lunes, febrero 03, 2014 |
Ni el ARN ni el ADN existieron siempre; entonces ¿Cual era el viejo código con que se programaba la vida? 

El ADN es el código de programación de todo ser vivo y el ARN una especie de orquestador molecular que dirige la expresión de genes y la creación de proteínas. Así ha sido durante millones y millones de años. Pero no desde el inicio. 

Esta compleja y recóndita estructura literal que da forma y sentido a la vida está hecha principalmente de fosfatos y glúcidos, químicos necesarios para mantener unida la cadena de nucleótidos en una única y gigante molécula de ADN o ARN. Sin embargo, dichas sustancias, especialmente las pentosas (monosacáridos), son posibles únicamente en un mundo con condiciones especiales, uno que ya esté lleno de glúcidos como este. 

De acuerdo con John Chaput, investigador de la Universidad de Arizona que ha realizado estudios al respecto, el candidato más idóneo para suplir esta carencia pudo ser una molécula conocida ahora como “ácido threosonucleico” (threose nucleic acid) o ATN que, a diferencia del desoxirribonucleico (ADN) o del ribonucleico (ARN), es un sacárido tetroso que tiene únicamente cuatro átomos de carbono en su estructura, un número mucho más sencillo de formarse y manejarse en una combinación de fragmentos pares de carbono. 

Asimismo, parecer ser que esta molécula vital primigenia pudo formarse luego de secuencias azarosas propias de un proceso darwiniano de evolución, el mismo que daría lugar a sus sucesores. Sin embargo, ya en esta primera versión del código es posible encontrar el rasgo fundamental y más importante de la molécula: su capacidad para unirse químicamente con el ADN y el ARN y seguir funcionando como una fuente genética de información. 

Y es justamente esta propiedad la que sugiere que el ATN fue en las primeras etapas de nuestro planeta una especie de proveedor de material genético para las primeras formas de vida terrestres, un punto de transición entre las formas vitales más elementales y su sucesor notablemente más complejo, el ARN. 

El ATN como un primer chispazo en la cadena de la vida, simple quizá, pero sin el cual hubiera sido imposible el surgimiento de los organismos sumamente elaborados que hoy conocemos.
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 Dejaron huellas de su paso...:

On 3/2/14 23:01 , Yudith dijo...

Amiblog Siry has sido nominada por Mistusynos al premio meme Liebster Awards, pasa por casa! Besos, Dios te bendiga!

 
Blog Widget by LinkWithin