viernes, diciembre 05, 2008 |
El discípulo se dirigió a casa de su maestro zen, que tenía uno de los jardines más hermosos que había visto jamás.

Una vez allí, le contó a su maestro que tenía problemas con sus hijos y que quería respetar la naturaleza de cada uno de ellos para que hicieran lo que les pareciera y de ésta forma así poder mantener la relación

Quería evitar que se sintieran frustrados en el futuro.

El maestro zen escuchó al discípulo y no dijo nada.

Entonces, el discípulo le preguntó qué opinaba sobre el asunto y el maestro le respondió:

- ¿Hace mucho que no visitas mi jardín?
- Sí -respondió el discípulo, no sabiendo por qué se lo preguntaba.

Entonces el maestro lo invitó a ver su jardín.

Pero en lugar de ver espléndidas rosas, vio que el jardín se había transformado en una maraña de malezas.

- ¿Pero qué ha sucedido aquí? -preguntó el discípulo asombrado.
- Pues un día me cansé de cuidar mis rosas y dejé que las plantas crecieran como querían.
Los yuyos y las malezas habían ahogado las rosas, que primero crecieron en forma desordenada y luego murieron.
Ésta es la ley natural.

En ese momento, el alumno comprendió aquello que su maestro le quería decir.

Image and video hosting by TinyPic
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 Dejaron huellas de su paso...:

On 6/12/08 17:22 , Martha Colmenares dijo...

Off Topic. Muy grato informarte que en la entrada “un reconocimiento entre amigos” hay para tu blog (Premio “Brillante Weblog”) Cordiales saludos. Martha

 
Blog Widget by LinkWithin