miércoles, diciembre 01, 2010 |
Un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera del capullo.

Un día vió que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía que se había atascado.

Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo. Sin embargo, al salir la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continúo observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblaran y crecieran lo suficiente para soportar al cuerpo, el cuál se contraerá al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas.

Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre en su bondad y apuro no entendió, que la restricción de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa, para salir del capullo, le darían la libertad y para poder volar, solamente podrán llegar luego de la lucha por salir.

Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privada su salud.

Algunas veces las luchas son lo que necesitamos en la vida. Si Dios nos permitiese progresar por nuestras vidas sin obstáculos, nos convertiría en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes como Él quiere que lo seamos. ¡Cuánta verdad hay en esto!.

¿Cuántas veces hemos querido tomar el camino corto para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para poder ser libres?

Necesitamos recordar que nunca recibiremos más de lo que podemos soportar y que a través de nuestros esfuerzos y caídas, somos fortalecidos, así como el oro es refinado con el fuego.

¡Nunca permitamos que las cosas que no podemos o no debemos tener, interumpan nuestro gozo de las cosas que tenemos y podemos tener!

¡No pensemos ni nos enfoquemos en lo que no tenemos, disfrutemos cada instante de cada día por lo que tenemos y nos ha sido dado!



La Felicidad es un trayecto, no un destino

Desconozco su autor
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

4 Dejaron huellas de su paso...:

On 1/12/10 06:38 , andré de ártabro dijo...

Hermosa enseñanza, para reflexionar, la naturaleza es muy sabia y ya hace mucho que los humanos no le permitimos ser lo que tiene que ser y a veces intervenimos en su devenir de forma dramática.
Precioso tu post .
Un beso

 
On 1/12/10 11:15 , Doña Bostezos dijo...

Que maravillosa historia..me encanta leer cosas así que poder trasmitir a mi nieta.
Un placer pasar por tu blog..besitos y feliz comienzo de Diciembre

 
On 2/12/10 08:42 , Pilar dijo...

Tristemente vivimos en unos tiempos en los que sociológicamente se huye del esfuerzo y más adelante se lamentará esa actitud acomodaticia.

¿Quién se decidirá a volver a una disciplina y regulación mental apropiada? ¿Lo permitirá el resto de la civilización "avanzada"? El panorama es sórdido... ¿se reaccionará a tiempo?

Lo siento, pero no puedo ser optimista, la humanidad merecemos un escarmiento.

Mientras tanto... besos y abrazos, que ahora sí los valoramos.

 
On 5/12/10 12:53 , Siry dijo...

Ciertamente andré de ártabro la naturaleza es una escuela, hace años aprendí a encontrar en la naturaleza las respuestas a mis inquietudes, cuando sabiduría en una hoja, una hormiga, etc., cuando aprendí a conectarme con ella, la respeto y siento parte de mi propia vida.

Me alegra Doña Bostezos que la entrada haya sido de tu agrado. Feliz 2do domingo de adviendo.
Un abrazo

Tienes toda la razón Pilar la humanidad merece un escarmiento, por una sencilla razón ha olvidado de ser humana, hoy somos máquinas, marionetas que solo satisfacen los gustos ajenos. Buscamos ser como otros y nos hemos olvidado de ser nosotros mismos y lo peor, el salvajismo es casi un modelo a seguir, ser "buena persona" es casi ridículo hoy día.
Aun asi prefiero dar lo mejor de mi, tener esperanza y fe, seré catalogada de "extraña o rara", pero esa diferencia me hace sentir poco común y lo mejor mas feliz.
Un abrazo

Un abrazo

 
Blog Widget by LinkWithin