lunes, noviembre 30, 2009 |
Hace mucho tiempo vivía en Tracia un cantor llamado Orfeo. Su canto era tan hermoso que los animales acudían a oírlo. Se dice que también era capaz de acallar una tempestad y apaciguar las olas con sus melodías.

Los dioses le obsequiaron una lira. Orfeo vivía feliz en compañía de su esposa Eurídice.

Un día, Eurídice fue mordida por una serpiente y murió. Orfeo la amaba tanto que decidió bajar a los infiernos y suplicarle a Hades que le devolviera a su esposa.

Al fondo de un precipicio, encontró en una sala a su esposa en compañía de Hades. El dios estaba enfurecido con el intruso que estaba allí sin haber sido llamado por la muerte. Orfeo tomó su lira y expresó su dolor con acordes tan conmovedores que ablandaron el corazón de Hades. Le prometió que dejaría libre a su amada con una condición: Orfeo no debía volver su mirada atrás hasta abandonar los infiernos. Si por temor o amor miraba hacia atrás, la perdería para siempre.

Orfeo, loco de alegría comenzó a caminar. Caminaba y podía oír el rumor de los pasos de su esposa detrás. De repente, pudo ver el sol, faltaba poco. Trató de escuchar pero no se oía nada. Se asustó y angustió. Miró para atrás intuyendo lo peor, pero Eurídice estaba detrás suyo. La tenía del brazo hermes, el guía de las almas. Desapareció junto a la bella mujer para siempre...

Todos los días, muchos hombres y mujeres que tienen el talento de Orfeo, buscan a su Eurídice en alguna parte. Ella puede ser algo bueno o hermoso que ya no está. El pasado. También como este Orfeo, bajamos al infierno a buscar lo que perdimos. Y cuando miramos para atrás, la pérdida es aún más grande.

Enviado por SILVANA
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Dejaron huellas de su paso...:

On 30/11/09 04:16 , Myr dijo...

Reconocer el pasado si, ser consciente de que existe en nostros, pero vivir en el presente para constituir el futuro que desiemos.

Y aquí hoy en tu blog, no he mirado para atrás, sino para abajo y te he colocado comentarios a partir del último que te había dejado en la entrada de las suegras.


Como sabes, he estado de vacaciones visitando a mi hija y yerno, demás familiares y a amigos. En 3 palabras: ¡pastoreando de lo lindo!

COnsecuencias: Vuelta a la realidad y cotidianeidad sin anestesia.

Y además, apenas había desarmado mi maleta y lavado la ropa, que me llegaron huéspedes de Suecia. Los disfruté muchísimo, porque son o mejor dicho ES un familiar mío, pero ahora que se fué estoy de cama. Bien dicen que los años no vienen solos...

NO tengo abuela, sino te diría que también parió.... como el dicho (al menos en Argentina): "Eramos pocos y parió la abuela".


Besos y dejo constancia de que me puse al día contigo. Me dió mucho placer leerte, porque en verdad tu blog, da siempre "caricias para el alma"

 
On 30/11/09 05:06 , Cele dijo...

Que interesante historia. Es cierto que a veces volvemos la vista atras, por miedo, por inseguridad, por nostalgia en realidad cuando queremos rescartar ese pasado, el dolor es mayor, por que el pasado, es pasado. Un beso

 
On 30/11/09 12:11 , Adriana Alba dijo...

Que historia interesante y sobre todo para pensar y reflexionar. Siry, te envío un Abrazo de Luz!!! y cuando gustes pasa por casa...

Adriana Alba

 
Blog Widget by LinkWithin