lunes, mayo 23, 2011 |
Un guerrero indio encontró un huevo de águila en el tope de una montaña, y lo puso junto con los huevos que iban a ser empollados por una gallina. Cuando el tiempo llegó, los pollitos salieron del cascarón y el aguilucho también. Después de un tiempo, aprendió a cacarear al escarbar la tierra, a buscar lombrices y a subir a las ramas más bajas de los árboles, exactamente como todas las gallinas. Su vida transcurrió en la conciencia de que era una gallina.

Un día, ya vieja, el águila estaba mirando hacia arriba y tuvo una visión magnífica. Un pájaro majestuoso volaba en el cielo abierto como si no necesitase hacer el más mínimo esfuerzo. Impresionada, se volvió hacia la gallina más próxima y le preguntó:
-¿Que pájaro es aquel?

La gallina miró hacia arriba y respondió:
-¡Ah! Es el águila dorada, reina de los cielos. Pero no pienses en ella: tú y yo somos de aquí abajo.

El águila no miró hacia arriba nunca más y murió en la conciencia de que era una gallina, pues así había sido tratada siempre.

Autor: Anónimo
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

2 Dejaron huellas de su paso...:

On 23/5/11 10:00 , ♥ κєκєl ♥ dijo...

Olá

Sou professora de uma escola estadual e estou aqui lhe convidando para conhecer nosso blog de LIBRAS onde o nosso objetivo é expandir a Língua de Sinais, pois somos escola pólo para atendimento da pessoa com deficiência auditiva.
Se você tiver um tempinho e interesse pelo assunto, venha nos visitar. O endereço é:

http://eeblmlibras.blogspot.com/

Abraços fraternos

 
On 24/5/11 08:39 , andré de ártabro dijo...

Recuerdo haberleido este hermoso cuento a Leonardo Boff y también Antony de Melo.
Sabes elegir todo lo que encierra enseñanzas para el alma , siempre me gusta leerte y encontrarte
¡Gracias por tan magníficos relatos.
Un beso

 
Blog Widget by LinkWithin