sábado, agosto 06, 2011 |
Un hombre tenía una mujer de carácter desabrido, sucia y mentirosa, que derrochaba todo lo que su marido traía a la casa.

Un día, este hombre, que era muy pobre, compró carne para obsequiar a sus invitados. Pero la mujer se la comió a escondidas, rociándola con un poco de vino. En el momento de la comida, el hombre le dijo:

- ¡Los invitados están aquí!
- ¿Dónde está la carne y el pan?
- ¡Sirve a mis invitados!

La mujer respondió:
- El gato se ha comido toda la carne.
- ¡Vuelve a comprar, si quieres!

El hombre tomó entonces al gato y lo pesó en una balanza. Encontró que el animal pesaba cinco kilos.

Exclamó:
- ¡Oh, mujer mentirosa!
- ¡La carne que he comprado pesaba también cinco kilos!
- Si acabo de pesar el gato, ¿dónde está la carne?
- Pero si es la carne lo que acabo de pesar, entonces …
- ¿adónde ha ido a parar el gato?
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 Dejaron huellas de su paso...:

On 7/8/11 13:51 , Valentoing Parada dijo...

Que astucia la de aquel hombre!!!
Saludos rondare por estos lados :)!

 
Blog Widget by LinkWithin