piernas y una botella de agua. Aprovecharás de ver paisajes hermosos, puedes invitar a tus amigos y pasarlo genial, incluso es aun mas beneficioso de lo que pensabas… 

 Ahora los doctores han sacado a relucir estudios que destacan las bondades del senderismo. A continuación te presentamos algunos puntos relevantes sobre el tema. Seguramente querrás comenzar de inmediato… 

 La naturaleza te aclara la mente.


 Según un estudio de la National Academy of Sciences, una caminata de 90 minutos en un ambiente natural tiene un impacto enormemente positivo en la salud humana. Sobre esto también se hizo una encuesta; quienes caminaron por lugares naturales mostraron una gran diferencia de quienes lo hicieron en la ciudad. Los primeros dijeron sentirse aliviados y haberse liberado de sus preocupaciones, mientras que los otros no sintieron nada de aquello. 

Los científicos hicieron pruebas cerebrales y descubrieron que hay una disminución del flujo de sangre a la corteza prefrontal subgenual. Esa zona suele asociarse con el mal humor, también con los sentimientos de tristeza y preocupación. Al parecer, subir cerros desactiva esa área.


 Desconectarte te vuelve más creativo

La psicóloga Ruth Ann Atchley y el doctor David L. Strayer, descubrieron que luego de que una persona pasa 4 días caminando en la naturaleza, sin acceso a la tecnología, es capaz de apuntar un 50% más alto en el examen de RAT, el cual mide el potencial creativo. Esto tiene relación a la capacidad de resolver problemas y a los pasos que se dan para cumplir diferentes objetivos 


El senderismo aumenta tu concentración.


El senderimo ayuda a mejorar la atención selectiva, esto es algo importante cuando se trata de alguien que sufre un trastorno de déficit atencional. Esas personas sufren tratando de superarse, de entender las lecciones en la escuela o incluso de mantener conversaciones. Los remedios no siempre ayudan, pero un estudio del 2004 demostró que salir al aire libre y ejercitarse puede reducir los síntomas del trastorno




Renovarás las baterías de tu mente.


Salir a caminar en la naturaleza es un gran ejercicio que te permite quemar cerca de 400-700 calorías por hora. Aparte de lo bien que suena eso, tiene un gran impacto en tu cerebro… ¡Mejora tu memoria! Esto es real y ha sido estudiado como una forma de ayudar a personas con demencia. No sólo aumenta tu capacidad de retener información, sino que también evita la pérdida de recuerdos. 



Te hace sentirte mejor contigo mismo.

Según un reporte de Journal of Environmental Science and Technology, salir a la naturaleza por cinco minutos es suficiente para elevar tu autoestima. Imagina lo que hace todo un día en un cerro o montaña. Pasar tiempo al aire libre haciendo ejercicio te hace quererte más a ti mismo. Caminar por un entorno natural cambia tu vida. 

 ¿necesitas más razones? Solo tienes que dar el primer paso y lo demás se vera por el camino…

Fuente: Cosmoplug
Blog Widget by LinkWithin