miércoles, octubre 22, 2008 |
Enviado por Judith Merle


Disfrutar el amanecer de cada día.
Gozar de la luz del sol.
Deleitarme con el canto de los pájaros, el correr del agua
y la brisa soplando sobre mi cuerpo.
Renovarme en las noches de plenilunio.
Apreciar la sonrisa de los niños
Deleitarme con una pieza musical, en especial,
si es ejecutada por niños.
Estimar la comprensión de mis padres
Reconocer el consejo de un anciano.
Gozar de la contemplación silenciosa de un paisaje.
Ver, escuchar y sentir caer el agua de las cascadas
Disfrutar de la compañía de los otros.
Apreciar cada una de las etapas del crecimiento
de mis hijos
Valorar la hermosa experiencia de ser pareja.
Aprovechar convenientemente cualquier
experiencia de mi vida.
Entender el gran significado del perdón.
Compartir mis experiencias con los demás.
Encontrar agrado en el trabajo que realizo.
Sonreir cada vez que pueda.
Practicar la generosidad conmigo mismo
y con los demás.
Sentir entusiasmo por los proyectos que emprendo.
Dedicar momentos al día para respirar y meditar.
Ofrecer pensamientos positivos a aquellas personas
que menos me agradan.
Hacer gala de mi buen humor.
Respetarme y respetar a los demás
Dar cosas materiales a otros que las necesiten,
cada vez que pueda.
Trabajar cada día, con el entusiasmo y
la alegría del primer día.
Pedir ayuda cuando la necesite.
Compartir mis conocimientos y enseñar
a otras personas.
Descartar el temor, la desconfianza y
el rencor de mi vida.
Declarar mi fe todos los días.
Ofrecer mi ayuda, cuando otros la requieran.
Visualizar cada día las cosas que quiero hacer.
Cuidar mi mente, mi cuerpo y mi espíritu.
Estar en contacto permanente conmigo mismo.
Aprender a escuchar mi voz interior.
Ser un buen modelo de persona para los
que me rodean.
Practicar la congruencia, entre lo que pienso,
lo que siento y lo que hago.
Contribuir cada día con el bienestar de los demás.
Practicar frecuentemente la sencillez.
Respetar los valores y creencias de los demás.
Ser YO sin querer parecerme a otro.
No desear las cosas de los otros, buscar las mías.
Ser uno con Dios en todos los ámbitos de mi vida.
Declarar constantemente el orden divino para mí,
para mi familia, para todos los venezolanos y
para el resto de la humanidad.
Dar gracias a Dios todos los días por tener
cubiertas mis necesidades.
Orar y pedir por la paz y armonía universal.

Carmen Teresa Flores
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Dejaron huellas de su paso...:

On 22/10/08 12:40 , Desire dijo...

Muy bellos propositos de vida, ojala todos podamos aplicarlos en mayor o menor medida

 
On 22/10/08 16:41 , Alma dijo...

Me han encantado todos los propósitos, preo el que más el último, armonía mundial, Dios, espero que nos llege a todos, será como una lotería, mejor que cualquier dinero, lo contendrá todo.

Besitos, hacia mucho que no pasaba a visitarte, jopeta con el trabajo diario, aunque sea una bendición.

 
On 23/10/08 04:51 , Sole dijo...

Preciosos propósitos que deberíamos recordarnos cada día, por lo menos comprometernos a cumplir el mayor número posible.
Un beso

 
Blog Widget by LinkWithin