miércoles, agosto 29, 2007 |

Aparecen de repente y nos ocupan mucha energía· En la mayoría de los casos los vivimos como si fueran situaciones reales y no, meros pensamientos o ideas· Aquí le aconsejamos cómo hacer para convertirse en un espectador de éstos y no convertirlos en el motor de su vida.

Muchas escuelas filosóficas o sistemas de autoayuda advierten sobre los beneficios de mantener pensamientos luminosos y aconsejan observar los pensamientos regulándolos evitando en lo posible el ingreso de pensamientos negativos.

Enseñan posturas, oraciones, modos de respirar, rutinas y variadas técnicas con el propósito de generar un espíritu optimista o simplemente de ahuyentar aquellos pensamientos negativos principalmente los versados en la queja, culpa al exterior, el miedo, la desesperanza, la pérdida de la fe, el (auto)-reproche, la (auto)crítica, el odio, la desconfianza, etc.

Las técnicas para planificar la vida, para organizar el tiempo, como las estrategias de decisión, no están al margen de este esquema.

Cada una a su modo intenta explicar que uno debe buscar pensamientos de luz, esforzarse por evitar detenerse en pensamientos negativos o estímulos del exterior que resulten desestabilizantes.

La recomendación no puede guardar mejores intenciones. Sin embargo, las personas no lo logran, si lo hacen no pueden sostener este hábito por mucho tiempo.

Así es que muchos se torturan, se exigen, se sienten fracasar, se perciben a sí mismos de alguna manera inferiores, y abandonan con tristeza o cinismo abrumados fundamentalmente al descubrir la increíble capacidad de la mente de engancharse con material negativo y comenzar a gatillar con ello.

Cambiar los pensamientos negativos

La experiencia confirma que con solo proponerse cancelar pensamientos negativos y mantener pensamientos positivos no alcanza, no es algo sencillo de lograr y sostener sin volverse loco o deprimirse ante tanto esfuerzo.

Regular la mente o batallar con ella no es el camino, el camino es saber operar sobre ella de un modo inteligente: ni necio ni omnipotente.

La inteligencia está más cercana a la humildad, como decía Jung: La naturaleza es aristocrática: siempre se impone y se va enseñoreando por sobre las pretensiones humanas.

Un modo inteligente es aquél que habiéndose informado sobre los procesos mentales humanos, los respeta y aprovecha su dinámica para generar beneficios. No batalla contra ellos.

Trabajar en la mente de un modo productivo es justamente utilizar este proceso natural de la mente humana pero de un modo que resulte productivo y genere ese estado emocional óptimo que permite responder a la vida del modo como queremos.

La manera en que usted piensa refleja la marea energética en la cual usted está plantado hoy y por ende, se traduce en los pensamientos negativos y sentimientos adversos que lo embargan.

Es el magnetismo de esa marea emocional donde usted se encuentra lo que los atrae.

Por ese motivo, sus esfuerzos por controlarlos, hacerlos a un lado, anestesiarlos, dormirlos, postergarlos, negarlos y reemplazarlos serán cada vez más intensos y menos productivos. Sus visiones estarán igualmente limitadas.

En la medida en que usted permanezca en esos mares de aguas turbias, el resultado será el mismo, el recorrido mental será siempre parecido, limitado, obtendrá los mismos escenarios mentales que producirán esos climas emocionales cargados que ya conoce.

La buena noticia es que estos problemas pueden revertirse del mismo modo sencillo y hasta imperceptible como pueden iniciarse porque los mismos procesos mentales son válidos para los estados positivos también: ellos también atraerán una multiplicidad de ideas, circunstancias, personas, asuntos, objetos de energía equivalente, es decir, atraerán beneficios en el exterior y un incremento del bienestar.
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Dejaron huellas de su paso...:

On 29/8/07 17:05 , Acerina dijo...

Me llega en muy buen momento esta información porque ando en esa onda... es decir, tratando de ser positiva, tratando de dejar algo bueno doquiera que pase, que la gente me recuerde como "alguien-bien" (utilizando una frase de un malandrín amigo mío, jejeje)... Me encanta... tengo que volver a leerla con más calma y tomar notas...

Un besote...

 
On 30/8/07 09:14 , Fernando dijo...

Pues si en realidad el Hombre por naturaleza es un ser pensante, y a veces resulta algo difícil, en el día a día, poder disminuir o eliminar pensamientos negativos, pero no imposible, ser un poco mas constante en lo que estés haciendo para disminuirlos, y tener claro que existe la ley de la atracción, y a veces sin querer haces que en tu vida ocurran situaciones que no deseas.

Puedo agregar que la meditación y el Yoga, en mi caso ayuda!

Un abrazo!

 
On 30/8/07 10:17 , Siry dijo...

Gracias Fernando, por recordarme la Ley de la Atracción, a veces sin querer atraigo lo que no deseo, es excelente el consejo que me das, el yoga me curó un problema respiratorio hace años, debo retomarlo.

 
Blog Widget by LinkWithin