jueves, enero 27, 2011 |
"Nadie puede construirte el puente sobre el cual hayas de pasar el río de la vida; nadie, a no ser tú mismo"
Federico Nietzsche

Querido Hijo:

Todo el día, desde que amanece, tu ceño está fruncido. Tu boca está siempre lista para criticar y tu mirada se ha vuelto tan dura que tus hijos te tienen miedo y tu llegada no causa alegría sino pesar en tu hogar.

Siéntate a escucharme. Quiero decirte qué es lo que trae ira a tu vida. Quiero señalarte cuál es el problema para que puedas poner un remedio. Empecemos por tu actitud. Tu tienes actitud de guerra. ¿Sabes por qué lo digo? Porque ante las cosas que pasan en tu vida, tu puedes reaccionar con una actitud de guerra o una actitud de paz. Tú puedes convertir cualquier motivo en un campo de batalla o puedes convertir, ese mismo motivo, en un lazo de unión.

Tu actitud es decisiva porque es como un espejo a través del cual ves el camino a seguir. Si tu actitud oscura y estrecha, los caminos que encuentres van a ser igualmente oscuros y estrechos. Si tu actitud es amplia y abierta, encontrarás no uno sino muchos caminos por los que puedes acercarte y reunirte con los que te rodean.

Si tu cambias tu actitud y pones en ella buena voluntad, servicio y tolerancia, encontrarás que puedes construir puentes de unión. Porque ahora, lo único que estás construyendo son muros de aislamiento y al final, te quedarás solo.

No esperes a que los demás se vayan; no dejes que los que te rodean te sigan huyendo. Empieza desde ya a establecer lazos de unión. Ante cualquier situación pregúntate: ´¿Cómo puedo establecer un puente, derribar un muro?´. Porque la ira es un velo que nubla el entendimiento y la buena voluntad es un limpiador de entendimientos y aclarador de verdades.

Después de todo, el primero que saldrá ganando al construir puentes eres tú porque los muros aíslan y matan la comunicación, pero los puentes comunican, unen y funcionan en dos direcciones: de ida y de vuelta. En otras palabras que lo que tú envíes hacia los demás a través de los puentes que construyas, te regresará con la misma buena voluntad y el mismo empeño de servicio que le pongas.

Sólo tienes esta vida para vivirla del modo que decidas. Tú eres el constructor de tu propio destino. Así que empieza ahora mismo a derribar muros y a construir puentes. Un día vas a voltear el rostro y vas a ver que tu vida ha dejado de ser una estrecha celda de rencor para convertirse en una amplia avenida por donde circulan muchas sonrisas, abrazos y caras felices.

Tu padre que te ama, Dios.

Por: Por Sylvia Carlock
Category: |
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

4 Dejaron huellas de su paso...:

On 27/1/11 04:51 , Pilar dijo...

Qué atinada estás siempre querida Siry.

Cuando la actitud que señalas en la entrada es la dominante en uno de los progenitores de la familia... su efecto es como añadir vinagre al aceite. Esa familia va a desarrollarse dividida, sin entender el amor y lo que es peor imitando la actitud nefasta del progenitor.
Habrá que dejar pasar mucho tiempo para que el resto de la familia pueda llegar a vivir, por entender, lo que significa ser un puente que une. Gracias a Dios hay tanta sed en esos miembros de amor, que pueden llegar a convertirse en los mejores puentes al ser ellos los que precisamente han sufrido daño. Con tus comentarios, quien aún no lo ha conseguido, puede darse cuenta de que siempre está a tiempo.

Besos

 
On 27/1/11 17:52 , Isamonalisa dijo...

Construir el máximo número de puentes debería ser nuestro gran objetivo en la vida.

Saludos!!

 
On 27/1/11 19:19 , Toyin O. dijo...

Love that picture, looks like Paris:)

 
On 29/1/11 20:37 , Siry dijo...

Asíe es Pilar muchos se colocan al extremo del puente en lugar de cruzarlo.

Gracias Isamonalisa curiosamente me fascinan los puentes, me resultan encantadores.

Thanks Toyin O., it seems Paris :)

 
Blog Widget by LinkWithin