viernes, septiembre 14, 2012 |
El ejercicio del espejo

Un ejercicio muy sencillo para aumentar la autoestima, propuesto por Louise L. Hay en su libro “Usted puede sanar su vida”, consiste en mirarse en un espejo y decir en voz alta afirmaciones positivas respecto de nosotros. Podemos aprovechar cualquier oportunidad en que pasemos frente a un espejo o podemos destinar especialmente unos pocos minutos cada día a practicar este ejercicio. Incluso es suficiente un pequeño espejo de mano ya que lo más importante es encontrarnos con la propia mirada mientras repetimos nuestras afirmaciones.

El trabajo con el espejo es muy poderoso. La mayor parte de los mensajes negativos que recibimos de niños venían de personas que nos miraban directamente a los ojos, y que quizá nos amenazaban con un dedo. Hoy, cada vez que nos miramos al espejo, casi todos nos decimos algo negativo: nos criticamos por nuestra apariencia o nos regañamos por algo. Mirarse directamente a los ojos y expresar algo positivo sobre uno mismo es, en mi opinión, la manera más rápida de obtener resultados con las afirmaciones.

Louise L. Hay

Podemos usar las afirmaciones para reconocernos cada una de las cualidades positivas que ya tenemos y también para favorecer el desarrollo de aquellas que queremos hacer crecer en nosotros.

Al repetir las afirmaciones probablemente al principio experimentemos algún grado de incomodidad y escepticismo. Y es precisamente sobre esas resistencias que actúan las afirmaciones, para conseguir finalmente reemplazar las antiguas creencias limitantes por otras positivas y saludables.
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 Dejaron huellas de su paso...:

On 14/9/12 14:15 , andré de ártabro dijo...

Yo, todas las mañanas después de afeitarme todos los días, me miro al espejo y me digo¡Coño qué bien te conservas
Besos.

 
Blog Widget by LinkWithin