lunes, abril 27, 2009 |
Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada, es una simiente.

Cada una tiene en sí el poder vital y germinativo.

Procura, entonces, que caiga tu simiente en el surco abierto del corazón de los hombres. y vigila su futuro.

Procura, además, que sea como el trigo que da pan a los pueblos y no produzca espinas y cizañas que dejen estériles las almas.

Muchas veces sembrarás en el dolor, pero siembra, traerá frutos de gozo.

A menudo sembrarás llorando, pero...¿quién sabe si tu simiente no necesita del riego de tus lágrimas para que germine?

¿Rompió el alba y ha nacido el día?, salúdalo y siembra.

¿Llegó la hora cuando el sol te azota?, abre tu mano y arroja la semilla.

¿Ya te envuelven las sombras porque el sol se oculta? eleva tu plegaria y siembra.

Si eres niño, siembra, tus propias manos recogerán el fruto.

Si ya eres viejo, las manos de tus hijos lo cosecharán.

Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada, fructificará según como lo siembres.

Ve y arroja el grano, ve abriendo el surco y siembra.

Y cuando llegue el atardecer de tu vida, enfrentarás la muerte con los brazos cargados y una amplia sonrisa, como el sembrador que, dejando la mancera al terminar el día, se acerca cargado y sonriente a la dulce cabaña donde lo espera la amada esposa y la sabrosa cena.

Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada es una simiente.

Procura, siempre: "una Siembra de Amor".

Cuando das amor, recibes amor
Es el sol de cada amanecer

Si tu siembras amor

Recibiras amor

Autor desconocido
Image and video hosting by TinyPic
Category: , |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 Dejaron huellas de su paso...:

On 27/4/09 05:38 , Angelet dijo...

¡¡¡Fantástico!!! La entrada viene que ni pintada para lo que te iba a decir... No tienes que agradecerme los premios que te he otorgado y que antes me han sido otorgados a mí... Simplemente, porque son "tan sólo" (¡¡¡uff!!! "tan sólo"...) una manera de reconocer y valorar públicamente tu trabajo, tu creatividad, tu manera de hacer las cosas, tus detalles... En fin, todo el esfuerzo que, a simple vista ya se ve, lleva cada una de tus entradas y todo tu blog en general...

Y cuando los recibí, pensé rápidamente en ti, pero sabía que tenías mogollón de premios y me asusté: así que vine a verte y cotilleé (jeje) los premios que tenías y, ¡oh, sorpresa!, podía regalarte los míos y, con ellos, todo el cariño que va creciendo en mi corazón por ti cada día y la alegría de haber podido contribuir de alguna manera a que un maravilloso blog como "Recetas para el Alma" vaya siendo más y más conocido...

Un beso de cor y ¡¡¡disfruta lo que a pulso te has ganado y por tu trabajo te mereces!!!

 
On 29/4/09 04:46 , Laura-Sujami dijo...

Hola, preciosa entrada y muy postivas, alentadoras y como bien dice el nombre de tu blog: recetas para el alma, las cuales comparto enteramente.
Decirte que me encanta el blog, de aquí hay mucho que aprender o reforzar lo que ya se sabía. Te seguiré de cerca.

Recibe un fuerte abrazo, Laura.

 
On 30/4/09 02:27 , Angelet dijo...

Esta vez el traje que me he tenido que poner es el de mensajero de Papá Noel, pues en su nombre me ha pedido que, si tienes a bien, pases por mi blog a recoger lo que, con ilusión y enorme amor, ha dejado para ti... Dice que no es obligación, ni mucho menos, pero que a él le haría muy feliz verte y poder dártelo en mano, y cree que a ti también te gustaría lo que tiene para ti y el hecho de recibirlo de sus manos... ¡Te esperamos!

 
Blog Widget by LinkWithin